USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
Minimúsica, La otra música infantil

Ilustración: Pepo Pérez

 

MANIFESTO! (2010)

Minimúsica La otra música infantil

Núria Muntaner se inventó e impulsó el entusiasta proyecto Minimúsica, que nació en 2006 para ofrecer contenidos musicales a los más pequeños. Desde su labor de profesora de música en educación primaria, compartió junto a Belize Nicolau el grupo Oh! Cake & The Cookie y se situó al frente de estos conciertos que acercan el pop a los niños. En este artículo nos contó los motivos de esta brillante idea. Y aquí se puede escuchar el disco completo de Minimúsica dedicado a los transportes, el segundo volumen de la serie: diez temas a cargo de Me & The Bees, Viva Ben-Hur, Za!, Mujeres y Evripides & His Tragedies.

Cuando un día se te ocurre unir tus dos pasiones y organizar conciertos para niños, lo primero que piensas es en que disfruten de las cosas que tú disfrutas. Que puedan ver de cerca a los grupos que tú vas a ver los fines de semana a las salas de tu ciudad y escuchar sus discos o maquetas en casa. Eso fue lo que me motivó a crear Minimúsica.

De lunes a viernes, en mi trabajo, rodeada de niños de entre 3 y 12 años, veía su peculiar manera de vivir la música. Me sorprendía descubrir que prácticamente no tenían discos en su casa (pero sí MP3), que nunca habían visto una cinta de casete o un vinilo y que la mayoría de ellos nunca habían asistido a la actuación de grupos en directo. Y que si lo habían hecho, había sido porque la profesora de música del colegio los había llevado de excursión al Auditori o al Palau de la Música a una de esas audiciones (muy respetables, por otra parte) de música clásica. Todo esto me llevaba a pensar que había que hacer algo... Lo sentía como una injusticia, como si esta nueva generación se estuviera perdiendo cosas que otras sí hemos vivido.

Y es que todos los que nacimos en los ochenta recordamos aquellos discos que nos compraban nuestros padres en vinilo o casete y que escuchábamos una y otra vez. Por otro lado también recordamos aquella figura, presente en todas las fiestas mayores, del hippie con la guitarra. Aquellos animadores que repetían una y otra vez las canciones populares que nos enseñaban en la escuela mientras nos hacían bailar y reír.

¿Cómo puede ser que, a pesar de que todo cambie, esta fórmula repetida miles de veces siga siendo la base de los espectáculos infantiles? ¿La “música infantil” se quedó anclada hace treinta años mientras todo progresa? No es cuestión de renegar de nada, ni menos de nuestro folclore. Pero es necesaria una actualización en este sentido y crear formatos nuevos. Mostrar a los niños aquello que está sucediendo en este momento y que puedan disfrutar de la misma cultura musical que llega a los adultos. ¿Por qué tienen que vivir en un mundo musical aparte que nunca se renueva?

 
Minimúsica, La otra música infantil

Núria Muntaner, hablando; Sedaiós, uno de los participanrtes en los conciertos Minimúsica, sobre el escenario.

 

Quizá entonces debamos reflexionar sobre la etiqueta “música infantil”. Porque los géneros musicales no corresponden a las etapas de la vida. Y precisamente en esta etapa en que la estimulación sonora es muy importante para su desarrollo, no debemos escatimar en estímulos. ¿Alguien ha pensado en crear la etiqueta “música adolescente” o “música para ancianos”?

En esta etapa infantil (desde que nacen) debemos ofrecerles el máximo de posibilidades para que más tarde ellos puedan escoger y decidir cuál es la música que más les gusta. Que disfruten de la variedad de estilos que existen, de grupos y de formas de cantar y tocar. Sin olvidar nunca su edad y sus necesidades, por supuesto. Es decir, teniendo en cuenta aquellos factores que es necesario controlar. El contenido de las letras, por ejemplo, o el volumen de la música en directo son dos factores que hay que tener en cuenta a la hora de tratar con niños. Pero otras ideas que nos habían hecho creer se ha demostrado que no son verdad: reducir la experiencia musical de los más pequeños a la música en acústico (sin electrificar), a maneras de cantar muy concretas o a instrumentos considerados más aptos para la infancia.

Solo hay que hacer la prueba. No son ellos quienes tienen prejuicios, sino los adultos que les escogemos la música que deben consumir. Ver cómo saltan de alegría escuchando a El Guincho, cómo bailan con Wanda Jackson o cómo cantan con Fred i Son hace pensar que sus mentes están abiertas como esponjas y que se merecen todo y más. Recuerdo la primera vez que les puse a Bola de Nieve en clase... risas, caras de sorpresa... No estaban acostumbrados a una voz masculina como aquella, pero descubrir algo así les fascinó. Y les hizo ver que hay muchas posibilidades en la música y que en la diversidad está la gracia.

En otros países hace tiempo que tienen esto claro y existen propuestas para niños muy interesantes y ricas. El conocido programa norteamericano ‘Pancake Mountain’ ofrece a los más pequeños de la casa la posibilidad de disfrutar de los artistas indies más conocidos del arco anglosajón: Arcade Fire, The Flaming  Lips, Deerhoof, M.I.A., Built To Spill... mientras se divierten bailando en el plató y viendo a la mascota del programa haciendo entrevistas a los grupos. Una fantástica combinación. Por otro lado, They Might Be Giants también están haciendo cosas para el mundo infantil. Han editado varios discos para niños con temas educativos como la ciencia, los números o el abecedario. Además, estos discos van acompañados de DVDs con videoclips de las canciones.

 

Spot del primer CD de Minimúsica, “Els aliments” (2010). El principio de una bonita historia de amor: niños y música.

 

Estas son algunas muestras de contenidos pensados y creados para niños. Pero que se alejan mucho de la idea de “música infantil” tan habitual en nuestro entorno. Viendo el éxito de estas propuestas se demuestra, una vez más, que hay que abrir la mente y experimentar con nuestros hijos, alumnos, sobrinos... Pues pronto nos lo agradecerán. Cabe decir que la sinceridad absoluta en las primeras edades hace que sea fácil saber si ha funcionado o no: si les enseñamos alguna música que no les gusta, enseguida lo sabremos. No tardarán en expresarlo o en poner caras bien explícitas. Y es que cuando los niños se sienten libres (sin obligarles a hacer, tocar, cantar lo que los adultos queremos) es cuando se expresan mejor y disfrutan más.

Esta es la base de la pedagogía activa: ofrecer un entorno lleno de posibilidades y estímulos donde ellos decidan lo que quieren hacer según su estado de ánimo o edad. En escuelas como el Pestalozzi (Ecuador), fundada por la pedagoga musical Rebeca Wild, llevan años experimentándolo. Su sala de música, repleta de instrumentos y de espacio suficiente para moverse, atrae a sus alumnos de manera espontánea. Allí cantan, tocan y bailan libremente según lo sienten.

Este tipo de educación musical, alejada de la formación característica de los conservatorios y escuelas de música, es la que hay que impulsar desde casa. Es decir, que dispongan de tiempo para experimentar con la música pero de manera relajada y compartiéndola con su familia o amigos. Así la vivirán de manera natural y alegre. Y, quizá algún día, formarán su propio grupo, serán DJs, montarán una discográfica... o simplemente, amarán la música tanto como sus padres.

ALEIX SALÓ, En la crisis con humor
Por Julián García
Cierre de CD.Drome, El tsunami sigiloso
Por Nando Cruz
ADA COLAU, La batalla cotidiana

MANIFESTO! (2013)

ADA COLAU

La batalla cotidiana

Por Gemma Tramullas
BARACK OBAMA, El sueño americano no es negro pero tiene color
Por Montse Armengou
11-S, El americano herido

MANIFESTO! (2001)

11-S

El americano herido

Por John Carlin
Flamenco, Premios para la crisis

MANIFESTO! (2011)

Flamenco

Premios para la crisis

Por Lucía Flores
MANUEL HUERGA, Vocación indignada
Por Julián García
LARA ALCÁZAR, Feminismo frontal

MANIFESTO! (2014)

LARA ALCÁZAR

Feminismo frontal

Por Gemma Tramullas
DAVID FERNÀNDEZ, Contra el círculo de la impunidad
Por Julián García
Intervenidos, Madrid-Bruselas-Fráncfort
Por Vicenç Batalla
ITZIAR GONZÁLEZ, Dignidad y libertad
Por Gemma Tramullas
Madrid Arena, Criminalización de la música electrónica
Por Víctor Lenore
FRANCISCO POLO, Actuar, organizar el cambio
Por Julián García
SIMONA LEVI, Madame X

MANIFESTO! (2013)

SIMONA LEVI

Madame X

Por Gemma Tramullas
BOB MARLEY, El hombre y el mito

MANIFESTO! (2011)

BOB MARLEY

El hombre y el mito

Por Dr. Decker
JORDI ÉVOLE, Contra las concesiones
Por Julián García y Gemma Tramullas
Luto en París, Del Bataclan a Malí
Por Vicenç Batalla
Google / YouTube, Los 8.000 elegidos
Por David García Aristegui
TERESA FORCADES, Libertad y sensibilidad
Por Gemma Tramullas
UbuWeb, Arte en un clic

MANIFESTO! (2011)

UbuWeb

Arte en un clic

Por Kenneth Goldsmith
No callaremos, El miedo es el mensaje
Por David Saavedra
Ciutat morta, El caso 4-F

MANIFESTO! (2015)

Ciutat morta

El caso 4-F

Por Xavier Cervantes
Arriba