×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
MY BLOODY VALENTINE, If you want blood... you've got it

Ilustración: Sonia Pulido

 

EDIT (2009)

MY BLOODY VALENTINE If you want blood... you've got it

Aquí, el shoegazing vanguardista de My Bloody Valentine; muchos recuerdan todavía su excelso paso por el Primavera Sound 2009. Y es que el culto a la visionaria obra de Kevin Shields no ha dejado de crecer. Aquella histórica doble sesión fue un gran acontecimiento difícil de olvidar, de los momentos más intensos que hemos podido vivir en los últimos tiempos a pie de escenario, una de las grandes asignaturas pendientes finalmente reveladas. Y en toda su intensidad: el sonido se hizo carne. Y habitó entre nosotros. Santi Carrillo lo explicó así.

Hablemos de My Bloody Valentine y de su ya mítico, hipnótico, impacto sónico vivido en el Primavera Sound. A pesar del ruido, flotaba magia en el aire, con esos chorros de música lanzados a propulsión que parecían detritus de cuchilladas salvajes, estampidas de elefantes furiosos barritando, aviones a reacción escapando del infierno con la fiereza, la provocación, la valentía de un reto único. Un reto que, desestabilizándolos, hacía puros nuestros oídos temerosos, quizá rondando la sombra del estado de conciencia alterado. Hablamos de un correo cósmico extremo que te hacía sentir como casi nunca antes en un concierto realmente extremo.

Al fin revelada, la misión de Kevin Shields se hizo carne, y en toda su crudeza. Y retomada cuando el grupo ya no existía. Reinar después de morir. La belleza del ruido después del silencio. Todo lo que tenían que decir, y quizá más, quedó dicho en “Loveless” (1991) y su esquiva búsqueda de la perfección... ¡con sus dieciséis ingenieros de sonido! Pocas veces las guitarras y los samplers congenieron tan bien: todo por la textura. De “Loveless” se sentenció que había significado el triunfo de la música en estudio sobre el directo. Después, el adiós.

Soñando con un imposible de locura sónica inabarcable, la mente de Kevin Shields, imbuida de una realidad paralela creada por sus propias fantasías de ambición artística y sensorial, pero torpedeada por su leeeeentitud de-ses-pe-ran-te, se hizo añicos sepultada por su pasividad: empezó la leyenda, y con ella los rumores, la pereza, quizá la locura... Y llegó el regreso. También aquí. El año pasado, en el FIB (y también en la condensada versión madrileña del festival: Saturday Night Fiber), donde el grupo no quedó satisfecho del resultado. Y ahora, en el Primavera Sound, en una doble sesión para el recuerdo. Dentro y fuera. Más madera a la caldera.

¿Vieron ustedes cómo la armonía emergía de un caos dañino y se abría paso sutilmente entre una abstracción que a su vez se diluía en ocultas melodías pop? ¿Quedaron atrapados por el verdadero y más efectivo guitar dance pop jamás interpretado? ¿Percibieron esos gloriosos momentos de catatonia rítmica parcialmente psicodélica? ¿Sintieron esas liberadoras capas de sonido que magnificaban el detalle? Vi a My Bloody Valentine en el Reading de 1989. Y puedo asegurar que, siendo ya grandes entonces (el nebuloso muro de distorsión de “Isn’t Anything” no era cualquier cosa, tampoco su estampa de arquitectos aventajados de un pop dulce con fuerte marejada de fondo), no eran en absoluto mejores que ahora, en 2009, veinte años después. ¿No es eso el triunfo total? My Bloody Valentine han revertido la situación. Al fin, vaya paradoja, su rotundo live es el triunfo de la música en directo sobre el estudio. Y los confirma, claro, como los más grandes de su generación. Let it bleed.

JUANJO SÁEZ, Emociones musicales con nostalgia
Por Santi Carrillo
KANYE WEST, La soledad del corredor de fondo
Por Santi Carrillo
M83, Viernes noche, domingo mañana
Por Santi Carrillo
NACHO VEGAS, Secretos a la luz (de gas)
Por Santi Carrillo
Girls, Lena Dunham y las anti-riot grrrls
Por Santi Carrillo
DANIEL DARC, Monstruo sagrado
Por Santi Carrillo
BOB DYLAN, El mejor medio siglo de la historia
Por Santi Carrillo
Charlie Hebdo (II), “Esto no es una pipa, imbécil”
Por Pepo Pérez y Raúl Minchinela
JAMES MURPHY & 2MANYDJS, Bailar “Despacio”
Por Santi Carrillo
JULIO BUSTAMANTE, Mundo prodigioso, de categoría
Por Santi Carrillo
La tesis Rockdelux, Aquellos noventa indies
Por Asier Leoz
CDs Rockdelux, Música de calidad y distinción
Por Santi Carrillo
EDWYN COLLINS, Cayendo y riendo
Por Santi Carrillo
LEONARD COHEN, El último vals
Por Santi Carrillo
MANEL, Transversales artesanos populares
Por Santi Carrillo
Rockdelux 30 años, Gracias, lectores
Por Santi Carrillo
House Of Cards, Kevin Spacey y Shakespeare en TV
Por Santi Carrillo
FRANK SINATRA, Papá cumple cien años
Por Salvador Catalán
VIC CHESNUTT, La pena máxima
Por Santi Carrillo
Revolcón municipal, No es la guerra, es la lucha de clases
Por Elena Cabrera
SERGE GAINSBOURG, Requiem pour un con
Por Santi Carrillo
Sidecar, 30 años

EDIT (2013)

Sidecar

30 años

Por Santi Carrillo
CLAUSTROFOBIA, El pop de BCN
Por Santi Carrillo
Arriba