USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
Cachitos de Hierro y Cromo, Arqueología musical para las masas

Nostalgia, humor e instrucción en cachitos musicales de nuestras vidas pasadas. Foto: Josep Echaburu

 

VISTO Y NO VISTO (2016)

Cachitos de Hierro y Cromo Arqueología musical para las masas

Presentado por Virginia Díaz y con guionistas de Radio 3 y alguno de esta revista, ‘Cachitos de Hierro y Cromo’ 
se emite desde 2013 en La 2 de TVE todos los domingos, con buenos índices de audiencia. 
A mediados de septiembre de 2016 empezó su cuarta temporada con doce episodios nuevos. Su director, 
Jero Rodríguez, nos contó los secretos de este espacio, escogido por los lectores de Rockdelux como mejor programa de televisión en 2014 y 2015.

En la cocina de ‘Cachitos’ no escuchamos música, sino que la vemos. A veces, después de bucear en el vasto archivo (me dijeron una vez que hay unos dos millones de cintas) y pescar una actuación delirante, corro a casa a oírla y suele pasar que es un fiasco. En el zulo de visionado, los sonidos nos entran por los ojos; las notas, por las coreografías del Ballet Zoom; los ritmos, por los cromas de Valerio Lazarov, y las armonías, por los maravillosos playbacks de ‘Aplauso’. Con todo ese atuendo, es fácil que el ritmo frenético del programa haya conectado más con un consumo actual (fragmentado y epatante) que con la clásica degustación del que se pone un vinilo el sábado por la tarde.

Entiendo que los lectores de esta revista ya nos conocen (dos veces votados como mejor programa de tele, ¡muchas gracias!), pero, por si acaso... ‘Cachitos de Hierro y Cromo’, con letra de Kiko Veneno y música de Single, quiere ser una sesión de vídeo-DJ con actuaciones del archivo de TVE. Eso es barato, pero no fácil. Los capítulos se unen por temáticas no siempre estrictamente musicales (el sexo, la política o las sagas familiares) y buscan el hilo invisible entre canciones. La secuenciación es la reina mimada en canciones de cualquier época y pelaje. Y, en medio, a ver cómo colamos hallazgos y artistas que creíamos perdidos.

 
Cachitos de Hierro y Cromo, Arqueología musical para las masas

Virginia Díaz nos introduce en este rescate de nuestra memoria con las canciones que quizá habíamos olvidado. Foto: Josep Echaburu

 

En tiempos de inmediatez digital, el programa, que nació con una voluntad más didáctica, ha encajado bien en la urbe de Twitter o en los grupos de whatsapp donde se celebran actuaciones como goles de Iniesta. No estaba pensado así, pero los chyrons (rótulos) –que nacieron como apoyo a unas músicas que no debían ser manchadas por la voz en off– se pueden equiparar al tuit ingenioso que nos entretiene e ilumina. Al final, el Frankenstein ha crecido solo hasta convertirse en un entretenimiento musical con tantas gotas de humor como apuntes instructivos. Igual de importantes veo las dos cosas, y más si te colocan en la mejor franja horaria televisiva.

Otra mano ganadora de ‘Cachitos’ es la nostalgia. Si rescatas bandas de cuando eras joven (“de cuando la música era buena de verdad”), te va a supurar la añoranza por las orejas, pero no es la primera intención. Es tan solo un efecto colateral de desempolvar actuaciones que nos parecen televisivamente valiosas. En cualquier caso, a nadie se le tilda de nostálgico por ver películas de Hitchcock o leer a Juan Marsé, ¿no? Pues lo mismo aquí. No es que la música de antes fuera mejor, es que la exposición musical era mayor en tiempo de pantalla. No había un solo programa de televisión, había uno por cada estilo: ‘Rito y Geografía del Cante’, ‘Jazz entre Amigos’, ‘Popgrama’, ‘Aplauso’, ‘Musical Express’..., así como las visitas de figurones a cualquier espacio de variedades en prime time.

¿Y dónde queda la música en todo esto? Por un lado, como un recurso más de entretenimiento, digno y educativo a poder ser. A veces a la palabra se la ha arrastrado demasiado por el barro. Por otro, los espectadores reflexionan alarmados sobre la opulencia de los antiguos programas. ‘Cachitos’ visualiza palmariamente la escasez de música en televisión hoy. Si obviamos a las privadas y su labor de hacer caja, es cierto que las públicas deberían reservar un espacio para la música con más y mejor vocación cultural. Como hace TVE en otros ámbitos culturales y sociales con los libros (‘Página 2’), el cine (‘Días de Cine’) o la ecología (‘El Escarabajo Verde’).

 
Cachitos de Hierro y Cromo, Arqueología musical para las masas

‘Cachitos Rockola’ o el utópico sueño de disfrutar de la música en directo de nuevo en nuestra televisión.

 

Alguien, alguna vez, en algún despacho, lanzó el mantra de que la música en 625 líneas (ahora en 1080 o más) no da audiencia y que la gente cambia de canal antes del primer solo de guitarra... Y ahí seguimos, añorando a ‘Mapa Sonoro’ y trasnochando con ‘Los Conciertos de Radio 3’, el verdadero último mohicano y la mejor alternativa a la teletienda. El resto de música que actualmente se emite es, sobre todo, un pretexto emocional para un talent show o un subterfugio para un reality. No parece tan suicida hacer un programa que capte el pulso de nuestro tiempo y donde puedan entrar Pablo Alborán, Zahara, Dellafuente o El Último Vecino.

En cada nueva emisión o repetición de ‘Cachitos’ caen tuits y posts a ese respecto: “¿Cómo se hará un ‘Cachitos’ en 2030?”. Pues a este ritmo no se hará, claro, pero ojalá eso entrase en nuestra jurisdicción. Tan solo nos hemos podido permitir un programa especial, ‘Cachitos Rockola’, que cerrará esta cuarta temporada con música en directo. (Casi) ningún grupo dijo que no a nuestra invitación a pasarse por el plató. Hay ganas.

DELOREAN, Secuestro en México: que no cunda el pánico
Por David Saavedra
Aquí Te Pillo Aquí Te Grabo, Música a salto de mata
Por Pablo Gil
Mapa Sonoro, Un programa de música que se puede ver
Por Roberto Herreros
Canción del Pueblo, ¿Qué cosa fuera?

VISTO Y NO VISTO (2017)

Canción del Pueblo

¿Qué cosa fuera?

Por César Luquero
Que pagui Pujol!, La revuelta (in)visible

VISTO Y NO VISTO (2011)

Que pagui Pujol!

La revuelta (in)visible

Por Joni D.
Festival de Cine Europeo, Sevilla y los cien fuegos
Por Gerard Casau
Sound System FM, Jamaica en la radio

VISTO Y NO VISTO (2014)

Sound System FM

Jamaica en la radio

Por Dr. Decker
Fútbol vs. música, Pop a patadas

VISTO Y NO VISTO (2013)

Fútbol vs. música

Pop a patadas

Por Oriol Rodríguez
Melodías Pizarras, Oldies but goldies

VISTO Y NO VISTO (2009)

Melodías Pizarras

Oldies but goldies

Por Los Hermanos Pizarro
JOHAN CRUYFF, El solista y el equipo

VISTO Y NO VISTO (2016)

JOHAN CRUYFF

El solista y el equipo

Por Quim Casas
LOS EVANGELISTAS, Palabra de Morente

VISTO Y NO VISTO (2011)

LOS EVANGELISTAS

Palabra de Morente

Por Gabriel Núñez Hervás
Músicos y compromiso, La apatía política
Por Miquel Àngel Landete
Red Bull Music Academy, Madrid 2011

VISTO Y NO VISTO (2012)

Red Bull Music Academy

Madrid 2011

Por César Estabiel
Agapo, Desde la barra

VISTO Y NO VISTO (2011)

Agapo

Desde la barra

Por Marisa Ruiz
BOB DYLAN, La respuesta está en el viento, y tal
Por Eduardo Guillot
JOHN CALE, París 1919-2010

VISTO Y NO VISTO (2010)

JOHN CALE

París 1919-2010

Por Vicenç Batalla
Menú Stereo, Comer, beber, cantar

VISTO Y NO VISTO (2013)

Menú Stereo

Comer, beber, cantar

Por Pepo Ibáñez
Revistas para siempre, Leer con tranquilidad
Por Juan Manuel Freire
Perdidos, Descansa en paz

VISTO Y NO VISTO (2010)

Perdidos

Descansa en paz

Por Miquel Botella
BON IVER, Creciendo en público

VISTO Y NO VISTO (2011)

BON IVER

Creciendo en público

Por Gerard Casau
ANA CURRA, El acto de (revivir a) Parálisis Permanente
Por César Estabiel
Adiós a cronistas musicales, Periodismo de otra era
Por Jordi Bianciotto
KIKO VENENO, La alegre cátedra popular de los diez cantecitos
Por Carlos Fuentes
Arriba