USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
PJ HARVEY, Palabras desde el frente

Ilustración: Sonia Pulido

 

EDIT (2011)

PJ HARVEY Palabras desde el frente

Una de las grandes obras de 2011 fue la que PJ Harvey dedicó al impacto que tiene la guerra en las relaciones humanas; álbum del año en el Rockdelux 302. Para inspirarse escogió la I Guerra Mundial: crueldad en estado puro. El resultado fue una de sus más altas cumbres, quizá su mejor trabajo. Como también quedó demostrado en los doce clips, obra de Seamus Murphy, que ilustraron las canciones de “Let England Shake”. Paisajismo emocional que inspiró a Santi Carrillo estas líneas.

PJ Harvey, 41 años, personalidad entre la timidez y el exhibicionismo, es ya un nombre clásico de nuestro tiempo. Todo parecía orgánico y desnudo en ella hasta que, de repente, tras dos décadas de carrera, nos ha servido envuelta con lazo la pócima secreta de la destrucción del ser humano en una de sus más altas cumbres, la carnicería sin anestesia que fue la I Guerra Mundial, la Gran Guerra. Respaldada por John Parish, Mick Harvey y Jean-Marc Butty, PJ se ha puesto aguda, vocalmente hablando, y descarnada en su descripción del pesimismo. En “Let England Shake” (2011) no se priva de samplear microclimas ajenos si van a favor de su discurso, y afila la pluma para componer unos textos que luego musica con emoción: “Algunos de nosotros regresaremos, y algunos de nosotros no”, canta en “In The Dark Places”.

Los episodios nacionales que han dado trascendencia histórica a este disco, su octavo LP, cautivan. Y es que “Let England Shake” retrata el paisaje que se divisa después de los restos de la batalla de una manera melancólicamente desoladora. Lo extremo de las relaciones entre personas en tiempos de guerra, el lado oscuro de la naturaleza humana, la muerte aniquilando esperanzas en la lucha del hombre contra el hombre... Se necesitan años, haber vivido intensamente, o haberse formado pacientemente en la escuela del aprendizaje y la búsqueda, para poder llegar a hacer un disco así. Y la conclusión es que este es un trabajo que no necesita de la volcánica furia de sus inicios para impresionar. Curiosamente, no es un LP incómodo a pesar de los textos, ya que el lamento y la elegía del dolor han tenido su tiempo de maceración y reposo. “Let England Shake” es un disco sereno, presentado y arreglado en un formato arrebatadoramente pop.

Este nuevo trabajo de PJ Harvey, tan relevante conceptualmente, es una nueva variante de su blues confesional, inquietante y con regusto amargo, sin rastro de Nirvana, Nick Cave o Patti Smith, como había sido evidente en otros gloriosos discos. Adiós al sexo y sus relaciones de dependencia. Bienvenida la muerte como metáfora de la vida que se pierde. La catarsis personal que han supuesto algunas de sus obras aquí se ha extendido a una catarsis universal. Continúa su voz hermosa, apasionada, quejumbrosa, profunda. Que engancha y turba. Pero ahora más matizada que nunca en un disco que crece y crece a fuerza de escucharlo. “Let England Shake” es algo serio. Como también lo son los doce vídeos que Seamus Murphy ha confeccionado con las canciones del álbum.

Hay cosas que se tienen o no se tienen. El carisma, sí; pero sobre todo el talento. El de PJ Harvey no parece al alcance de cualquiera.

LEONARD COHEN, Bardo inmortal
Por Eduardo Guillot
SWANS, El vidente visionario
Por Santi Carrillo
BARBARA, Varias mujeres en una
Por Vicenç Batalla
STROMAE, Formidable (sí), fort minable (no)
Por Santi Carrillo
LOQUILLO, A portagayola

EDIT (2016)

LOQUILLO

A portagayola

Por Santi Carrillo
VIC CHESNUTT, La pena máxima
Por Santi Carrillo
EDWYN COLLINS, Cayendo y riendo
Por Santi Carrillo
PORTISHEAD, Un pasado que parece futuro
Por Santi Carrillo
Charlie Hebdo (II), “Esto no es una pipa, imbécil”
Por Pepo Pérez y Raúl Minchinela
La tesis Rockdelux, Aquellos noventa indies
Por Asier Leoz
ZYGMUNT BAUMAN, El sabio de la aldea líquida
Por Ramón Ayala
MY BLOODY VALENTINE, If you want blood... you've got it
Por Santi Carrillo
PJ HARVEY, Poesía en escena
Por Santi Carrillo
LEONARD COHEN, El último vals
Por Santi Carrillo
El poder de las canciones, Pop del siglo XX
Por Santi Carrillo
BOB DYLAN, El mejor medio siglo de la historia
Por Santi Carrillo
Un día sin música (II), Una de sangría
Por César Luquero y Pascual Egea
MANEL, Transversales artesanos populares
Por Santi Carrillo
Redes sociales, Adicciones severas
Por Santi Carrillo
BEYONCÉ, ¿Qué es peor, parecer celosa o loca?
Por Marta Salicrú
EELS, Cosas que no deberían perderse
Por Santi Carrillo
Arriba