×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
Recuerdos, Fuimos felices aunque ya no me acuerde

Bailando los hits de los ochenta en el gran reencuentro final, con nuestros fantasmagóricos rostros y nuestra soledad encubierta.

 

FREESTYLE (2011)

Recuerdos Fuimos felices aunque ya no me acuerde

El reencuentro de exalumnos como experiencia traumática y deliberadamente insatisfactoria. Todo tiempo pasado puede parecer mejor desde un presente cruel con vistas a la adolescencia. Hablamos del futuro, esa palabra que se escapa de las manos para convertirse en aire del pasado. El futuro nunca es lo que pensamos; al contrario: se presenta como una sombra deforme y huidiza de los sueños que nunca se cumplieron o que lo hicieron de manera inesperada. El futuro. ¿Lo has visto? Jesús Llorente sigue buscándolo.

Lo había visto en muchas películas norteamericanas. El instituto celebra una fiesta llamada “Clase del 56”, o “del 67”, o del “72”, y en ella se reúnen los exalumnos y exalumnas algunos años después de haber dejado las aulas y haberse olvidado por completo los unos de los otros. Los profesores quieren sentirse orgullosos de aquella semilla que plantaron tiempo atrás en los cerebros de un montón de adolescentes con las hormonas alteradas. Los ahora adultos se enfrentan a un examen para el que no estaban preparados: sea como sea, quedar bien, dar a entender que todo nos ha marchado de maravilla. Que nos hemos convertido en aquellos “hombres y mujeres del mañana” en los que tantas esperanzas y planes de estudio se depositaron, aunque a lo máximo que hayamos llegado sea a diseñar páginas web o hacer de animador cultural en ferias y fiestas de pueblo.

No pensé que asistiría jamás a una reunión semejante. Pero hace dos meses me llamaron y, ante mi sorpresa, acepté. Los chicos y chicas que alborotaron las clases de 3º de BUP en un instituto de provincias eran ahora jóvenes sin pasión alguna por la vida, por sus vidas. Hemos cambiado, todos hemos cambiado. Javier es ahora funcionario. Juan, el delegado, trabaja en un banco de gerente. Victoria es marchante de arte y odia a su marido, y nos lo hace saber a todos los presentes (incluido el marido). Carlos hace méritos en un periódico deportivo. Los atletas han echado tripa, úlceras y canas. Beto publicó un libro que no tuvo éxito, y varios compañeros han muerto en accidentes de coche o por sobredosis. Carmen sigue siendo la más guapa de la clase, a pesar de dos abortos y cien mil tranquilizantes. Cuando bailamos los hits de los ochenta –Wham!, Culture Club, The Cure, Depeche Mode, U2 y los Blow Monkeys–, parecemos los personajes de “El baile de la vida” del pintor noruego Edvard Munch, con nuestros fantasmagóricos rostros y nuestra soledad encubierta.

 
Recuerdos, Fuimos felices aunque ya no me acuerde

No hay forma de saber si nuestras vidas han llegado ya a la cima, o si en la bajada vamos a despeñarnos.

 

Sé que fuimos felices aunque ya no me acuerde, que compartimos suspensos, notables, litronas, charlas sobre sexo, odios encarnizados en el recreo y mucha camaradería. Que cuando queríamos ser profesores, astronautas, futbolistas y escritores lo decíamos en serio. Ha pasado más de una década y todavía subsisten algunas rencillas. Aquel que no te dejó sus apuntes, aquella que no quiso darte un beso, el profesor que la tomó contigo, los amigos que dejaron morir vuestra amistad. La lista tiene nombres y apellidos, pero ya nadie la pasa a primera hora de la mañana. Hay pocas ausencias, todas justificadas. No hay forma de saber si nuestras vidas han llegado ya a la cima, o si en la bajada vamos a despeñarnos (abandonados por los sherpas que nos ayudaron a subir) y a tragar fango, nieve y rocas.

Arriba queda nuestra bonita bandera, unas huellas de pasos que borrará el tiempo y todos aquellos que nos dieron por desaparecidos diciendo: ¡Tan alto había llegado!. Ideas como esas le invaden a uno cuando pasea por un patio en el que ya no reconoce las pintadas, signo inequívoco de que se ha hecho mayor. Y eso me basta para pensar que ya no somos los mismos que hablaban en fiestas de cumpleaños y bares humeantes del amor, de la muerte; de todo, de cosas, de nada. Los mismos que, con el indescriptible encanto de la juventud, veían el futuro como un largo viaje con todos los gastos pagados: unos buscando algo que nunca llega, y otros sin querer enfrentarse a un Dios desconocido que crea primero el mundo y, luego, puede destruirlo.

Publicado en la web de Rockdelux el 8/9/2011
Etiquetas: 2010s, 2011, sociedad
MORENTE & MARIO PACHECO, Luz y dolor
Por Gabriel Núñez Hervás
Art Brut, Universo de outsiders

FREESTYLE (2012)

Art Brut

Universo de outsiders

Por Fernando Alfaro
LA CASA AZUL, Arte menor en la fiesta mayor
Por Nando Cruz
Cenizas psicofónicas, Del horno al plato
Por Jaime Gonzalo
NO AGE, El ruido y el feedback

FREESTYLE (2013)

NO AGE

El ruido y el feedback

Por Nando Cruz
BOB DYLAN, Traduciendo a Bob desesperadamente
Por Rodrigo Fresán
LANA DEL REY, Diamante o pedrusco
Por David S. Mordoh
Estanterías, A vueltas con la nostalgia
Por Jesús Llorente
Tráfico, El mito de Sísifo

FREESTYLE (2012)

Tráfico

El mito de Sísifo

Por Jesús Llorente
Cajas que encajan, Razones sentimentales
Por Jesús Llorente
Ideología y arte (II), Cinefilias y fobias
Por Fernando Alfaro
Secuelas del punk, Una costosa inversión
Por Jaime Gonzalo
ALAN VEGA, La última mutación

FREESTYLE (2016)

ALAN VEGA

La última mutación

Por Jaime Gonzalo
PEGASVS, El ruido liberador

FREESTYLE (2012)

PEGASVS

El ruido liberador

Por Nando Cruz
JON SAVAGE, Cuidar del espíritu adolescente
Por Aïda Camprubí
BOB DYLAN, Esto no es lo que parece
Por Jesús Llorente
WILCO, El rock escultura

FREESTYLE (2012)

WILCO

El rock escultura

Por Nando Cruz
LOS PLANETAS, Acontecimiento “Islamabad”
Por Pepo Pérez
PULP, Tenía 15 años

FREESTYLE (1998)

PULP

Tenía 15 años

Por David S. Mordoh
China Today, La colmena infinita

FREESTYLE (2011)

China Today

La colmena infinita

Por David S. Mordoh
Rebobinar no es cosa del pasado, Tristeza y confusión
Por Jesús Llorente
NEW ORDER, (Sublimes) Gilipollas

FREESTYLE (2012)

NEW ORDER

(Sublimes) Gilipollas

Por Ignacio Julià
Arriba