×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
SHANE CARRUTH, Música incidental (II): onomatopeyas de éter

Shane Carruth: un cineasta (y músico) de obra escasa y absolutamente fascinante.

 

FREESTYLE (2017)

SHANE CARRUTH Música incidental (II): onomatopeyas de éter

Por Remate

En la segunda columna de su serie titulada “Música incidental”, publicada en exclusiva para Rockdelux, Remate analiza el trabajo del cineasta (y también músico) norteamericano Shane Carruth, firmante de “Primer” (2004) y “Upstream Color” (2013). Más “Música incidental”, aquí.

Shane Carruth es anecdóticamente mayor que yo, dos años, o sea que no es un millennial de la Generación Y, sino uno-de-los-míos, los de la Generación X. Ese es nuestro supuesto zeitgeist. No sé si será eso o quizá el Intrusismo, uno de mis -ismos favoritos, la gran esperanza para todas las artes: él, además de director, guionista, montador y actor de sus películas, es también el músico. O quizá la clave esté en la ciencia ficción, el género que él practica en el cine, reinventa y ensortija desde un registro muy lejano a los efectos especiales, adherido a la percepción ficticia de la realidad. Realmente no sabría a ciencia cierta dilucidar exactamente la razón por la que siento tanta complicidad con Shane y, menos aún, por qué a pesar de eso soy muy fan de su arte y de su éter.

Con solo dos películas –“Primer” (2004), la construcción accidental de una máquina del tiempo que origina diferentes yoes, y “Upstream Color” (2013), la historia de unas personas que pierden su identidad al ser intoxicadas y tienen que intentar rearmar desde cero su puzle vital–, es un cineasta absolutamente único y fascinante. He visto ambos filmes muchas veces y siempre me entusiasman y me generan las mismas preguntas en mil direcciones. La misma calma y desazón al mismo tiempo.

 
  • “Primer”.

  • “Upstream Color”.

“Primer” (2004), el hallazgo de una máquina del tiempo, y “Upstream Color” (2013), personas que pierden su identidad.

 

Y la música no solo es igual de fascinante: la música ES la película tanto como lo son los parásitos, los cerdos, las orquídeas y la ilusión en “Upstream Color”; o las interfaces, las cápsulas, los centros comerciales y los efectos secundarios en “Primer”. Melodías sintéticas ramificadas en lo que podría denominarse una sinfonía portátil. Sintetizadores que evocan cortocircuitos afectivos, que se entrelazan en bucles que responden unos a otros en una conversación que cobra sentido solo al cabo de días. Ecos que rebotan en timbres paulatinamente más lejanos que abren túneles de profundidad musical y meditación trascendental. El leitmotiv cae como agua de lluvia ilusoria. Un horizonte donde resuenan acordes soñadores ensimismados en otros acordes que les resultan familiares, pero que, interpretados simultáneamente, abren otras armonías.

El ancla de su música y de su idea más allá de la disciplina de una banda sonora –porque lo que compone Carruth es un cosmos, los sonidos por los que supura la trama– caería con toda la fuerza de su peso en el relieve oceánico de Jean-Luc Godard. Y el ancla de David Lynch no estaría lejos tampoco. Pero es en el poeta visual de la nouvelle vague, en el más experimental y a la vez el más emocional de esa escuela de héroes, donde se explica su ADN: el sonido de la película. El diseño del sonido de la película. La maqueta modernista sobre la que se diseña el sonido de la película. El paisaje de la maqueta modernista sobre la que se diseña el sonido de la película. El meridiano y el clima propios del paisaje de la maqueta modernista sobre la que se diseña el sonido de la película. El polvo cósmico, la materia oscura y la velocidad de rotación que atraviesan el meridiano y el clima propios del paisaje de la maqueta modernista sobre la que se diseña el sonido de la película.

PD: Después de sus propias películas solo se le puede encontrar, de momento (parece que está rodando una tercera...), y ya solo como flamante compositor, en la serie “The Girlfriend Experience” (2016), producida por Steven Soderbergh. Valdría la pena únicamente por la música, pero por lo demás también.

Publicado en la web de Rockdelux el 6/7/2017
LA CASA AZUL, Arte menor en la fiesta mayor
Por Nando Cruz
Secuelas del punk, Una costosa inversión
Por Jaime Gonzalo
Glosófogos sin paladar, Transfuguismo linguístico
Por Jaime Gonzalo
Brasil Today, “Vuelva usted mañana”
Por David S. Mordoh
JASON MOLINA, Ya no será

FREESTYLE (2013)

JASON MOLINA

Ya no será

Por Jesús Llorente
LACH, El trovador a oscuras

FREESTYLE (2013)

LACH

El trovador a oscuras

Por Nando Cruz
Cenizas psicofónicas, Del horno al plato
Por Jaime Gonzalo
LOS PLANETAS, Acontecimiento “Islamabad”
Por Pepo Pérez
BRUCE SPRINGSTEEN, La conferencia del año
Por Nando Cruz
Todos somos bobos, Reificación burguesa
Por Jaime Gonzalo
Estanterías, A vueltas con la nostalgia
Por Jesús Llorente
R.E.M., Nadie es perfecto

FREESTYLE (2011)

R.E.M.

Nadie es perfecto

Por Jordi Bianciotto
Redes sociales, Menos “face” y más “book”
Por David S. Mordoh
SLEAFORD MODS, Mis cinco discos más odiados (por Jason Williamson)
Por Kiko Amat
La revolución digital, El fin del mundo (conocido)
Por Ramon Llubià
LANA DEL REY, Diamante o pedrusco
Por David S. Mordoh
GINO PAOLI, Suena una armónica

FREESTYLE (2012)

GINO PAOLI

Suena una armónica

Por Nando Cruz
NO AGE, El ruido y el feedback

FREESTYLE (2013)

NO AGE

El ruido y el feedback

Por Nando Cruz
La razón de los tontos, ¿Paradoja o prejuicio?
Por Ignacio Julià
ANDY WARHOL, Madrid me mata

FREESTYLE (1983)

ANDY WARHOL

Madrid me mata

Por Diego A. Manrique
DANIEL JOHNSTON, Triste y confundido
Por Ignacio Julià
Creem, Celulosa zombi

FREESTYLE (2017)

Creem

Celulosa zombi

Por Jaime Gonzalo
Arriba