USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
Blade Runner, Los Ángeles año 2019

Harrison Ford se pasa la película, como de costumbre en aquellos años, corriendo y recibiendo palos por todas partes.

 

FREESTYLE (1983)

Blade Runner Los Ángeles año 2019

Tras la decepción que ha supuesto “Blade Runner 2049” (2017), recuperamos esta pieza histórica sobre la original “Blade Runner” (1982). Es una crítica escrita por Ignacio Julià en 1983 para la revista ‘Rock Espezial’ –el antecedente de Rockdelux– que se balancea entre el elogio de lo que entonces ya se consideraba un filme mítico de la década de los ochenta, con su idealización del futuro tecnológico, y las quejas sobre el (falso) final (que después Ridley Scott corregiría en su director’s cut en 1992).

Antes de empezar, permitidme una pequeña confesión: no puedo remediarlo, soy fan de Harrison Ford. Seguramente, la culpa de todo la tiene mi desmesurada pasión por el cine clásico de Hollywood. En aquellos gloriosos días, existía una clara diferenciación entre la estrella y el actor; distinción que fue desapareciendo a medida que el cine americano entró en crisis, afortunadamente para los actores, ya que redujo a las stars y fomentó los buenos intérpretes. Pero Harrison Ford no es un actor –uno no se lo imagina recitando a Shakespeare–, sino una estrella, tal y como los Gary Cooper, John Wayne o Errol Flynn de otros tiempos.

Ni se molesta en “actuar”, se limita únicamente a estar ante la cámara, dejando que su imagen haga el resto. Esto es precisamente lo que ocurre en “Blade Runner” (1982), la última película de Ridley Scott –recordado por “Los duelistas” (1977) y sobre todo por la esencial “Alien, el octavo pasajero” (1979)– y uno de los éxitos de la temporada.

Entre la ciencia ficción naturalista de un Moebius o un William Burroughs, y las películas de serie negra inspiradas en Hammett o Chandler, el realizador inglés ha concebido una lectura, apasionante en la parte virtual pero frágil en la evolución narrativa, de la novela del desaparecido Philip K. Dick “¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?”. El argumento del filme nos sitúa en un futuro relativamente cercano, en un Los Ángeles de pesadilla donde siempre es de noche y nunca cesa de llover.

 
Blade Runner, Los Ángeles año 2019

Una pesadilla, un mal viaje, tan estimulante para el cerebro como para los sentidos: verdadero cine de los ochenta.

 

El protagonista es un cazador de “replicantes”, robots subhumanos creados por la ingeniería genética para ser utilizados como esclavos, y se enfrenta de manera nihilista a una última misión: terminar con una peligrosa banda de muñecos genéticos que anda suelta por la ciudad. La acción comienza: persecuciones trepidantes, violencia, tecnología avanzada, ambientes recargados, y hasta una historia de amor con una linda replicante que está a punto de mandar al traste todo el montaje.

Porque si “Blade Runner” alucina al espectador con la delirante visión de una gran urbe del futuro, y le emociona con un suspense apropiado y un mensaje trascendente sobre los peligros de la deshumanización, también puede molestarle con unas cuantas escenas de amor demasiado tópicas y un desastroso final feliz       –impuesto seguramente por imperativos comerciales y por la actual moda marcada por Mr. Spielberg– que quita algunos puntos a lo que habría podido ser una gran película.

Y no es que no lo sea, porque, ciertamente, “Blade Runner” cuenta con una trama apasionante, una escenografía memorable y las presencias magníficas de Harrison Ford –que se pasa la película, como de costumbre, corriendo y recibiendo palos por todas partes–, Sean Young –una chica muy mona, en la línea de la protagonista de “Alien”, pero más estilizada y moderna– y Rutger Hauer –un actor holandés que es toda una revelación en su papel de malo superpeligroso–.

Una obra muy recomendable, a pesar de todo, para aquellos que crean poseer una visión moderna y alucinada de la vida. Una pesadilla, un mal viaje, tan estimulante para el cerebro como para los sentidos, “Blade Runner” es verdadero cine de los ochenta.

Publicado en Rock Espezial 19 (Marzo 1983)
Ideología y arte (II), Cinefilias y fobias
Por Fernando Alfaro
LANA DEL REY, Diamante o pedrusco
Por David S. Mordoh
MARK KOZELEK, Ese hombre

FREESTYLE (2014)

MARK KOZELEK

Ese hombre

Por Jesús Llorente
FERMIN MUGURUZA, Colisión vasco-neorleana
Por Miquel Botella
ALAN VEGA, La última mutación

FREESTYLE (2016)

ALAN VEGA

La última mutación

Por Jaime Gonzalo
PULP, Tenía 15 años

FREESTYLE (1998)

PULP

Tenía 15 años

Por David S. Mordoh
Yo inventé el gafapastismo, ¿Qué es lo hipster?
Por Ignacio Julià
Recuerdos, Fuimos felices aunque ya no me acuerde
Por Jesús Llorente
La puta calle, Tierra de todos, tierra de ellos
Por Jaime Gonzalo
MORENTE & MARIO PACHECO, Luz y dolor
Por Gabriel Núñez Hervás
GINO PAOLI, Suena una armónica

FREESTYLE (2012)

GINO PAOLI

Suena una armónica

Por Nando Cruz
MORENTE, Y la voz torcida de los heterodoxos
Por Fernando Alfaro
JÓHANN JÓHANNSSON, Música incidental (VI): Un adjetivo que musicó casi todos los adverbios
Por Remate
Londres arde, tiembla Inglaterra, Pragmáticos y avariciosos
Por Ignacio Julià
Humo en el agua, Milagros del rock
Por Jaime Gonzalo
Ideología y arte (I), Perdonen mi desfachatez
Por Fernando Alfaro
LACH, El trovador a oscuras

FREESTYLE (2013)

LACH

El trovador a oscuras

Por Nando Cruz
Contraindicación en el rock, El color de mi pastilla
Por David S. Mordoh
Los beneficios del dolor, Discos sobre la muerte
Por David S. Mordoh
La revolución digital, El fin del mundo (conocido)
Por Ramon Llubià
BRUCE SPRINGSTEEN, La conferencia del año
Por Nando Cruz
Pulsar / Fluvial, Chile: algo (mucho) se mueve
Por Juan Cervera
Arriba