USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
PORTISHEAD, Un pasado que parece futuro

Ilustración: Sonia Pulido

 

EDIT (2011)

PORTISHEAD Un pasado que parece futuro

El paso de Portishead por el festival de Benicàssim 2011 fue algo grande. Pocas veces un grupo se ha reinventado tan bien tras una larga etapa de silencio. Y es que con el inesperado “Third”, su álbum de regreso de 2008, rompieron todas las expectativas. Quizá por eso sus directos nos han seguido fascinando. Santi Carrillo escribió este Edit sobre esa memorable actuación en el FIB.

Fascinante historia, la de Portishead. Renegaron del uso que se hizo de su sonido y tardaron diez años en darle sentido a su regreso. Sin trip-hop, por supuesto. Y lo bordaron. Mientras impartían su magisterio este verano en el escenario principal del FIB, el valor de “Third” como (inesperado) mejor disco del año 2008 crecía y crecía.

“Third” fue más álbum que colección de canciones. Apostaron a todo o nada y ganaron. Portishead se reinventaron con una especie de folk psicodélico a lo krautrock y prog-metal on metal. Pocos renacimientos más claros ha habido en los últimos años. Y el concierto de Benicàssim fue una prueba mayestática de ello, como lo había sido su doble paso previo por el Primavera Sound tres años antes. Concesiones, cero.

En las famosas listas de Rockdelux, entre los diez mejores discos de la década de los noventa, aparecían Massive Attack, Primal Scream, Tricky, My Bloody Valentine, Beastie Boys, Björk, R.E.M., Portishead, PJ Harvey y Nirvana. Y entre los diez mejores discos de la primera década del siglo XXI, Animal Collective, Sufjan Stevens, OutKast, Burial, M.I.A., Robert Wyatt, Tom Waits, LCD Soundsystem, Portishead y Jay-Z. ¿El único nombre que repetía? Portishead.

Su música, emocional y expresiva, invoca a una nostalgia futura que no existe. Es retrofuturismo. Pero nunca chill out. Esconden un misterio cinematográfico de romanticismo tenso, de pasiones que desvelan secretos entre susurros. Con detallismo puntillista y la microcirugía de arrebatos de trazo experimental. Hay espíritu de bossa nova mezclado con krautrock intentando descifrar algo que no sabemos qué es, si dolor o la catarsis por ese dolor. Es como transitar una zona oscura donde se vislumbran luces en sombras que iluminan el posible paso hacia una salida que nos libere. Lamentos en llamadas desesperadas, ritmos que aceleran las súplicas, retazos de sonidos hermosos que dan miedo. Scott Walker y Sunn O))) no andan lejos. Zumbidos, incordio, incomodo. Sonidos diseccionados severamente, pero con imaginación, para desvelar un enigma oculto.

En sus directos, parece que se cierna sobre el oyente un daño inevitable. Y no es bonito, aunque lo parezca. En el núcleo duro de su discurso hay sonidos góticos que ofuscan y golpes que desestabilizan el ritmo. Hay ruido controlado. Hay ecos antiguos de canciones antiguas. Hay sinfonías del fin del mundo que se intuyen a lo lejos. Hay beats rotos de furia y acero. Hay explosiones de pena y llanto. Es un paisaje extraño de posible desesperación y, quizá, apocalipsis. Y luego, de repente, la calma. Una calma sanadora que abofetea, entre sirenas turbias, ritmos marciales y scratches histéricos pero amables. Beth Gibbons, masticando ese blues arrastrado, ya sin el circunstancial manierismo de sus inicios, retrotrae a un pasado que parece futuro. Como los propios Portishead. ¡Qué concierto el de Benicàssim!

NACHO VEGAS, Secretos a la luz (de gas)
Por Santi Carrillo
M83, Viernes noche, domingo mañana
Por Santi Carrillo
SERGE GAINSBOURG, Requiem pour un con
Por Santi Carrillo
MARK E. SMITH, La revuelta permanente
Por Quim Casas
THIS HEAT, La música de un escape de gas
Por Elías Martínez Viejo
STANLEY KUBRICK, Su universo cinematográfico
Por Quim Casas
LEONARD COHEN, Bardo inmortal
Por Eduardo Guillot
LEONARD COHEN, El último vals
Por Santi Carrillo
BOB DYLAN, El mejor medio siglo de la historia
Por Santi Carrillo
CAMARÓN, Tiempo de leyenda
Por Santi Carrillo
BEYONCÉ, ¿Qué es peor, parecer celosa o loca?
Por Marta Salicrú
MY BLOODY VALENTINE, If you want blood... you've got it
Por Santi Carrillo
EELS, Cosas que no deberían perderse
Por Santi Carrillo
SWANS, El vidente visionario
Por Santi Carrillo
STROMAE, Formidable (sí), fort minable (no)
Por Santi Carrillo
Rockdelux 30 años, Especial 300 discos
Por Santi Carrillo
ZYGMUNT BAUMAN, El sabio de la aldea líquida
Por Ramón Ayala
VIOLETA PARRA, Violeta del pueblo
Por Santi Carrillo
Sexo, drogas y rock & roll, (Con perdón)
Por Santi Carrillo
MANEL, Transversales artesanos populares
Por Santi Carrillo
KANYE WEST, El arte de la desmesura
Por Juan Manuel Freire
JAMES MURPHY & 2MANYDJS, Bailar “Despacio”
Por Santi Carrillo
Arriba