USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 
AMY HEMPEL, Cuentos completos
 

LIBRO (2009)

AMY HEMPEL Cuentos completos

Seix Barral

A enmarcar en la nueva literatura norteamericana entre la lírica preciosista de pulso firme de la genial y altamente recomendable Grace Paley y la retórica desgarrada (a veces experimental y a veces tiernamente realista, pero siempre sorprendente) de Miranda July (quien también ejerce como artista multimedia y músico, editando discos para Kill Rock Stars), Amy Hempel se descubre como una autora de calidad superior y, hoy por hoy, imprescindible para cualquiera con un mínimo interés en saber qué se cuece en las esferas de la alta literatura (y no por ello pedante, aburrida o de difícil comprensión) contemporánea.

Nacida en 1951 en Chicago, domina el lenguaje de forma sutil y con enorme precisión (no en vano, además de escritora, es anatomista forense), dotando a las frases cortas de una importancia vital para que esa concreción resulte crucial en la descripción y la carga –tanto visual como emocional– de cada imagen y cada detalle. Quizá por esa obsesión por lo minimalista, el crítico Robert Towers la definió como “precisionista” (que busca lo hermoso en cada palabra). Y por ello en su escritura, aunque resulte asequible y natural, nada es improvisado. Su técnica es impecable y milimétrica, pero nunca es fría.

¿Y de qué va “Cuentos completos” (“The Collected Stories Of Amy Hempel”, 2006; Seix Barral, 2009)? Pues de muchas cosas y muy complicadas de resumir, porque tan importante es lo que pasa como la manera en que se describen las reflexiones de sus personajes, sus vidas, sus triunfos, sus miserias y sus quehaceres diarios. Por sus páginas pasean los relatos de diferentes mujeres y muy diversos temas desde un punto de vista femenino y universal, pero con una perspectiva original que, aunque no teme meter el dedo en la llaga cuando resulta preciso, no se olvida de algo tan saludable como aplicar un oportuno y siempre inteligente toque de humor (a veces negro, otras amable, pero nunca soez o estúpido).

Para terminar, si es que todavía no se han decidido a leer este prodigio de literatura demoledora, adictiva y de calidad extraordinaria, les dejo una frase que he leído en no sé dónde: “Hempel te convierte en mejor lector”. Más no se puede decir.

CLARENCE COOPER JR., La Escena
Por David Morán
OWEN JONES, Chavs: La demonización de la clase obrera
Por Víctor Lenore
DON DeLILLO, Punto omega

LIBRO (2010)

DON DeLILLO

Punto omega

Por Juan Manuel Freire
JULIO BUSTAMANTE, Dos novelas
Por David Morán
CARLOS ZANÓN, Yo fui Johnny Thunders
Por Kiko Amat
NICK HORNBY, Juliet, desnuda
Por David Morán
JEFFREY EUGENIDES, La trama nupcial
Por Ruben Pujol
DOMINICK DUNNE, Una temporada en el purgatorio
Por Juan Cervera
EMMETT GROGAN, Ringolevio

LIBRO (2017)

EMMETT GROGAN

Ringolevio

Por Aïda Camprubí
STEPHANIE VAUGHN, Alfa, Bravo, Charlie, Delta
Por Marcos Gendre
TED LEWIS, La ley de Carter
Por Marcos Gendre
KIKO AMAT, Antes del huracán
Por David Morán
FÉLIX ROMEO, Amarillo

LIBRO (2008)

FÉLIX ROMEO

Amarillo

Por Jesús Llorente
ROBERTO BOLAÑO, 2666

LIBRO (2004)

ROBERTO BOLAÑO

2666

Por Sílvia Pons
VIRGINIE DESPENTES, Vernon Subutex 1
Por Juan Cervera
GEORGE PLIMPTON, El hombre que estuvo allí
Por David Morán
VIRGINIE DESPENTES, Vernon Subutex 2
Por David Morán
JAMES ELLROY, Perfidia

LIBRO (2015)

JAMES ELLROY

Perfidia

Por David Morán
DONALD RAY POLLOCK, El banquete celestial
Por David Morán
CORMAC McCARTHY, La carretera
Por Miguel Martínez
OSAMU DAZAI, Indigno de ser humano
Por Juan Cervera
SHALOM AUSLANDER, Lamentaciones de un prepucio
Por JuanP Holguera
Arriba