USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
¿Música, trabajo?, Perseguidos por nuestra sombra

Ilustración: Pepo Pérez

 

EDIT (2016)

¿Música, trabajo? Perseguidos por nuestra sombra

La Unión Estatal de Sindicatos de Músicos, Intérpretes y Compositoras pretende concordar todas las voces en una sola, sacándolas del backstage, del estudio y del local de ensayo de una vez por todas. Dos de sus impulsores, Adriano Galante (Seward) y David García Aristegui (escritor), explican por qué esta organización es la semilla de un movimiento cultural de concienciación, cambio y reconstrucción que afecta a toda la ciudadanía.

Dedicados a la música durante décadas, seguimos siendo ilegales y conformándonos con evitar lo peor. Subimos al escenario sin contrato. Jugamos la lotería del 2.0 sin pensar que cultura libre es trabajo gratis. Tocamos rodeados de marcas y no regulamos su presencia. Perdemos dinero y credibilidad. Denunciamos irregularidades y el resultado es perder oportunidades profesionales para siempre. Venimos peleando solos, limitando nuestro activismo a las letras y al sonido, a la imagen y a la actitud en escena, pero los frentes son tantos dentro de la profesión que no podemos permitirnos seguir así. Llevamos toda la vida asistiendo a incontables discusiones entre músicos que emiten opinión y posicionamiento desde la precariedad, la ignorancia y la supervivencia. ¿Soluciones? Acción, apoyo mutuo y formación.

“Si no te gustan las condiciones, no toques”. En cualquier otro sector, este razonamiento se considera un insulto, pero en la industria musical, proclamada a sí misma a la izquierda de la izquierda, es un mantra: ¿No te parece bien? ¡Pues no trabajes! “Y si aceptas, no te quejes, que parece que buscas visibilidad en los medios”. Hace un mes, lanzábamos la campaña “Por un cambio en SGAE” tras un caso de uso inapropiado de una canción por parte de laSexta. Poco después, el mismo autor de la obra se subía al estrado de la asamblea general de la entidad para defenderse, haciendo reaccionar a sus directivos y posicionándolos a su favor. Victorias como esta son fundamentales para entender la importancia del pulso activo de un sindicato de clase presente, numeroso y preparado. Contamos con la experiencia y el apoyo de la Associació de Músics de Jazz i Música Moderna de Catalunya y de la Coordinadora per l’Escena Musical Valenciana, así como con un incipiente número de artistas de todo género, forma y condición. Si no te gustan las condiciones, únete para mejorarlas.

Que nuestra primera asamblea pública en Barcelona, seguida de Madrid y Valencia, se viera como una confrontación con la industria a la vez que como un gran paso adelante para la mejora del sector refleja la polémica histórica de desencuentros que genera el sindicalismo en la cultura y viceversa. Si la música no empieza a aceptarse como otro trabajo cualquiera, nunca hablaremos de derechos fundamentales, la desventaja será norma y seguiremos sin reconocer que hacer música es mucho más que componer, grabar y tocar.

Nuestro primer objetivo es analizar en profundidad la situación actual: contratación, Seguridad Social, gestión de derechos, medios, discográficas, patrocinios, tarifas, subvenciones, trabajo en el extranjero, festivales, giras, afluencia, intermitencia, costumbres digitales, etc. Este trabajo de campo facilitará la futura redacción de un nuevo estatuto del trabajador de la música, similar al propuesto por la Unión de Actores, inspirado en el régimen de intermitentes francés. Asimismo, estamos organizándonos en comisiones de trabajo y elaborando un manual de buenas prácticas como el emitido por el Consell Nacional de la Cultura i de les Arts (CoNCA) en 2010. Reclamamos su lectura inminente y su puesta en práctica.

Estamos hartos de escuchar los ecos de la cultura del éxito. Tenemos que olvidar la fórmula de la fama a los 18 y la consecuente muerte laboral, creativa o por sobredosis a los 27. La música es un trabajo vital que se beneficia del paso de los años. El músico no es independiente. Cada decisión que toma afecta profundamente al resto. La aparición de nuevos paradigmas musicales ya no tiene tanto que ver con el individuo creador, sino con las singularidades de la comunidad expresiva de la que forma parte. Nuestra responsabilidad colectiva es conseguir mejores condiciones que amparen al artista en su lucha diaria.

In a free world, Perversión de lo gratuito
Por Santi Carrillo
EDWYN COLLINS, Cayendo y riendo
Por Santi Carrillo
CLAUSTROFOBIA, El pop de BCN
Por Santi Carrillo
DANIEL DARC, Monstruo sagrado
Por Santi Carrillo
LISABÖ, La catarsis

EDIT (2012)

LISABÖ

La catarsis

Por Santi Carrillo
BARBARA, Varias mujeres en una
Por Vicenç Batalla
LOQUILLO, A portagayola

EDIT (2016)

LOQUILLO

A portagayola

Por Santi Carrillo
TALKING HEADS, Imágenes con ritmo
Por Santi Carrillo
LCD SOUNDSYSTEM, Viva la vida
Por Santi Carrillo
Sidecar, 30 años

EDIT (2013)

Sidecar

30 años

Por Santi Carrillo
CHUCK BERRY, La máquina de hacer canciones
Por Jesús Ordovás
CAMARÓN, Tiempo de leyenda
Por Santi Carrillo
SERGE GAINSBOURG, Requiem pour un con
Por Santi Carrillo
Redes sociales, Adicciones severas
Por Santi Carrillo
PRINCE, El precipitado adiós del genio púrpura
Por Miquel Botella
THIS HEAT, La música de un escape de gas
Por Elías Martínez Viejo
Rockdelux 300, Especial con fotos
Por Santi Carrillo
Rockdelux 30 años, Especial 300 discos
Por Santi Carrillo
El poder de las canciones, Pop del siglo XX
Por Santi Carrillo
Contra la movida, Cazurros y superlistos
Por Santi Carrillo
JUANJO SÁEZ, Emociones musicales con nostalgia
Por Santi Carrillo
Arriba