USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
WikiLeaks, Julian Assange contra Obama

Ilustración: Pepo Pérez

 

MANIFESTO! (2011)

WikiLeaks Julian Assange contra Obama

El controvertido Julian Assange no es un periodista, es un agitador para los periodistas... Eso argumentó Vicenç Batalla en este artículo publicado en Rockdelux en febrero de 2011. Hablamos del fenómeno WikiLeaks y de la polémica figura de su creador, Julian Assange. Y aquí añadimos el bonus extra de un vídeo que parodia toda la trama WikiLeaks y sus efectos colaterales. Este controvertido caso abrió un debate ético todavía sin resolver. ¿Héroe o villano?

La aparición de un fenómeno como WikiLeaks era necesaria. La red debe ser neutral como acceso libre para todos los internautas, pero los contenidos no lo son y desaprovechar la oportunidad de entrar en esos agujeros que deja el poder, antes de que los vuelva a cerrar, es la gran suerte de internet. El control de la información es un arma utilizada desde siempre por los gobiernos bajo el falso concepto de secreto de Estado. En realidad, es el secreto de las maniobras del poder a espaldas de los ciudadanos. En cada caso, puede estar justificado mantener una cierta discreción para conseguir desatascar un conflicto político. Pero el abuso del secreto de Estado da lugar a guerras, mercaderes de armas y comisionistas, intereses inconfesables, cobertura de líderes corruptos y olvido de poblaciones diezmadas. Y, como consecuencia, el descrédito de los periodistas.

La reacción ante las revelaciones del australiano Julian Assange, como cabeza visible de WikiLeaks, es una prueba. Ha recibido las acusaciones de terrorista, anarquista e incluso se ha pedido su cabeza desde diferentes sectores de una democracia como Estados Unidos. La administración de Barack Obama se ha encontrado en un dilema después de que, solamente hace un año, la secretaria de Estado, Hillary Clinton, abogara por el máximo de transparencia en la red en países como China. El proceso judicial en el que se halla inmerso Assange por dos presuntas violaciones en Suecia refleja el grado de penetración al que pueden llegar algunas autoridades para tratar de aniquilar al enemigo en la más pura tradición de las novelas de espías.

La personalidad de Assange también ayuda a ello. Es inteligente, hábil y megalómano. Las condiciones necesarias para afrontar un reto como el suyo: convertirse en el Robin Hood del ciberespacio. Aunque por el camino deje víctimas colaterales en antiguos socios que le acusan de haber personalizado y jerarquizado un proyecto que, inicialmente, tenía una configuración horizontal. La pregunta es si este proyecto hubiera llegado donde ha llegado sin una figura como la suya, que tiene un aura de estrella de rock. El rey de los geeks, los antiguos nerds.

 
WikiLeaks, Julian Assange contra Obama

Julian Assange, el enigma WikiLeaks. Su personalidad también ayuda: es inteligente, hábil y megalómano.

 

La circunstancia de que el soldado Bradley Manning guardara miles de documentos sobre la guerra en Irak, que sustrajo de ordenadores durante su misión, en un archivo con el nombre de Lady Gaga para despistar, no hace sino aumentar la leyenda. Lo que hay detrás, de todos modos, es lo que cuenta. Manning, recluido en una base en Estados Unidos, se enfrenta a una pena de cincuenta y dos años de prisión. Assange se transformó definitivamente en un enemigo de Estados Unidos cuando se encargó personalmente de montar las imágenes que le había pasado Manning donde se ve a militares norteamericanos riendo y disparando desde un helicóptero, en Bagdad, contra una veintena de civiles desarmados.

El documento se presentó en Reikiavik, en abril pasado, con la colaboración del periodista islandés Kristin Hrafnsson, que ha pasado a ser su portavoz. A Hrafnsson le censuraron en 2009 un reportaje en la televisión nacional donde denunciaba la corrupción de los dirigentes del primer banco de su país, a partir de informaciones reveladas por WikiLeaks. La reciente debacle financiera de Islandia ha llevado a la bancarrota al país donde todo era moderno.

El periplo de Assange está plagado de osadías y huidas. Empezó con un colectivo de hackers en Melbourne llamado International Subversives. Creó en su país el servidor alternativo Suburbia. En 2006, publicó el ensayo “La conspiración como gobierno” y abrió WikiLeaks como lanzador de alarmas, que se nutre de informadores anónimos a los que Assange preserva a través de un elaborado sistema de criptología.

El primer país del que tuvo que salir por piernas fue Kenia, en 2007, cuando difundió los papeles que probaban la tortura y el asesinato de centenares de opositores por parte de la policía del expresidente Daniel Arap Moi. Luego, ha continuado con el manual de guardias de Guantánamo, más documentos sobre Irak y Afganistán y los telegramas de las embajadas estadounidenses, como prolongación de los servicios secretos de este país. Entre la selección hecha a finales del año pasado por los diarios ‘Le Monde’, ‘The New York Times’, ‘The Guardian’, ‘Der Spiegel’ y ‘El País’, también hay abundante material sobre las relaciones con España.

 
WikiLeaks, Julian Assange contra Obama

La verdad está ahí... dentro. El impacto mediático de WikiLeaks, lanzador de alarmas que agitan el periodismo.

 

Así nos enteramos de que el exembajador Eduardo Aguirre, como fiel servidor de los deseos de George W. Bush, se dedicaba a impedir que la investigación por la muerte del cámara de televisión José Couso en el hotel Palestina de Bagdad fuera más lejos. Y, en eso, contaba con la colaboración de la fiscalía española y varios ministros del gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero. Deseosos de restablecer los lazos con Washington, Zapatero y la ministra Carme Chacón no tenían inconveniente en ofrecer una ampliación de la base militar de Rota, aunque había que sacar todo este tema “del foco de los medios de comunicación”. No fuera que supiéramos la verdad.

Pero el ejemplo más inmediato de cómo la verdad puede hacer caer imperios que parecían intocables, y protegidos por las cancillerías occidentales, es el de la dictadura de Ben Alí en Túnez. En los documentos de WikiLeaks, los propios diplomáticos norteamericanos calificaban el régimen de Ben Alí y a la familia de su esposa Leila Trabelsi de corruptos y sátrapas. El trabajo de los blogueros, las redes sociales y los activistas en este país hizo el resto, después de la autoinmolación de un joven licenciado en paro a mediados de diciembre. Hasta la huida de Ben Alí, el 14 de enero, el presidente francés, Nicolas Sarkozy, apoyaba al hombre que ordenó disparar contra los manifestantes en la calle. El cargo de secretario de la Unión para el Mediterráneo (UpM), con sede en Barcelona, corresponde a un burócrata tunecino como acuerdo al que había llegado Sarkozy con Ben Alí. Por eso, la UpM no sale de su marasmo.

Julian Assange no es un periodista. Es un agitador para los periodistas. Como lo son iniciativas paralelas del tipo ProPublica, The Bureau Of Investigative Journalism u OpenLeaks, el nuevo sitio que preparan los antiguos socios de Assange. Le toca a cada uno juzgar si él es el personaje del año o si el título le corresponde a Mark Zuckerberg, el joven millonario de Facebook. Otra forma de ver el capitalismo.

 

Rap humorístico: 'The Juice News' con Robert Foster. Ingeniosa parodia de una trama periodística que ha generado debate.

 
La cultura no es un lujo, Contra la subida del IVA
Por Rockdelux
Rusia, Entre “Diciembre” y “Octubre”
Por Àngel Ferrero
Madrid Arena, Criminalización de la música electrónica
Por Víctor Lenore
JORGE VERSTRYNGE, El extraño viaje
Por Julián García
Primavera Árabe, A ritmo de hip hop
Por Kiko Helguera
Minimúsica, La otra música infantil
Por Núria Muntaner
Megaupload, Batalla por el control de la cultura
Por Roberto Herreros
CÉSAR STRAWBERRY, Palabras entre rejas
Por David Saavedra
UbuWeb, Arte en un clic

MANIFESTO! (2011)

UbuWeb

Arte en un clic

Por Kenneth Goldsmith
ADA COLAU, La batalla cotidiana

MANIFESTO! (2013)

ADA COLAU

La batalla cotidiana

Por Gemma Tramullas
Google / YouTube, Los 8.000 elegidos
Por David García Aristegui
Ciutat morta, El caso 4-F

MANIFESTO! (2015)

Ciutat morta

El caso 4-F

Por Xavier Cervantes
¿Machismo en el indie?, Objetivemos
Por Santi Carrillo
Cierre de CD.Drome, El tsunami sigiloso
Por Nando Cruz
11-S, El americano herido

MANIFESTO! (2001)

11-S

El americano herido

Por John Carlin
Escándalo Bankia, El 15-M arrincona a Rodrigo Rato
Por Víctor Lenore
Flamenco, Premios para la crisis

MANIFESTO! (2011)

Flamenco

Premios para la crisis

Por Lucía Flores
No callaremos, El miedo es el mensaje
Por David Saavedra
Myspace, Pros y contras

MANIFESTO! (2007)

Myspace

Pros y contras

Por Víctor Lenore
ALEIX SALÓ, En la crisis con humor
Por Julián García
Red Bull Music Academy, Intercambio musical
Por Davide Bortot
Arriba