×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
THE SMITHS, La luz, la luz

Ilustración: Sonia Pulido

 

EDIT (2014)

THE SMITHS La luz, la luz

Momentos Smiths con Santi Carrillo a partir de la publicación del libro recopilatorio de ensayos “The Smiths. Música, política y deseo”. Entre mayo de 1983 y septiembre de 1987, el cuarteto de Mánchester coronó la cumbre del pop con sus letras de nostalgia romántica y sus melodías emocionalmente poderosas. Por eso, sus rutilantes canciones eternas siguen brillando como el primer día.

Escucho las canciones de The Smiths, un disco tras otro, mientras leo las galeradas del suculento e interesante –aunque también irregular y a veces reiterativo– ensayo que, sobre diversos aspectos relacionados con lo que sugiere la obra del grupo de Mánchester, publicará Errata Naturae el 19 de mayo. Se trata de un análisis que cruza musicología, sociología, política, memorias, creación literaria y periodismo. Es una recopilación de textos, algunos escritos para la ocasión (los de Wendy Fonarow, Alex Niven, Fruela Fernández, Alberto Santamaría, Víctor Lenore, Nacho Vegas, Antonio Luque y Manu Ferrón) y otros (los de Jon Savage, Julian Stringer, Nabeel Zuberi, Nadine Hubbs, Joe Pernice y Simon Armitage) ya publicados anteriormente en inglés y ahora traducidos en este volumen subtitulado “Música, política y deseo”.

Que el ególatra divo Morrissey se convirtiese en una parodia de sí mismo no resta ningún mérito a las rutilantes canciones que, junto con Johnny Marr, publicó entre mayo de 1983 (el single “Hand In Glove”) y septiembre de 1987 (el álbum de despedida “Strangeways, Here We Come”). No ha sido superado todavía el cum laude en patetismo supremo y nostalgia romántica que mostró en solo cuatro años esta banda tan de los ochenta y, al mismo tiempo, musicalmente, tan contraria a los signos estéticos de esa década.

La insatisfacción del puritano Morrissey a causa de sus plegarias no atendidas, arpegiada por la mano maestra del brillante –y convencionalmente mesurado– Johnny Marr, cautivó por sus contumaces dosis de compromiso, tanto personal como social y artístico, y arrastró a una masa de fieles seguidores al altar de la devoción permanente. Una muestra de ello es este libro, en el que también se focalizan las contradicciones de un personaje solitario no especialmente compasivo, que se presentó puro en sus orígenes, ajeno a los excesos y la superficialidad, y acabó, como tantas otras estrellas, arrastrando al grupo, sin un atisbo de remordimiento, a una catastrófica pelea final.

En la iconografía mostrada en el fantástico diseño gráfico de sus portadas ya se vislumbraban muchas de las fijaciones del narcisista y casi siempre bocazas Morrissey: de la anhelada heroicidad de los grandes mitos que él idolatraba a la plasmación de una identidad inglesa basada en el realismo social que lo amamantó. Así, con sus letras carentes de género, su selecto y nihilista drama depurado, apto para el escapismo de todos los soñadores e inadaptados de cualquier ciudad de provincias, se convirtió en una mezcla iluminada de jangle pop, rockabilly, folk-rock, baladas señoriales, espíritu cabaretero, glam rock, pop-rock para las masas y, circunstancialmente, hasta disco-funk. Una música emocionalmente poderosa, con una especial voz singularmente afectada, que sigue palpitando todavía hoy con la misma intensidad, entre la sutileza y la violencia, que entonces.

(Se puede leer un extracto del libro aquí)

FRANK SINATRA, Papá cumple cien años
Por Salvador Catalán
Revolcón municipal, No es la guerra, es la lucha de clases
Por Elena Cabrera
JOSÉ MOURINHO, El gran timo del rock’n’roll
Por Santi Carrillo
MARK E. SMITH, La revuelta permanente
Por Quim Casas
EDWYN COLLINS, Cayendo y riendo
Por Santi Carrillo
PORTISHEAD, Un pasado que parece futuro
Por Santi Carrillo
MANEL, Transversales artesanos populares
Por Santi Carrillo
¿Música, trabajo?, Perseguidos por nuestra sombra
Por Adriano Galante y David García Aristegui
LEONARD COHEN, Bardo inmortal
Por Eduardo Guillot
Sexo, drogas y rock & roll, (Con perdón)
Por Santi Carrillo
Contra la movida, Cazurros y superlistos
Por Santi Carrillo
ANTÒNIA FONT, Se acabó la magia
Por Santi Carrillo
STROMAE, Formidable (sí), fort minable (no)
Por Santi Carrillo
House Of Cards, Kevin Spacey y Shakespeare en TV
Por Santi Carrillo
TALKING HEADS, Imágenes con ritmo
Por Santi Carrillo
LOQUILLO, A portagayola

EDIT (2016)

LOQUILLO

A portagayola

Por Santi Carrillo
PACO Y MANOLO, Behaviour

EDIT (2011)

PACO Y MANOLO

Behaviour

Por Santi Carrillo
CHIQUITO DE LA CALZADA, Fuera de temporada
Por Joan Pons
PET SHOP BOYS, Mereciéndose esto y más
Por Santi Carrillo
VIOLETA PARRA, Violeta del pueblo
Por Santi Carrillo
MY BLOODY VALENTINE, If you want blood... you've got it
Por Santi Carrillo
SWANS, El vidente visionario
Por Santi Carrillo
Arriba