USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
STANLEY KUBRICK, Su universo cinematográfico

El mito Kubrick más allá del tiempo y el espacio.

 

EDIT (2018)

STANLEY KUBRICK Su universo cinematográfico

El CCCB barcelonés condensa todo el universo de Stanley Kubrick (1928-1999) en una exhibición que sirve para explorar un poco más, y desde distintos ámbitos (cine, fotografía, diseño, música), la trayectoria de uno de los autores más influyentes del pasado siglo, estricto con su obra y con el mundo que lo rodeaba. Hasta el 31 de marzo.

Una de las intenciones de la exposición sobre Stanley Kubrick, que puede verse hasta el 31 de marzo de 2019 en el Centre de Cultura Contemporània de Barcelona (CCCB), es manifestar que la centralidad e influencia del cineasta en la cultura actual sigue vigente. De entre los denominados directores clásicos, Alfred Hitchcock, por su modernidad formal y técnica, continúa siendo el más consensuado. De entre los realizadores de las siguientes generaciones lo es Kubrick. No es sencillo de explicar. No posee un universo homogéneo, ya que es difícil encontrar lazos de unión, más allá de la obsesión por el poder, entre “Senderos de gloria” (1957), “2001: Una odisea del espacio” (1968) o “La chaqueta metálica” (1987). Estéticamente, sus filmes son muy diversos: de la arquitectura noir de “Atraco perfecto” (1956) a la estructura laberíntica de “El resplandor” (1980), de la fotografía hiperrealista de “El beso del asesino” (1955) a la minuciosa reconstrucción de época de “Barry Lyndon” (1975). Sin embargo, Kubrick siempre tuvo éxito y lo tiene en la actualidad, sus películas se esperaban como verdaderos fenómenos y sus elecciones siempre suscitaban controversias: ¿Kubrick, un “autor”, adaptando a Stephen King, novelista de literatura popular? ¿Kubrick, un independiente, al mando de una superproducción como “Espartaco” (1960)? ¿Kubrick plegado a los intereses del star system al trabajar con la pareja Tom Cruise-Nicole Kidman en el que sería su última película, “Eyes Wide Shut” (1999)? ¿Kubrick suavizando a Nabokov en su versión de “Lolita” (1962)?

 
STANLEY KUBRICK, Su universo cinematográfico

Sue Lyon en “Lolita” (1962), la adaptación de Kubrick de Vladimir Nabokov.

 

Todo ello queda expuesto, manifestado y analizado, mediante alusiones o de forma más clara, en esta exposición que comenzó su andadura en 2004, promovida por el Deutsches Filmmuseum de Frankfurt, y que ya ha sido vista en ciudades como Seúl, Los Ángeles, París, Ámsterdam y Ciudad de México. En cada una de esas localidades, la exposición se ha adaptado al espacio e idiosincrasia del lugar. En el caso del CCCB, Jordi Costa, en labores de comisario, ha añadido al recorrido cronológico por la obra de Kubrick una serie de elementos de su relación con España (entrevistas con sus asistentes de dirección en “Espartaco” y con quienes se encargaron de los doblajes al castellano de sus últimos filmes: Carlos Saura, Mario Camus y Vicente Molina Foix), así como una charla con Keir Dullea, el astronauta que sobrevive a Hal 9000 en la odisea espacial. También es destacable el audiovisual situado en la primera sala de la exposición con el que Manuel Huerga, mediante centenares de imágenes distribuidas como pequeñas ventanas dentro de una gran pantalla, intenta desacralizar la imagen de Kubrick como artista encerrado en sí mismo, asocial, misántropo y enigmático.

La liturgia de toda exposición de estas características está respetada, de las fotografías en blanco y negro que hizo Kubrick en sus años de juventud para la revista ‘Look’ a las que realizó Weegee en el plató de “¿Teléfono rojo? Volamos hacia Moscú” (1964); de los utensilios, vestuario, maquetas, carteles y guiones anotados de sus películas –no falta el cuchillo y la máquina de escribir de “El resplandor” o el traje-simio de “2001”: los momentos esperados– a una sala de concepción muy original que condensa las fuentes consultadas cuando preparaba su filme sobre Napoleón Bonaparte. No hay rastro de todas aquellas cosas que Kubrick, celoso de su obra hasta límites obsesivos, decidió esconder para siempre, caso de la batalla de tartas de crema que filmó para el final de “¿Teléfono rojo?”, pero que decidió no montar.

CAMARÓN, Tiempo de leyenda
Por Santi Carrillo
KANYE WEST, El arte de la desmesura
Por Juan Manuel Freire
DANIEL DARC, Monstruo sagrado
Por Santi Carrillo
CLAUSTROFOBIA, El pop de BCN
Por Santi Carrillo
MANEL, Transversales artesanos populares
Por Santi Carrillo
LOU REED, Lou Reed, Lou Reed, Lou Reed
Por Santi Carrillo
PRINCE, El precipitado adiós del genio púrpura
Por Miquel Botella
BEYONCÉ, ¿Qué es peor, parecer celosa o loca?
Por Marta Salicrú
Jamboree, 365 días al año, dos pases al día
Por Roger Roca
KANYE WEST, La soledad del corredor de fondo
Por Santi Carrillo
Un día sin música (I), El IVA que va y viene
Por David Morán
PET SHOP BOYS, Mereciéndose esto y más
Por Santi Carrillo
Rockdelux 30 años, Gracias, lectores
Por Santi Carrillo
BARBARA, Varias mujeres en una
Por Vicenç Batalla
M83, Viernes noche, domingo mañana
Por Santi Carrillo
STROMAE, Formidable (sí), fort minable (no)
Por Santi Carrillo
EELS, Cosas que no deberían perderse
Por Santi Carrillo
Rockdelux 300, Especial con fotos
Por Santi Carrillo
LISABÖ, La catarsis

EDIT (2012)

LISABÖ

La catarsis

Por Santi Carrillo
JULIO BUSTAMANTE, Mundo prodigioso, de categoría
Por Santi Carrillo
MARK E. SMITH, La revuelta permanente
Por Quim Casas
Las elecciones griegas (I), O cómo asaltar el centro político
Por Diego Muro y Vicenç Batalla
Twin Peaks, Bienvenidos

EDIT (1991)

Twin Peaks

Bienvenidos

Por José Antonio Pérez
Arriba