×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
Twin Peaks, Bienvenidos

“En estos bosques hay algo siniestro y amenazador desde tiempos inmemoriales; los indios siempre lo han sabido”.

 

EDIT (1991)

Twin Peaks Bienvenidos

Ahora que “Twin Peaks” ha vuelto con fuerza después de casi treinta años, recuperamos un histórico Open de Rockdelux –el actual Edit– tan antiguo como revelador de la fiebre que se vivió entre nosotros a principios de la década de los noventa con la serie de David Lynch. José Antonio Pérez hablaba del “acontecimiento cinematográfico y televisivo del año”. Se publicó en la revista en enero de 1991, cuando la primera temporada de la serie de ABC, un piloto más siete episodios, había concluido en España (se emitió en Tele 5 entre el 15 y el 29 de noviembre de 1990) y el mito “Twin Peaks” empezaba a desplegar su misterio, sorpresa, confusión e… ¿incomprensión? Más sobre “Twin Peaks”, aquí.

El acontecimiento cinematográfico y televisivo del año. Venía de la mano de David Lynch y Mark Frost. Fascinante. Lynch nos regaló un piloto de casi dos horas que es una obra maestra en televisión, en el cine o donde sea. Después de verlo seguía en mí una sensación de desasosiego que paladeé lenta y cuidadosamente. Hacía tiempo que no me afectaba tanto una película. Dicen de lo sublime que es aquella belleza cuyo goce va acompañado de turbación. Gracias, David, por traer la turbación a mi alma. Julee Cruise seguía cantando aquella melodía sin forma solo para mí.

Luego vinieron los siete episodios (emitidos de dos en dos, menos el último) en los que Lynch ya no dirigía (bueno, lo hizo también en el capítulo tres). La sensación no fue tan fuerte. Evidentemente la calidad había bajado, pero ya no se podía evitar que el espíritu malsano y deformador de David Lynch acompañara la imagen más inocua de “Twin Peaks”. “En estos bosques hay algo siniestro y amenazador desde tiempos inmemoriales; los indios siempre lo han sabido”, comenta muy por lo bajo el sheriff al agente Cooper. Y me acordé de Lovecraft, y de sus pueblos perdidos entre las montañas incultas, siempre a merced de horrores innombrables.

Parte de ese ambiente tenso de la serie viene de esa sensación constante de amenaza oculta sobre Twin Peaks. Y esas continuas reticencias… Constantemente pensamos en que por debajo de ese pueblo hermoso y apacible del que se va enamorando el agente Cooper hay todo un submundo siniestro y mezquino, en el que inocentes y anodinas muchachas de instituto se convierten en prostitutas de vocación. ¿Qué nuevos horrores y surrealismos nos depara la siguiente secuencia? Y el símbolo-tótem del retrato de una infantil Laura Palmer presidiéndolo todo.

La polémica llega cuando una pistola inesperada acribilla sin piedad nuestras esperanzas de saber quién es el asesino de Laura. ¡Pam¡ ¡Pam¡ ¡Pam¡… “Continuará”.

Sorpresa. Confusión. Muchas gentes se sienten estafadas, entre ellas dudosas celebridades culturales de este país: Rosa Montero, Pilar Miró, Manuel Gutiérrez Aragón… Juran. Vituperan. Claman en los diarios. Se ha jugado con ellas. Ha habido propaganda engañosa. ¿Será que realmente lo único que interesaba a estas personas supuestamente amantes del cine era saber quién mató a Laura Palmer? No, “Twin Peaks” no es la historia de una investigación criminal. Esa es solo la excusa para una descripción lenta, detallista, subjetiva hasta el esperpento de un microcosmos. Y la hipnótica música de Angelo Badalamenti ilustrándolo todo sutilmente pero sin dar respiro. La duración es lo de menos. La muerte de Laura Palmer no tiene importancia (¿os acordáis de otra “Laura” famosa?). Si la serie no acaba tras ocho episodios, ¿no es un regalo? Si se ha jugado con nosotros, ¿no ha sido un juego fascinante? ¿No buscamos siempre esa sorpresa de la que carecen la mayoría de series de TV, absolutamente cantadas desde el principio? Las características de “Twin Peaks”, centradas en la atmósfera y la exposición de personajes, la hacen impredecible. Cualquier personaje es prescindible y puede ser eliminado; o, por el contrario, ¿quién nos garantiza que Laura Palmer no aparezca de un momento a otro porque no esté realmente muerta? ¿Y si la prima no es tal prima? Tal caos argumental no se había dado desde los seriales de Feuillade.

“Twin Peaks” no es “Falcon Crest”. Utiliza los elementos del folletín, pero cuestionándolos y ridiculizándolos continuamente. En el fondo es una broma exquisita, como los filmes de Cocteau… y además se entiende. Un agente del FBI que elimina sospechosos tirando piedras a una botella y que se pasea por los pasillos dictándole instrucciones a una invisible secretaria, ese vídeo de Laura y ese ojo que revela en sus reflejos lo que nadie quiere decir, esa impresionante secuencia onírica… ¿A quién le importa que yo matara a Laura Palmer?

PRINCE, El precipitado adiós del genio púrpura
Por Miquel Botella
Revolcón municipal, No es la guerra, es la lucha de clases
Por Elena Cabrera
ZYGMUNT BAUMAN, El sabio de la aldea líquida
Por Ramón Ayala
LCD SOUNDSYSTEM, Viva la vida
Por Santi Carrillo
TALKING HEADS, Imágenes con ritmo
Por Santi Carrillo
DAVID BOWIE, Starman

EDIT (2016)

DAVID BOWIE

Starman

Por Santi Carrillo
VIC CHESNUTT, La pena máxima
Por Santi Carrillo
PJ HARVEY, Poesía en escena
Por Santi Carrillo
VIOLETA PARRA, Violeta del pueblo
Por Santi Carrillo
La tesis Rockdelux, Aquellos noventa indies
Por Asier Leoz
PET SHOP BOYS, Mereciéndose esto y más
Por Santi Carrillo
MY BLOODY VALENTINE, If you want blood... you've got it
Por Santi Carrillo
El poder de las canciones, Pop del siglo XX
Por Santi Carrillo
FRANK SINATRA, Papá cumple cien años
Por Salvador Catalán
LEONARD COHEN, El último vals
Por Santi Carrillo
Redes sociales, Adicciones severas
Por Santi Carrillo
THIS HEAT, La música de un escape de gas
Por Elías Martínez Viejo
Un día sin música (II), Una de sangría
Por César Luquero y Pascual Egea
SWANS, El vidente visionario
Por Santi Carrillo
JULIO BUSTAMANTE, Mundo prodigioso, de categoría
Por Santi Carrillo
KANYE WEST, El arte de la desmesura
Por Juan Manuel Freire
CLAUSTROFOBIA, El pop de BCN
Por Santi Carrillo
Arriba