×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
THE SMITHS, La luz, la luz

Ilustración: Sonia Pulido

 

EDIT (2014)

THE SMITHS La luz, la luz

Momentos Smiths con Santi Carrillo a partir de la publicación del libro recopilatorio de ensayos “The Smiths. Música, política y deseo”. Entre mayo de 1983 y septiembre de 1987, el cuarteto de Mánchester coronó la cumbre del pop con sus letras de nostalgia romántica y sus melodías emocionalmente poderosas. Por eso, sus rutilantes canciones eternas siguen brillando como el primer día.

Escucho las canciones de The Smiths, un disco tras otro, mientras leo las galeradas del suculento e interesante –aunque también irregular y a veces reiterativo– ensayo que, sobre diversos aspectos relacionados con lo que sugiere la obra del grupo de Mánchester, publicará Errata Naturae el 19 de mayo. Se trata de un análisis que cruza musicología, sociología, política, memorias, creación literaria y periodismo. Es una recopilación de textos, algunos escritos para la ocasión (los de Wendy Fonarow, Alex Niven, Fruela Fernández, Alberto Santamaría, Víctor Lenore, Nacho Vegas, Antonio Luque y Manu Ferrón) y otros (los de Jon Savage, Julian Stringer, Nabeel Zuberi, Nadine Hubbs, Joe Pernice y Simon Armitage) ya publicados anteriormente en inglés y ahora traducidos en este volumen subtitulado “Música, política y deseo”.

Que el ególatra divo Morrissey se convirtiese en una parodia de sí mismo no resta ningún mérito a las rutilantes canciones que, junto con Johnny Marr, publicó entre mayo de 1983 (el single “Hand In Glove”) y septiembre de 1987 (el álbum de despedida “Strangeways, Here We Come”). No ha sido superado todavía el cum laude en patetismo supremo y nostalgia romántica que mostró en solo cuatro años esta banda tan de los ochenta y, al mismo tiempo, musicalmente, tan contraria a los signos estéticos de esa década.

La insatisfacción del puritano Morrissey a causa de sus plegarias no atendidas, arpegiada por la mano maestra del brillante –y convencionalmente mesurado– Johnny Marr, cautivó por sus contumaces dosis de compromiso, tanto personal como social y artístico, y arrastró a una masa de fieles seguidores al altar de la devoción permanente. Una muestra de ello es este libro, en el que también se focalizan las contradicciones de un personaje solitario no especialmente compasivo, que se presentó puro en sus orígenes, ajeno a los excesos y la superficialidad, y acabó, como tantas otras estrellas, arrastrando al grupo, sin un atisbo de remordimiento, a una catastrófica pelea final.

En la iconografía mostrada en el fantástico diseño gráfico de sus portadas ya se vislumbraban muchas de las fijaciones del narcisista y casi siempre bocazas Morrissey: de la anhelada heroicidad de los grandes mitos que él idolatraba a la plasmación de una identidad inglesa basada en el realismo social que lo amamantó. Así, con sus letras carentes de género, su selecto y nihilista drama depurado, apto para el escapismo de todos los soñadores e inadaptados de cualquier ciudad de provincias, se convirtió en una mezcla iluminada de jangle pop, rockabilly, folk-rock, baladas señoriales, espíritu cabaretero, glam rock, pop-rock para las masas y, circunstancialmente, hasta disco-funk. Una música emocionalmente poderosa, con una especial voz singularmente afectada, que sigue palpitando todavía hoy con la misma intensidad, entre la sutileza y la violencia, que entonces.

(Se puede leer un extracto del libro aquí)

Fortunate Son, Ya hay sida para todos: blancos, negros, homos y heteros
Por Javier Pérez Andújar
Jamboree, 365 días al año, dos pases al día
Por Roger Roca
BOB DYLAN, El mejor medio siglo de la historia
Por Santi Carrillo
Un día sin música (II), Una de sangría
Por César Luquero y Pascual Egea
MANEL, Transversales artesanos populares
Por Santi Carrillo
Sidecar, 30 años

EDIT (2013)

Sidecar

30 años

Por Santi Carrillo
CARLOS ZANÓN, Soñada tinta sonora de rock
Por Santi Carrillo
DAVID BOWIE, Starman

EDIT (2016)

DAVID BOWIE

Starman

Por Santi Carrillo
Las elecciones griegas (I), O cómo asaltar el centro político
Por Diego Muro y Vicenç Batalla
ZYGMUNT BAUMAN, El sabio de la aldea líquida
Por Ramón Ayala
KANYE WEST, La soledad del corredor de fondo
Por Santi Carrillo
JAMES MURPHY & 2MANYDJS, Bailar “Despacio”
Por Santi Carrillo
PJ HARVEY, Palabras desde el frente
Por Santi Carrillo
KANYE WEST, El arte de la desmesura
Por Juan Manuel Freire
LOQUILLO, A portagayola

EDIT (2016)

LOQUILLO

A portagayola

Por Santi Carrillo
TALKING HEADS, Imágenes con ritmo
Por Santi Carrillo
BARBARA, Varias mujeres en una
Por Vicenç Batalla
PORTISHEAD, Un pasado que parece futuro
Por Santi Carrillo
CHARLES MANSON, Hijo de Nadie
Por Jaime Gonzalo
LISABÖ, La catarsis

EDIT (2012)

LISABÖ

La catarsis

Por Santi Carrillo
La tesis Rockdelux, Aquellos noventa indies
Por Asier Leoz
Arriba