×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
Un día sin música (II), Una de sangría

¿Espectáculos sin público?

 
 

EDIT (2015)

Un día sin música (II) Una de sangría

Asolada por la crisis, buena parte de la ciudadanía española asume desde 2012 la subida del IVA, ese impuesto ubicuo que, en el caso de los conciertos, se triplicó. Los efectos del incremento han mermado la cuenta de promotores, salas, oficinas de contratación, proveedores técnicos y artistas. El 20 de mayo de 2015 se convocó la protesta “Un día sin música”, apostando por la elocuencia del silencio. César Luquero habló con algunos implicados en la gestión cultural para conocer su opinión, y Pascual Egea, presidente de la Asociación de Promotores Musicales (APM), razonó en el texto que puede leerse debajo los motivos de esta “huelga de la música ”. Más sobre el incremento del 8% al 21% del IVA, aquí.

(Se puede leer la primera parte aquí)

El último informe de facturación de la APM –la Asociación de Promotores Musicales, integrada por 41 empresas especializadas en la organización de conciertos– invitaba a una lectura en positivo, aunque no estaba exento de matices. En 2014 sus socios generaron más dinero que en ejercicios precedentes –un 9,76% más, 173 millones de euros en total–, pero la cifra distaba mucho de ser satisfactoria y confirmaba el estancamiento del sector.

En el comunicado, los promotores subrayaban que la subida del IVA aprobada por el gobierno de Mariano Rajoy –en vigor desde septiembre de 2012, pasó del 8% al 21% para esta actividad económica– era uno de los principales obstáculos a su crecimiento. El pasado 19 de febrero, ocho asociaciones del sector, incluida la APM, convocaban “Un día sin música”. La idea es dejar en silencio las salas de conciertos de todo el país para exigir la bajada del impuesto. El tipo aplicado en España en este sector es el más alto de toda la zona euro.

La reclamación de un IVA reducido para productos y servicios culturales no es cosa nueva. Noemí Planas, gerente de la UFI –Unión Fonográfica Independiente–, expone la postura de la asociación española de sellos indies y recuerda que esa demanda está en su programa desde el primer día. “Todos los bienes y servicios culturales deberían ser elegibles para un IVA reducido y no debería haber diferencias entre los mismos en su formato físico o digital”, declara, antes de explicar cómo se amplía el campo de batalla: “Hemos realizado acciones en Bruselas, que al fin y al cabo son los que tienen la potestad de cambiar el sistema actual del impuesto. [El Ministro de Hacienda] Montoro puede moverse dentro de los márgenes que le permite la Directiva del IVA, pero no bajar por su cuenta el tipo de los discos al 4% o el de los servicios digitales, porque eso la legislación europea actual no lo permite”.

En el gremio de la hostelería reina el descontento. Los datos servidos por Javier Olmedo –gerente de La Noche en Vivo, asociación madrileña de salas de conciertos que cuenta con 49 afiliados– son para echarse a llorar. “El doble incremento en más de un 150% del IVA a la hostelería y a los espectáculos junto con el impacto de la crisis ha provocado que más del 70% de empresas estén en números rojos y el cierre de cerca del 20% de las mismas”, revela. “En La Noche en Vivo”, continúa, “hemos pasado de programar 12.000 conciertos a 10.000 anuales”. Su asociación, entre las convocantes de “Un día sin música”, exige la bajada del IVA al 4% apelando al siguiente fundamento: “La cultura debe ser considerada como primerísima necesidad por un Gobierno que quiera representar a ciudadanos más libres y responsables”.

Para Carlos Mariño, jefe de Spanish Bombs, veterana oficina de representación artística que cuenta en su plantel con Los Enemigos, Fangoria, Lori Meyers o Delorean, todo son señales. “[Tener el IVA más alto de la Zona Euro] es síntoma de que al Gobierno no le cae muy bien el sector del mundo del espectáculo. Es evidente que hay cierto sabor a venganza por parte del Partido Popular, porque en lugar de una mayor recaudación han conseguido el efecto contrario, algo que todos sabíamos, empezando por ellos. Cuanto más pequeño sea nuestro sector, más contentos van a estar. No tiene otra explicación para mí”. La subida del gravamen le ha obligado a replantear giras y ha mermado sus ingresos, abocándole a hacer números: “La subida no la hemos repercutido en el precio de las entradas, sino que la hemos asumido”.

Cantante, guitarrista y compositora, Ainara LeGardon combina su trabajo artístico con la docencia, impartiendo cursos sobre autogestión y propiedad intelectual. También ha sido promotora de conciertos. Tiene claro que “la cultura, sin distinguir un concierto de un libro, es un bien de primera necesidad como cualquier alimento básico del ser humano y contribuye a crear ciudadanos formados, con capacidad para la reflexión, pero, claro, tal vez esto no les interese demasiado a algunos”. Lo que no sabe aún es si secundará la convocatoria del 20 de mayo: “Si finalmente decido hacerlo, seguiré disfrutando de la música como cualquier otro día, porque la música no solo se escucha. Se siente de muchas maneras y nos acompaña de infinitas formas. Y ese hecho, afortunadamente, no hay quien lo regule, ni lo prohíba, ni lo ordene”.

Rockdelux se puso en contacto con el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte a primeros de marzo, poco después de que cuajara el rumor de una posible bajada al 10%. La intención era preguntar al Secretario de Estado de Cultura, José María Lassalle, por todos estos asuntos. Su gabinete de comunicación alegó que todo lo que tenía que decirse al respecto por parte del ejecutivo ya estaba dicho, invitándonos a tirar de hemeroteca. Al cierre de este número, el 18 de marzo, leíamos nuevos titulares –atribuidos a la candidata popular a la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, y a la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal– especulando con la reducción del impuesto. Este año se celebrarán en España elecciones municipales, autonómicas y generales. César Luquero

 

20-M: Paramos para poder seguir

¿Qué sentido tiene parar la música durante todo un día? Quitarnos los auriculares, esperar a mañana para ir a un concierto y convivir solo con la banda sonora de la rutina diaria. Diría que es un despropósito, pero a esto nos ha llevado la actual política cultural de nuestro país.

En una sola legislatura han castigado a la música –y al resto de artes– con una subida del IVA de trece puntos. Del 8 al 21%, casi de la noche a la mañana. Un porcentaje desproporcionado y sin igual en toda la zona euro que nos ha debilitado enormemente, pero que, sobre todo, ha perjudicado al espectador.

Poco importa que el sector de la música en vivo perdiera casi un 30% de su facturación en el primer año de “ivazo” cultural. Tampoco importan las cientos de empresas que han tenido que cerrar o las miles de personas que han perdido su trabajo, o el hecho de que, con esta medida, el Gobierno no haya logrado mejorar la recaudación a través de la cultura. Ni todos los conciertos y artistas que ya nos hemos perdido y que, irremediablemente, nos perderemos en el futuro...

Y mucho menos las pocas opciones que tenemos de traer las grandes giras internacionales, que se limitan a una o dos fechas, si es que se deciden a pasar por España. ¿Y las bandas medianas y emergentes? Seguramente, las más afectadas. Los promotores andamos constantemente en el filo de la navaja, por lo que las apuestas de riesgo se han reducido casi a cero. Los espectadores se están quedando sin las grandes estrellas y sin la opción de descubrir nuevas propuestas. Un panorama desolador que nos condena a tener un páramo musical en los próximos años. Si no suena la música... ¡Qué más les da!

Por eso, el 20 de mayo viviremos “Un día sin música”, para que en el futuro pueda seguir sonando. Pascual Egea

LISABÖ, La catarsis

EDIT (2012)

LISABÖ

La catarsis

Por Santi Carrillo
LOU REED, Lou Reed, Lou Reed, Lou Reed
Por Santi Carrillo
VIOLETA PARRA, Violeta del pueblo
Por Santi Carrillo
Twin Peaks, Bienvenidos

EDIT (1991)

Twin Peaks

Bienvenidos

Por José Antonio Pérez
JAMES MURPHY & 2MANYDJS, Bailar “Despacio”
Por Santi Carrillo
EDWYN COLLINS, Cayendo y riendo
Por Santi Carrillo
PET SHOP BOYS, Mereciéndose esto y más
Por Santi Carrillo
KANYE WEST, El arte de la desmesura
Por Juan Manuel Freire
LOQUILLO, A portagayola

EDIT (2016)

LOQUILLO

A portagayola

Por Santi Carrillo
Revolcón municipal, No es la guerra, es la lucha de clases
Por Elena Cabrera
CARLOS ZANÓN, Soñada tinta sonora de rock
Por Santi Carrillo
Rockdelux 30 años, Especial 300 discos
Por Santi Carrillo
JOSÉ MOURINHO, El gran timo del rock’n’roll
Por Santi Carrillo
MANEL, Transversales artesanos populares
Por Santi Carrillo
PRINCE, El precipitado adiós del genio púrpura
Por Miquel Botella
PACO Y MANOLO, Behaviour

EDIT (2011)

PACO Y MANOLO

Behaviour

Por Santi Carrillo
¿Música, trabajo?, Perseguidos por nuestra sombra
Por Adriano Galante y David García Aristegui
Las elecciones griegas (II), Evripidis Sabatis
Por Iván Carballido
Fortunate Son, Ya hay sida para todos: blancos, negros, homos y heteros
Por Javier Pérez Andújar
Girls, Lena Dunham y las anti-riot grrrls
Por Santi Carrillo
Rockdelux 300, Especial con fotos
Por Santi Carrillo
House Of Cards, Kevin Spacey y Shakespeare en TV
Por Santi Carrillo
Arriba