USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
PAUL GRIMSTAD / ARIEL PINK, Música incidental (III): Techno ulterior y rosa casi fucsia

“Heaven Knows What” (2015), de los hermanos Safdie: una historia turbulenta de amor, drogas y autodestrucción.

 

FREESTYLE (2017)

PAUL GRIMSTAD / ARIEL PINK Música incidental (III): Techno ulterior y rosa casi fucsia

Por Remate

Remate prosigue su serie “Música incidental”. En la tercera entrega, un repaso a las músicas que Paul Grimstad y Ariel Pink aportaron a la banda sonora de “Heaven Knows What” (2015) de los hermanos Safdie, recreación de una historia real de amor y heroína con ecos de Werner Herzog, Harmony Korine y Leos Carax. Más “Música incidental”, aquí.

“Heaven Knows What” (2015) es una película que alude al cielo, seguramente porque es un infierno. Un auténtico prodigio de historia real, aunque representada, que contiene ecos de Herzog, Korine, Carax y mucho de único. Es ficción-no-ficción, terror, hiperrealismo y drama simultáneamente. Una historia de amor con heroína, solo que en su vertiente diabólica, la diamorfina. La trama es la vida real de su protagonista, Arielle Holmes, una vagabunda que cabalga sola a lomos del caballo más salvaje de todos. La banda sonora está a la altura de semejantes cotas y gravita por toda la escalada como una tormenta eléctrica.

Hay directores de cine, como Jonathan Glazer, que saben exactamente por qué quieren a Alexandre Desplat para “Reencarnación” (2004) o a Mica Levi para “Under The Skin” (2013): porque sin ellos la película sería otra y no precisamente la que tienen en la cabeza, sino una alternativa desafinada. Piensan en la música como vislumbran al protagonista o confían en su director de fotografía. Los hermanos Josh y Benny Safdie atisban ya estas cimas premonitorias con una lucidez descomunal: la mitad de la música es un arsenal psicótico eurítmico compuesto por Paul Grimstad. La otra parte de la balanza es una obra de esquizofrenia vitalista firmada por Ariel Pink. El score, así, late enfermizo, ajeno a toda lógica dialéctica, inflamado de instinto de supervivencia. En la nueva película de los Safdie, “Good Time”, que se estrenará en breve en España y que protagoniza Robert Pattinson, la brillantísima partitura de drones (Premio a la Mejor Banda Sonora en el Festival de Cannes) es de Daniel Lopatin, alias de Oneohtrix Point Never.

 
PAUL GRIMSTAD / ARIEL PINK, Música incidental (III): Techno ulterior y rosa casi fucsia

Del arsenal psicótico eurítmico compuesto por Paul Grimstad a la esquizofrenia vitalista firmada por Ariel Pink.

 

Ariel Pink también respondía a la idea del protagonista que intuían los Safdie y estuvo cerca de conseguir interpretarlo, dicen, pero el papel recayó finalmente en Caleb Landry-Jones. A pesar de eso, el músico californiano aparece en un cameo en el que, como todos y cada uno de los personajes protagonistas, secundarios, de reparto y la aparición más efímera que la trama pueda deparar, no es que resulte salvajemente adecuado: es que a nuestros ojos todos son ellos y hacen de sí mismos, aunque realmente no sea así; bueno, en el caso de Arielle Holmes es así.

La música de Grimstad resuena en la cabeza de este grupo de indigentes de juventud espeluznante; es el cortocircuito que alberga su cerebro traumatizado. Techno ulterior de belleza y vértigo que trasciende el supuesto objetivo del género para convertirse en un organismo propio, como un arrecife de coral fuera de su hábitat. Frases musicales entre la épica y el bajón más decrépito organizadas de cuatro compases en cuatro compases, esa onda, y una resolución en tonalidades de modo menor con puntos suspensivos... Y, cuando crees que se te ha pasado la apoplejía, el meteorito vuelve y aterriza en otro hemisferio del cerebro. Capas de estelas de sonido artificial de las que importan tanto o más los armónicos que genera el aparente (si acaso) caos que la concatenación de versos instrumentales de acordes quirúrgicos. Como si los tentáculos de un pulpo gigante luminiscente se adhirieran a tu cuerpo en tierra firme.

La canción de Ariel Pink, “I Need A Minute”, y sus despieces y píldoras recordatorias salpicadas en el metraje serían simbólicamente la intermitente historia de amor aislada en una probeta. Con sus prolegómenos un poco Prince (aquí rosa casi fucsia en vez de morado de pantone propio) y voces que se superponen alucinadas. Una narración musical que imita a lo clásico, con su presentación, giro y estribillo, pero con una mirada subversiva. Como cavar un hoyo en el que no vas a enterrar a nadie, sino a esconderte plácidamente… y mañana será otro día cualquiera (alucinante).

Publicado en la web de Rockdelux el 6/10/2017
FERMIN MUGURUZA, Colisión vasco-neorleana
Por Miquel Botella
Tráfico, El mito de Sísifo

FREESTYLE (2012)

Tráfico

El mito de Sísifo

Por Jesús Llorente
Estanterías, A vueltas con la nostalgia
Por Jesús Llorente
Yo inventé el gafapastismo, ¿Qué es lo hipster?
Por Ignacio Julià
MARK KOZELEK, Artista vs. persona
Por Víctor Trapero
Sin paños calientes, Confesiones (de un crítico frustrante)
Por Jesús Llorente
MATTHEW HERBERT, Música incidental (XII): Los hilos que mueven a los personajes
Por Remate
ELVIS PRESLEY, Adiós desde el inodoro
Por Jaime Gonzalo
NME, 66 años y dos días explicando el pop
Por Cesc Guimerà
ALAN VEGA, La última mutación

FREESTYLE (2016)

ALAN VEGA

La última mutación

Por Jaime Gonzalo
Los críticos, Inefables, invisibles
Por Jaime Gonzalo
Redes sociales, Menos “face” y más “book”
Por David S. Mordoh
MAHER SHALAL HASH BAZ, Epifanía y exorcismo
Por Nando Cruz
LOU REED, “Berlin” en Berlín
Por Nando Cruz
China Today, La colmena infinita

FREESTYLE (2011)

China Today

La colmena infinita

Por David S. Mordoh
Identidad y música, Reflexiones en el campus
Por Andrés García de la Riva
Los beneficios del llanto, Risas y penas
Por Jesús Llorente
Krautopía artificial, La ficción del krautrock
Por Jaime Gonzalo
Los beneficios del dolor, Discos sobre la muerte
Por David S. Mordoh
CARLES SANTOS & CABOSANROQUE, La requeteconquista de lo inútil
Por Nando Cruz
Arriba