USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
SWANS, El vidente visionario

Ilustración: Sonia Pulido

 

EDIT (2013)

SWANS El vidente visionario

La vuelta de Michael Gira a sus Swans fue una de las mejores noticias de los últimos tiempos. En disco y en directo. Su rock intenso, de otra época, los ha convertido en una de las joyas imbatibles de la oferta actual. No está nada mal para alguien que lleva desde 1982 enfrentándose a la música, chocando contra ella e impactando a sus oyentes con su actitud. Del ruido más terminal a la salmodia mántrica más turbadora, los Swans siguen siendo únicos. Santi Carrillo celebró el regreso de Gira a Swans en esta columna de opinión publicada tras el mazazo de “The Seer”.

La trayectoria de Swans se ha conformado, desde principios de los ochenta, a partir de células variables dirigidas por la mano firme de Michael Gira. Tres décadas después continúan impactando, como pudimos comprobar en sus impresionantes conciertos en el Primavera Sound 2011 y en el Primavera Club 2012 (volverán al Primavera Sound 2013).

“The Seer” (2012), disco del año para Rockdelux, fue la confirmación definitiva de la vuelta de un verdadero rock a la antigua usanza, con la máxima intensidad posible, ajeno a modas y tendencias, a pesar de la evidencia de un aire siniestro y del lamento gótico que lo acompaña. Porque esa música outsider, nihilista (aunque épica), visceral, salvaje, feroz, ruidista, repetitiva y angustiosa tiene un nombre y un pasado. El de Michael Gira, el hombre que surgió del underground de una Nueva York no wave en 1982 –después de una turbia época de formación itinerante– y encarriló su vocación hacia la performance y el arte extremo con un indudable instinto agresivo. Violencia y poder. Sadomasoquismo en sus inicios. Con polémica añadida en sus directos por su espíritu incendiario y de confrontación con el público, una provocación catártica que enaltecía los cuerpos y las ideas.

Compañero de generación de unos primigenios Sonic Youth, el hermético Gira se caracterizó por ser la parte oscura del post-punk más visceral, pero, a partir del doble álbum “Children Of God” (1987; el único disco de Swans editado en España: GASA), también por todo lo contrario: un intimismo inquietante propiciado por el trasvase de influencias con Skin, grupo paralelo con Jarboe, su antigua musa, amor y amante.

Desde entonces, Gira alterna el ruido más terminal y la salmodia mántrica más turbadora en una suerte de letanía fúnebre cantada por un predicador proveniente del mismo horno del infierno: la crispación y la serenidad alternándose en gemas largas, en forma de ola, que persiguen, a través de capas y capas de sonido, una definitiva y sagrada calma final. Por eso, con su pornografía auditiva sumando adeptos para la causa de ese rock sin artificios, sobrevuela la sensación de un Michael Gira convertido en un anticristo del rock que utiliza carnaza de profunda belleza para su sórdida música: sexo y religión, con el foco puesto en los siete pecados capitales, la muerte y la redención. Y también lirismo y amor puro con un cierto punto de iluminación mística.

Pararon en 1996. Y Gira se concentró en su sello Young God, donde ofreció púlpito a Devendra Banhart y desde donde tanteó el terreno con su grupo pastoral Angels Of Light para esta rehabilitación que ahora celebramos. Tras catorce años, la célula Swans se puso de nuevo en marcha en 2010 con “My Father Will Guide Me Up A Rope To The Sky”, disco espléndido que preparó el camino para esta gran obra que es “The Seer”. Escuchen, escuchen la voz profunda de Gira.

THE EX, Treinta años de leyenda
Por Santi Carrillo
Jamboree, 365 días al año, dos pases al día
Por Roger Roca
Contra la movida, Cazurros y superlistos
Por Santi Carrillo
EDWYN COLLINS, Cayendo y riendo
Por Santi Carrillo
DAVID BOWIE, Starman

EDIT (2016)

DAVID BOWIE

Starman

Por Santi Carrillo
Las elecciones griegas (I), O cómo asaltar el centro político
Por Diego Muro y Vicenç Batalla
STROMAE, Formidable (sí), fort minable (no)
Por Santi Carrillo
CHIQUITO DE LA CALZADA, Fuera de temporada
Por Joan Pons
TALKING HEADS, Imágenes con ritmo
Por Santi Carrillo
JOSÉ MOURINHO, El gran timo del rock’n’roll
Por Santi Carrillo
Sidecar, 30 años

EDIT (2013)

Sidecar

30 años

Por Santi Carrillo
LOQUILLO, A portagayola

EDIT (2016)

LOQUILLO

A portagayola

Por Santi Carrillo
ANTÒNIA FONT, Se acabó la magia
Por Santi Carrillo
Un día sin música (I), El IVA que va y viene
Por David Morán
Girls, Lena Dunham y las anti-riot grrrls
Por Santi Carrillo
MY BLOODY VALENTINE, If you want blood... you've got it
Por Santi Carrillo
PORTISHEAD, Un pasado que parece futuro
Por Santi Carrillo
BOB DYLAN, El mejor medio siglo de la historia
Por Santi Carrillo
MARK E. SMITH, La revuelta permanente
Por Quim Casas
House Of Cards, Kevin Spacey y Shakespeare en TV
Por Santi Carrillo
Revolcón municipal, No es la guerra, es la lucha de clases
Por Elena Cabrera
Arriba