×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
  • “Pola X”

  • “La infancia de un líder”

El clímax absoluto: Scott Walker añadiendo sonidos a las imágenes de Leos Carax y Brady Corbet.

 

FREESTYLE (2018)

SCOTT WALKER Música incidental (V): Avant-garde de un espía

Por Remate

Una vez alejado de los hits al frente de The Walker Brothers, Scott Walker reapareció convertido en un mito y un visionario. Aparte de sus propios discos en solitario, alumbró con su talento las bandas sonoras de películas como “Pola X” y “La infancia de un líder”. Remate lo cuenta en la quinta entrega de su serie “Música incidental”, que se puede seguir aquí.

Debería hablar mucho más a mis alumnos de Scott Walker. Les hablo en todas las clases de Van Dyke Parks y de la banda sonora de “Harold And The Purple Crayon” (el siguiente capítulo de Música incidental). Y a veces de Burt Bacharach, porque así denomino alternativamente al acorde de séptima mayor, de sonido inconfundiblemente sofisticado y lounge, muy fácilmente asociable en plan sinécdoque al compositor estadounidense si has escuchado cualquiera de sus canciones. Casi todos saben quiénes son los tres (y a quienes no lo saben, se lo cuento, porque hay pocas cosas importantes en la vida y esos tres nombres propios sí lo son): la mayoría de mis pupilos son buenos músicos que quieren tener más recursos musicales (armonía + piano, principalmente) e investigar instrumentos de ruidos eternos en esa detonación de Alex Ross. 

Repito: debería hablar mucho más a mis alumnos de Scott Walker (Ohio, 1943; aunque nacionalizado británico) porque es babilónico, esencial: ha pasado por casi todos los registros formales de la música y en todos ha sido, es y será un maestro y un mito. Primero, en los mitificados años sesenta del siglo XX como una especie de espía de hits, disfrazado de trío familiar inventado, The Walker Brothers (obviamente, ya la broma consanguínea indica el norte de su brújula). Fue justo una canción de Bacharach, “Make It Easy On Yourself”, la que les permitió el definitivo gran éxito, número 1 en Gran Bretaña. Un topo increíble que salió de la madriguera y, cuando la luz lo cegó, volvió a ella a toda velocidad con las gafas puestas para no quitárselas jamás. Desde el fondo de la tierra encendió una lámpara de deslumbrante belleza decadente y se convirtió en un meteórico cantante de oscuridad fantasmagórica, un visionario y un canon de roca metamórfica para casi todos los músicos ilustres que se agarran a un micrófono y diseccionan sus almas con melodías abstractas y tempo incierto. Cuando ese hilo de wolframio (el mismo con el que ya filosofaban mis amigos PAL hace más de diez años) se quebró, hibernó durante años y años.

 
SCOTT WALKER, Música incidental (V): Avant-garde de un espía

Scott Walker, un visionario al servicio de películas que escapan del canon de la supuesta “normalidad”.

 


Su reaparición fue de película, porque incluso los discos que no son estrictamente bandas sonoras de películas sí lo son en una realidad paralela. La vida es ficción y viceversa (cualquiera puede sentir empatía). Son un cosmos único y solo descifrable desde una óptica insólita, extraterrestre aunque ultrahumanista. Una invasión marciana para regenerar la especie. Todos los conceptos básicos pueden ser discutibles sin perder la fe en las posibilidades del ser humano (desde la música). No hay una frontera entre ruido y música, pero no se trata de ruidismo. De hecho, sus partituras son muy melódicas, si bien no en un sentido clásico. El ruido más puro busca la melodía. Y la melodía más clara necesita ruido rosa, ese paradójicamente denominado white noise, para sobrevivir. 


Aparte de “The Drift” (2006), disco sobre el que ya se han dicho mil cosas y todas justificadas, es en sus bandas sonoras “oficiales” para las películas “Pola X” (Leos Carax, 1999) y “La infancia de un líder” (Brady Corbet, 2016) donde alcanza el clímax absoluto. Trepa simultáneamente por las cuerdas más atemporales y avant-garde que se puedan soñar. Hay compositores de música de cine, de aquí y de allá, que enfatizan el supuesto riesgo o estímulo del registro de las bandas sonoras en el hoy-presente en una forma que esté lejos de los clásicos violines de Hollywood, de esa parafernalia orquestal. Quizá no sea mala idea en sí. Pero Walker, entre otros y otras (Mica Levi), les contradicen con grandes dosis de talento y observación, sin renunciar a otros muchos pantones, electrónicos o más cerca del rock cuando lo requieran subjetivamente las escenas. 


El largo (aunque se hace tan corto) prólogo de “The Childhood Of A Leader” lo resume todo, comprime dúctilmente lo que va a acontecer en esta gran historia que parece hecha a la medida de Walker, clásica (de época) y absolutamente heterodoxa, inyectada de la esencia de la música compuesta por el autor: cuerdas graves polirrítmicas, silencios que te dejan sin respiración, monofonías que no echan de menos ninguna compañía que hable de modos o tonos o cualquier otra clave musical. Todos los recursos ya estaban en “Pola X”, quizá dispuestos entonces de forma menos concentrada, más dispersos, a medio camino entre el rock underground de canción y sónico (estrictamente como indica la radiografía de sus colaboradores en este proyecto, Smog y Sonic Youth, y la del propio director Leos Carax) y de una aproximación golpista a la música clásica contemporánea.

Publicado en la web de Rockdelux el 12/1/2018
BOB DYLAN, Traduciendo a Bob desesperadamente
Por Rodrigo Fresán
Creem, Celulosa zombi

FREESTYLE (2017)

Creem

Celulosa zombi

Por Jaime Gonzalo
Recuerdos, Fuimos felices aunque ya no me acuerde
Por Jesús Llorente
FERMIN MUGURUZA, Colisión vasco-neorleana
Por Miquel Botella
Música y neurociencia, Emociones y necesidades
Por Ignacio Julià
Brasil Today, “Vuelva usted mañana”
Por David S. Mordoh
Krautopía artificial, La ficción del krautrock
Por Jaime Gonzalo
WILCO, El rock escultura

FREESTYLE (2012)

WILCO

El rock escultura

Por Nando Cruz
LOS PLANETAS, Acontecimiento “Islamabad”
Por Pepo Pérez
ALAN VEGA, La última mutación

FREESTYLE (2016)

ALAN VEGA

La última mutación

Por Jaime Gonzalo
NME, 66 años y dos días explicando el pop
Por Cesc Guimerà
NEW ORDER, (Sublimes) Gilipollas

FREESTYLE (2012)

NEW ORDER

(Sublimes) Gilipollas

Por Ignacio Julià
LA CASA AZUL, Arte menor en la fiesta mayor
Por Nando Cruz
ANDY WARHOL, Madrid me mata

FREESTYLE (1983)

ANDY WARHOL

Madrid me mata

Por Diego A. Manrique
DANIEL JOHNSTON, Triste y confundido
Por Ignacio Julià
El papel de la crítica, Se acabó el chollo
Por Ignacio Julià
KEVIN AYERS, No digas más

FREESTYLE (2013)

KEVIN AYERS

No digas más

Por Jaime Gonzalo
Todos somos bobos, Reificación burguesa
Por Jaime Gonzalo
Estanterías, A vueltas con la nostalgia
Por Jesús Llorente
Tráfico, El mito de Sísifo

FREESTYLE (2012)

Tráfico

El mito de Sísifo

Por Jesús Llorente
PULP, Tenía 15 años

FREESTYLE (1998)

PULP

Tenía 15 años

Por David S. Mordoh
NO AGE, El ruido y el feedback

FREESTYLE (2013)

NO AGE

El ruido y el feedback

Por Nando Cruz
LANA DEL REY, Diamante o pedrusco
Por David S. Mordoh
Arriba