USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
Sin paños calientes, Confesiones (de un crítico frustrante)

"Cuando decidí dejar de escribir por dinero, comencé a hacer cosas peores, también por dinero".

 

FREESTYLE (2012)

Sin paños calientes Confesiones (de un crítico frustrante)

Tras un concierto de Za!, Jesús Llorente reflexionó sobre el efecto que ciertos discos ejercen en quien escribe sobre música, algo mucho más complicado y con consecuencias más insospechadas que bailar sobre arquitectura... Sí, en efecto, continúa su caída libre hacia ¿la nada?

Lo que me gustaría decir es que, durante un concierto de Za!, se me fue la olla y aparecí por casa dos noches después sin chaqueta, sin cartera, sin llaves, con una botella pequeña de whisky de mini bar como único botín, la boca torcida, la mirada perdida. Una vez dentro, sentí vergüenza ajena al mirarme en un espejo. Me dije que, en el fondo, enfangarse en el arte de otros no es más que una excusa para dispararle con tirachinas al satélite que tú mismo has tenido a bien poner en órbita. Entre tanta basura cósmica hay metales preciosos. Hay alguien dispuesto a poner la otra mejilla y a entender lo incomprensible, a dejarte dormir en el otro lado de la cama, donde quizá ella dejó la bolsa de agua caliente, por si volvías.

Lo que quiero decir es que hay discos que me han dejado sin aliento, y sobre los que nunca he sabido decir nada. No sé distinguir una nota musical, desconozco todo lo que hay que saber sobre técnica, ritmo, compás, armonías, masterizar, ecualizar, lograr que una idea genial alcance cierto grado de inmortalidad por medio de un soporte que fije, aunque no dé esplendor.

 
Sin paños calientes, Confesiones (de un crítico frustrante)

"Admiro a todo aquel que se siente orgulloso de saber mitigar su fascinación por el arte".

 

Lo que digo es que cuando decidí dejar de escribir por dinero –pensemos en alguien que sabe que no ha estado a la altura terminando la biografía personalísima de su grupo favorito–, comencé a hacer cosas peores, también por dinero. Avergonzarme el doble para ganar la mitad. No merece la pena hablar de ello. Pero entonces tuve que volver, años más tarde, diez mil críticas después, sinónimos de adjetivos clavados en el corcho de la memoria.

Hay discos que pueden reseñarse con los ojos cerrados. Hay discos que te dejan sin dormir. Hay canciones que te hacen sentir en la sala de espera de la consulta de un oncólogo. Tu mente permanece abierta con la única idea de ofrecerte cobijo contra los elementos. Ojalá hubiese sido de otro modo. Admiro a todo aquel que se siente orgulloso de saber mitigar su fascinación por el arte. Me refiero al arte pop, algo supuestamente accesible y que desde su misma raíz sabe que no ha de andarse por las ramas. El chiste fácil es decir que entronca con una tradición que está ahí, que te pertenece, os habéis caído bien. Tronco, para mí escriben bien Nando Cruz, Víctor Lenore, Kiko Amat.

Una vez te atreves a juzgar el trabajo de otros, ya has quemado ciertos puentes, desechado las migas que podían ayudarte a volver atrás o a otro destino, quizá de vuelta a la inopia. Se trata, en fin, de un batiburrillo gracias al cual justificas criticar algo que no entiendes por completo. O en absoluto, pero a lo que necesitas aferrarte porque en realidad es lo único que sabes encajar. Como el puñetazo certero de un púgil del único combate no amañado en medio de una carrera inevitablemente corrupta.

Publicado en la web de Rockdelux el 27/9/2012
Etiquetas: 2010s, 2012, sociedad
Tráfico, El mito de Sísifo

FREESTYLE (2012)

Tráfico

El mito de Sísifo

Por Jesús Llorente
LA CASA AZUL, Arte menor en la fiesta mayor
Por Nando Cruz
MARK KOZELEK, Artista vs. persona
Por Víctor Trapero
Música y neurociencia, Emociones y necesidades
Por Ignacio Julià
Humo en el agua, Milagros del rock
Por Jaime Gonzalo
JON SAVAGE, Cuidar del espíritu adolescente
Por Aïda Camprubí
Krautopía artificial, La ficción del krautrock
Por Jaime Gonzalo
Todos somos bobos, Reificación burguesa
Por Jaime Gonzalo
Creem, Celulosa zombi

FREESTYLE (2017)

Creem

Celulosa zombi

Por Jaime Gonzalo
Volando por los aires, Esto podría ser el fin
Por Jesús Llorente
La revolución digital, El fin del mundo (conocido)
Por Ramon Llubià
NME, 66 años y dos días explicando el pop
Por Cesc Guimerà
PRINCE, La historia de un concierto imposible
Por Santi Carrillo
GINO PAOLI, Suena una armónica

FREESTYLE (2012)

GINO PAOLI

Suena una armónica

Por Nando Cruz
BOB DYLAN, Esto no es lo que parece
Por Jesús Llorente
MORENTE & MARIO PACHECO, Luz y dolor
Por Gabriel Núñez Hervás
TANGERINE DREAM, Música incidental (IX): Tensión celeste
Por Remate
LACH, El trovador a oscuras

FREESTYLE (2013)

LACH

El trovador a oscuras

Por Nando Cruz
Londres arde, tiembla Inglaterra, Pragmáticos y avariciosos
Por Ignacio Julià
SLEAFORD MODS, Mis cinco discos más odiados (por Jason Williamson)
Por Kiko Amat
BRUCE SPRINGSTEEN, La conferencia del año
Por Nando Cruz
Arriba