×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
Sidecar, 30 años

Ilustración: Sonia Pulido

 

EDIT (2013)

Sidecar 30 años

Recuperamos este artículo de homenaje a Sidecar, que en 2012 celebró su treinta aniversario con diversos actos. Este club es, desde su inauguración en 1982, una referencia ineludible de la geografía musical de la ciudad de Barcelona. Aquí, Santi Carrillo explicó una de las iniciativas de aquella efeméride: el enfrentamiento inusual entre críticos y artistas en cuatro originales veladas. Y, por supuesto, con un recuerdo a Quim Blanco, que falleció en junio de 2016; siempre presente en nuestra memoria.

Filastine fue la propuesta inaugural de las cuatro sesiones de Artista vs. Crítico que tuvieron lugar en Sidecar entre el 27 y el 30 de noviembre con motivo de la celebración del treinta aniversario de la sala barcelonesa. Los actos que se programaron fueron diversos y variados. Interesantes todos. Por ejemplo, estos dos: Mishima como concierto sorpresa el 24 de octubre, la noche del estreno, en la que hubo refrigerio para prensa, amigos y músicos invitados; y la recuperación del G’s Club el 19 de diciembre, propuesta histórica de la ciudad que revivió su espíritu underground, concierto de Pierre Bastien incluido y con el mítico DJ radiofónico Juanjo Zambrano a los platos.

Hablamos de Sidecar, la sala por excelencia del centro de la ciudad: la esencia del in the heart of the city. El club que fundaron cuatro amigos el 13 de noviembre de 1982 porque querían, como suele ser norma en estos casos, un bar que no encontraban en otro bar. Música, sí, pero también diálogo, intercambio de ideas. La esquina de la Plaça Reial como enclave neurálgico abierto a todos los músicos de Barcelona que alguna vez han sido algo, o alguien, o han pretendido serlo, en un ambiente subterráneo propicio a la colisión de elementos nocturnos.

Y en el marco de este aniversario nació esta buena idea, diferente, o por lo menos muy poco habitual, que enfrentaba la música en directo a las preguntas, curiosas, impertinentes, de los periodistas. Los protagonistas fueron: Filastine con Nando Cruz, Hidrogenesse con Roger Roca, Quimi Portet con Jordi Turtós y Lorena Álvarez con Luis Hidalgo. Entre canción y canción, los entrevistadores recurrieron a la amabilidad y/o la camaradería y, por supuesto, a la profesionalidad con el objeto de generar una charla atractiva para el público.

Vistas las cuatro veladas, la conclusión es que los músicos le ganaron la partida a los críticos. Cosa normal, por otra parte, si tenemos en cuenta que son los artistas quienes tienen en el escenario su medio habitual, al que han accedido después de perderle el respeto a los focos, al público y a su propia vergüenza. Sorprendió la desfachatez, el desparpajo y los innumerables recursos que mostraron Filastine (muy didáctico), Hidrogenesse (muy ingeniosos), Quimi Portet (muy divertido) y Lorena Álvarez (muy deslenguada) para hacerse entender, para dosificar sus bromas, para mostrarse ocurrentes en respuestas improvisadas a preguntas que no lo eran en absoluto y que a veces provocaron la ironía, una cierta incomodidad o incluso el chuleo parcial al crítico de turno.

Fue una bonita idea que surgió de Roberto Tierz (fundador y director de Sidecar), a quien deseamos que el afán de resistencia que pregonó en alguna ocasión como política a reivindicar le siga manteniendo on fire. Felicidades a Sidecar: no es fácil llegar a los treinta años de actividad en el mundo de la música y la cultura; menos todavía en estos tiempos de crisis. Y abrazos y ánimos a Quim Blanco (programador de la sala), a quien deseamos una recuperación total: se le echa de menos en conciertos. Y, por supuesto, feliz 2013 a todos.

BEYONCÉ, ¿Qué es peor, parecer celosa o loca?
Por Marta Salicrú
Las elecciones griegas (I), O cómo asaltar el centro político
Por Diego Muro y Vicenç Batalla
CARLOS ZANÓN, Soñada tinta sonora de rock
Por Santi Carrillo
MY BLOODY VALENTINE, If you want blood... you've got it
Por Santi Carrillo
Fortunate Son, Ya hay sida para todos: blancos, negros, homos y heteros
Por Javier Pérez Andújar
LOQUILLO, A portagayola

EDIT (2016)

LOQUILLO

A portagayola

Por Santi Carrillo
CLAUSTROFOBIA, El pop de BCN
Por Santi Carrillo
LOU REED, Lou Reed, Lou Reed, Lou Reed
Por Santi Carrillo
La tesis Rockdelux, Aquellos noventa indies
Por Asier Leoz
Contra la movida, Cazurros y superlistos
Por Santi Carrillo
JUANJO SÁEZ, Emociones musicales con nostalgia
Por Santi Carrillo
LEONARD COHEN, Bardo inmortal
Por Eduardo Guillot
CHUCK BERRY, La máquina de hacer canciones
Por Jesús Ordovás
SERGE GAINSBOURG, Requiem pour un con
Por Santi Carrillo
Jamboree, 365 días al año, dos pases al día
Por Roger Roca
In a free world, Perversión de lo gratuito
Por Santi Carrillo
Un día sin música (I), El IVA que va y viene
Por David Morán
Redes sociales, Adicciones severas
Por Santi Carrillo
CDs Rockdelux, Música de calidad y distinción
Por Santi Carrillo
LCD SOUNDSYSTEM, Viva la vida
Por Santi Carrillo
Arriba