USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

FREESTYLE (2018)

TANGERINE DREAM Música incidental (IX): Tensión celeste

Por Remate

Coincidiendo con el reciente concierto de Tangerine Dream en Barcelona (9 de noviembre, festival MIRA), Remate recuerda las incursiones en el terreno de las bandas sonoras del mítico grupo alemán en la novena entrega de su saga “Música incidental”, que se puede seguir aquí.

De los hermanos Safdie ya sabemos que no dan puntada sin hilo: la excelsa música de Daniel Lopatin, aka Oneohtrix Point Never, para “Good Time” (2017), electrónica barroca y desenfrenada, hace justicia a una película fastuosa. Joshua y Ben tienen cultura y respeto (si es que no es lo mismo) por el séptimo arte en el que emplean su tiempo. El género electrónico para musicar un thriller no es nada revolucionario en sí. No es una idea moderna de David Fincher en “La red social” (2010), donde la excelente banda sonora es obra de Trent Reznor y Atticus Ros. Fincher también conoce de sobra la historia del cine. Y ni siquiera es fruto del ingenio del gran Steven Soderbergh para su serie “The Girlfriend Experience”, donde el score (muy preciso, muy sintético) es de Shane Carruth. Soderbergh es otro cineasta cultivado que ha disfrutado ese registro muchas veces en películas de hace muchos años y lo trae brillantemente a sus ideas. Aquí en España la cultura musical cinematográfica y televisiva hay que cultivarla mucho; aún hay demasiadas lagunas, como en el mar Caspio. Así que, como nunca está de más repasar la historia y en algunos casos parece muy recomendable, apuntemos a uno de los tótems de esta fórmula tan evocadora: thiller + música electrónica = TANGERINE DREAM (“Carga maldita”, 1977). 

La banda alemana, surgida en los años sesenta, ha compuesto muchísimas bandas sonoras desde entonces hasta ahora (siguen muy activos). Y son un paradigma de inspiración y oficio. Pero ya en su primera incursión lograron un mecanismo perfecto de tensión celeste. Fue William Friedkin, el director de “El exorcista” (1973) –que había ganado el Óscar con su película anterior, “French Connection. Contra el imperio de la droga” (1971)–, quien les encargó el trabajo. Se trataba de un thriller, una adaptación de un excelente filme franco-italiano de 1953 dirigido por Henri-Georges Clouzot y titulado “El salario del miedo”, de mucho prestigio: Palma de Oro en Cannes, Oso de Oro en Berlín, Mejor Película en los BAFTA... Friedkin se inspiró en parte en la película original, pero en gran medida en la novela en la que se basó esta, del escritor Georges Arnaud. Y la tintó con su tono lóbrego, sorpresivo e inquietante. Parecen los adjetivos perfectos para la música de Tangerine Dream.

 
TANGERINE DREAM, Música incidental (IX): Tensión celeste

Tangerine Dream.

 

Las piezas de esta música incidental, muy espeleólogica, tienen una base armónica muy del gusto de Lou Reed: generalmente construida con un solo acorde (él decía que con dos “ya estás al límite, y con tres ya es jazz”), que van paulatinamente desgranando y expandiendo con la misma riqueza con la que un cielo estrellado no es ni exactamente negro ni exactamente oscuro, aunque esencialmente predomine el negro como idea más que como una coordenada de color. 

Notas pesadas monofónicas que oscilan de tonalidad como solo un sintetizador analógico puede hacer. Armonías indiscutiblemente menores incluso cuando no hay más que ruidos industriales que supuestamente hacen las voces simultáneas a esa nota tónica. Arpegios que subrayan esos tonos menores, pero no redundan en nada; son adornos paradójicamente siempre significativos y nada ornamentales. Ritmos sostenidos en una o dos notas que, cuando percuten, parece que partan en varios trozos el sonido y, por tanto, la nota se abra en dos, en tres o en múltiples notas. Clones o apéndices que, sin embargo, no suenan exactamente igual, sino muy parecido. Circulan alrededor del centro de la diana del sonido como el agua que cae en el desagüe. La instrumentación respira hondo, se escuchan nítidamente las pistas o ramas que componen cada arreglo. Es música sintetizada de cámara. No tiene una intención sinfónica sino psicológica: es una habitación simbólica donde se condensa la película. Si la historia de estos conductores hieráticos de camiones pesados en los que trasladan cartuchos de dinamita fuera un sonido, sería una única nota grave y profunda reflejada en un espejo que está reflejada en un espejo que está reflejada en un espejo...

Publicado en la web de Rockdelux el 14/11/2018
JOHN HUSTON, El pesimista socarrón
Por Ignacio Julià
El papel de la crítica, Se acabó el chollo
Por Ignacio Julià
Identidad y música, Reflexiones en el campus
Por Andrés García de la Riva
JASON MOLINA, Ya no será

FREESTYLE (2013)

JASON MOLINA

Ya no será

Por Jesús Llorente
Sin paños calientes, Confesiones (de un crítico frustrante)
Por Jesús Llorente
Los beneficios del dolor, Discos sobre la muerte
Por David S. Mordoh
VÀNOVA, Los años y los palos

FREESTYLE (2011)

VÀNOVA

Los años y los palos

Por David S. Mordoh
PULP, Tenía 15 años

FREESTYLE (1998)

PULP

Tenía 15 años

Por David S. Mordoh
Contraindicación en el rock, El color de mi pastilla
Por David S. Mordoh
Todos somos bobos, Reificación burguesa
Por Jaime Gonzalo
BOB DYLAN, Esto no es lo que parece
Por Jesús Llorente
Ideología y arte (I), Perdonen mi desfachatez
Por Fernando Alfaro
Seminario punk, Posgraduado en underground
Por Eloy Fernández Porta
GINO PAOLI, Suena una armónica

FREESTYLE (2012)

GINO PAOLI

Suena una armónica

Por Nando Cruz
LACH, El trovador a oscuras

FREESTYLE (2013)

LACH

El trovador a oscuras

Por Nando Cruz
Estanterías, A vueltas con la nostalgia
Por Jesús Llorente
Humo en el agua, Milagros del rock
Por Jaime Gonzalo
Brasil Today, “Vuelva usted mañana”
Por David S. Mordoh
Redes sociales, Menos “face” y más “book”
Por David S. Mordoh
Recuerdos, Fuimos felices aunque ya no me acuerde
Por Jesús Llorente
Volando por los aires, Esto podría ser el fin
Por Jesús Llorente
Arriba