USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 
BRET EASTON ELLIS, Suites imperiales
 

LIBRO (2010)

BRET EASTON ELLIS Suites imperiales

Mondadori

Vuelve el superpijo en “Imperial Bedrooms” (2010). O eso parece: ahí está, por ejemplo, esa papilla made in Oliver Stone con el retorno a los retoños de “Wall Street”. O esta (digámoslo ya: innecesaria) continuación de “Menos que cero” (1985) que Bret Easton Ellis (Los Ángeles, 1964) se ha sacado de la manga sin que nadie se lo pidiese (o sí: su contable). Ellis retoma su tropa de guiñapos humanos un cuarto de siglo después para intentar mostrar que siguen igual de desorientados para establecer eso que llamamos relaciones humanas. Clay, instalado en Nueva York, vuelve a Los Ángeles para cerrar los trámites de producción de una película –ahora es guionista de éxito– y en su desidia existencial vuelve a cruzarse con Blair, Julian, Trent, Rip y otros jóvenes y bellos –ya menos, claro– que adornaron las páginas de “Menos que cero” con drogas duras, sexo igualmente duro y una comezón vital que los tenía en constante tensión con los juegos de la muerte.

Si ese debut funcionó es porque supo capturar el angst de una generación y una clase social perdida en los oropeles de sus privilegios, reflejo de los excesos hipercapitalistas y de las carencias consustanciales a la “humanidad”. Y lo hizo con una prosa de factura minimalista, descriptiva y “vacía” que le iba como anillo al dedo para retratar a unos personajes perennemente instalados sobre el, sí, vacío. Pero lo que entonces sonaba a revelación en esta secuela resuena a desidia, dejadez y oportunismo.

Los vaivenes de Clay, paranoico y todavía colgado de su amada Blair, pretenden encuadrarse en un leve thriller habitado por productores sin escrúpulos, camellos decrépitos, starlettes dispuestas a todo y, para reírse, narcotraficantes fronterizos aparentemente ligados al negocio de las snuff movies. Todo muy manido, deslavazado y obvio, sin la mala leche que le habría echado, por ejemplo, Chuck Palahniuk (por no hablar de Dennis Cooper). ¿Glacial? Sí, en el peor sentido del término: prosa congelada para personajes-monigote que ni siquiera merecen nuestra compasión o desprecio. Muy, muy mal.

Etiquetas: 2010
RICHARD YATES, Vía revolucionaria
Por Sílvia Pons
VIRGINIE DESPENTES, Vernon Subutex 3
Por David Morán
JOE PERNICE, Esta canción me recuerda a mí
Por David Morán
MICHEL HOUELLEBECQ, El mapa y el territorio
Por Eduardo Guillot
AMÉLIE NOTHOMB, Ordeno y mando
Por Juan Cervera
STEPHANIE VAUGHN, Alfa, Bravo, Charlie, Delta
Por Marcos Gendre
JEFFREY EUGENIDES, La trama nupcial
Por Ruben Pujol
MARLON JAMES, Breve historia de siete asesinatos
Por David Morán
PHILIP ROTH, La humillación
Por Juan Cervera
ALI ESKANDARIAN, Sexo, exilio y rock and roll
Por Juan Cervera
NIKOLÁI LILIN, Educación siberiana
Por David Morán
BERNARD QUIRINY, Cuentos carnívoros
Por Juan Cervera
JIM DODGE, No se desvanece

LIBRO (2017)

JIM DODGE

No se desvanece

Por Luis Costa
JAVIER VALDEZ CÁRDENAS, Malayerba. La vida bajo el narco
Por Juan Cervera
HARRY CREWS, Cuerpo

LIBRO (2011)

HARRY CREWS

Cuerpo

Por Juan Cervera
JULIO BUSTAMANTE, Dos novelas
Por David Morán
NAMI MUN, Lejos de ninguna parte
Por Juan Cervera
ROBERTSON DAVIES, El quinto  en discordia
Por Gerardo Sanz
HARUKI MURAKAMI, Tokio Blues
Por Sílvia Pons
SHALOM AUSLANDER, Lamentaciones de un prepucio
Por JuanP Holguera
MATTHEW WEINER, Absolutamente Heather
Por Quim Casas
NICK HORNBY, Juliet, desnuda
Por David Morán
Arriba