USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
Perdidos, Descansa en paz

Ilustración: Paco Alcázar

 

VISTO Y NO VISTO (2010)

Perdidos Descansa en paz

¿Se acuerdan del polémico y, para muchos, insatisfactorio último capítulo de “Perdidos”, la serie de la cadena ABC? De hecho, con todo lo que ha pasado en el mundo de las series de televisión desde entonces, ¿se acuerdan todavía de “Lost”, afortunada invención de J. J. Abrams entre 2004 y 2010? Fue un fenómeno de masas, claro (llegó a alcanzar, incluso, la portada del Rockelux 272), y casi pareció, por un momento, que era imposible vivir sin seguir las aventuras y desventuras de toda la cohorte de “perdidos” en aquella isla fantástica. Miquel Botella fue fan fatal hasta la conclusión de la trama en una esperadísima sexta temporada que no pareció resolver las dudas de muchos de sus seguidores. Aquí explicó su sensación final con aquel final. ¿La comparten?

Barry Gifford y David Lynch comparten la misma idea sobre la experiencia de ir al cine: “Entras en un sueño y debes rendirte a él del todo”. Estas palabras deberían grabarse a fuego en el culo de los fans de “Perdidos”. La escisión creada en la parroquia lostie ha tenido su origen en el tan esperado final: horrible para unos, adecuado para otros. ¿Qué se podía pedir a una serie plagada de macguffins? ¿Una explicación pormenorizada para atar todos los cabos sueltos? En absoluto. Un final frustrante es aquel que deja a unos personajes con los que te has encariñado en una situación ambigua, como pasó con “Los Soprano”, porque siempre esperarás que regresen de alguna forma. El desenlace de “Perdidos” no deja margen a la duda: sabes que nunca volverás a ver a Kate, Locke y todos los demás. Se acabó y eso te produce una sensación de alivio, como cuando una persona querida, tras sufrir una larga y penosa enfermedad, muere.

¿Fue bueno o malo el final de “Perdidos”? Narrativamente, exhibió una estructura ejemplar: si el primer episodio de la serie empezaba cuando Jack abría los ojos, tendido en la jungla, el perro acercándose y un plano de una zapatilla colgada en una rama, el último acababa en el mismo sitio, tras ver de nuevo la zapatilla (deteriorada por el paso del tiempo), cuando Jack, en el suelo junto al animal, los cerraba. El círculo perfecto. Hasta llegar aquí, una cascada de emociones culminando en una inesperada revelación. Esa resolución y sus supuestas connotaciones religiosas han soliviantado a los detractores. Pero, sobre todo, les ha molestado no encontrar respuestas, en un ataque súbito de racionalidad: si desde un principio has aceptado una trama de sinsentidos, ¿por qué te quejas si no se han resuelto? Los losties andan alborozados porque dicen que el DVD de la sexta temporada incluirá metraje extra. No hace falta: para mí, el final emitido es definitivo y no necesito más.

El desorden del discurso, Reediciones sin magia
Por David S. Mordoh
Aquí Te Pillo Aquí Te Grabo, Música a salto de mata
Por Pablo Gil
Festival de Cine Europeo, Sevilla y los cien fuegos
Por Gerard Casau
JOHAN CRUYFF, El solista y el equipo

VISTO Y NO VISTO (2016)

JOHAN CRUYFF

El solista y el equipo

Por Quim Casas
Mapa Sonoro, Un programa de música que se puede ver
Por Roberto Herreros
KIKO VENENO, La alegre cátedra popular de los diez cantecitos
Por Carlos Fuentes
LOS EVANGELISTAS, Palabra de Morente

VISTO Y NO VISTO (2011)

LOS EVANGELISTAS

Palabra de Morente

Por Gabriel Núñez Hervás
El poder de las canciones, Momentos Rockdelux
Por César Luquero
NTS, London calling: la radio definitiva

VISTO Y NO VISTO (2016)

NTS

London calling: la radio definitiva

Por Beatriz G. Aranda
JOHN CALE, París 1919-2010

VISTO Y NO VISTO (2010)

JOHN CALE

París 1919-2010

Por Vicenç Batalla
Menú Stereo, Comer, beber, cantar

VISTO Y NO VISTO (2013)

Menú Stereo

Comer, beber, cantar

Por Pepo Ibáñez
LA MUÑECA DE SAL, La noche de que te hablé
Por Rafa Rodríguez Gimeno
Limbo Starr, Diez años

VISTO Y NO VISTO (2011)

Limbo Starr

Diez años

Por David López
Canción del Pueblo, ¿Qué cosa fuera?

VISTO Y NO VISTO (2017)

Canción del Pueblo

¿Qué cosa fuera?

Por César Luquero
PERCY SLEDGE y BEN E. KING, Los de aquel soul
Por Miguel Martínez
DAVID SIMON, El periodismo exprés

VISTO Y NO VISTO (2016)

DAVID SIMON

El periodismo exprés

Por Manuel Garin
ANA CURRA, El acto de (revivir a) Parálisis Permanente
Por César Estabiel
Arte sonoro en España, Experimental y conceptual
Por Jesús Rodríguez Lenin
Revistas para siempre, Leer con tranquilidad
Por Juan Manuel Freire
BON IVER, Creciendo en público

VISTO Y NO VISTO (2011)

BON IVER

Creciendo en público

Por Gerard Casau
Marxophone, Creando situaciones

VISTO Y NO VISTO (2010)

Marxophone

Creando situaciones

Por Nacho Vegas
scannerFM, Un nuevo concepto de radio

VISTO Y NO VISTO (2011)

scannerFM

Un nuevo concepto de radio

Por Christian Len
Soborno indie sentimental, Delito de cohecho
Por Joan Pons
Arriba