USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 
CLARENCE COOPER JR., La Escena
 

LIBRO (2016)

CLARENCE COOPER JR. La Escena

Sajalín

No hace falta irse muy lejos, ni siquiera hay que abandonar la misma estancia editorial –ahí están, por ejemplo, “Réquiem por un sueño” o “Los reyes del jaco”– para encontrar demoledoras e inquietantes novelas protagonizadas por la droga y sus alrededores. “La Escena” (“The Scene”, 1960; Sajalín, 2016), sin embargo, es otra cosa. Un demoledor chute de realismo sucio y mugre urbana que retrata con inquietante maestría el portentoso declive de ese barrio-vertedero de una ciudad sin nombre en el que todo el mundo intenta ajustarse al papel que le ha caído en desgracia. Porque en La Escena, con las calles dominadas por el Pánico y los yonquis deambulando como zombis moribundos, ni siquiera el Hombre, el todopoderoso señor de la droga, está a salvo. 

Está claro que el malogrado Clarence Cooper Jr. (1934-1978), a quien la heroína se llevó a la tumba, sabía de lo que hablaba. No hay más que seguir con los ojos como platos ese demencial diálogo que Davis, policía veterano y yonqui emocional de La Escena, mantiene con ese pimpollo “diplomado” que le acaban de colocar de compañero a cuenta de la terminología politoxicómana –“¿sabes algo de potro? ¿De merca? ¿Qué me dices de la grifa? ¿Sabes qué es un equipo? ¿Una caleta?”– para comprobar hasta qué punto el infierno personal del de Detroit era algo dolorosamente real y atrozmente palpable.

Es por eso que “La Escena”, publicada originalmente en 1960 y sepultada en el olvido tras una serie de libros que aniquilaron las aspiraciones de Cooper de convertirse en el Nelson Algren afroamericano, se presenta con el falso disfraz de novela más o menos procedimental, de brigada de narcóticos jugando al gato y al ratón con yonquis y narcotraficantes, para acabar revelándose como descarnado y ardiente retrato de ese abismo que se abre entre chute y chute.

Los diálogos queman, las descripciones abruman por su aterradora naturalidad y el ambiente general de derrota impregna unas páginas que los personajes sortean como buenamente pueden mientras caen y tropiezan en busca de la siguiente dosis. Ni siquiera aquellos que parecen ajenos a los mecanismos de La Escena resultan indemnes ante el gris plomizo de unas calles que aniquilan cualquier noción de bondad y maldad. Porque aquí no hay lecciones ni preguntas: solo un autor retratando al carboncillo un paisaje interior infestado de demonios.

RICHARD FORD, Acción de Gracias
Por Sílvia Pons
NIKOLÁI LILIN, Educación siberiana
Por David Morán
HARUKI MURAKAMI, Tokio Blues
Por Sílvia Pons
THOMAS PYNCHON, Vicio propio
Por Gerardo Sanz
BERNARD QUIRINY, Cuentos carnívoros
Por Juan Cervera
ANNE WIAZEMSKY, La joven

LIBRO (2008)

ANNE WIAZEMSKY

La joven

Por Juan Cervera
VIRGINIE DESPENTES, Vernon Subutex 2
Por David Morán
JIM DODGE, No se desvanece

LIBRO (2017)

JIM DODGE

No se desvanece

Por Luis Costa
JOE PERNICE, Esta canción me recuerda a mí
Por David Morán
SHALOM AUSLANDER, Lamentaciones de un prepucio
Por JuanP Holguera
JONATHAN FRANZEN, Las correcciones
Por Sílvia Pons
NICK HORNBY, Juliet, desnuda
Por David Morán
NAMI MUN, Lejos de ninguna parte
Por Juan Cervera
COLSON WHITEHEAD, El ferrocarril subterráneo
Por David Morán
ALI ESKANDARIAN, Sexo, exilio y rock and roll
Por Juan Cervera
DAVE EGGERS, Zeitoun

LIBRO (2010)

DAVE EGGERS

Zeitoun

Por David Morán
FÉLIX ROMEO, Amarillo

LIBRO (2008)

FÉLIX ROMEO

Amarillo

Por Jesús Llorente
CARL FRODE TILLER, Cerco

LIBRO (2016)

CARL FRODE TILLER

Cerco

Por Oriol Rodríguez
JONATHAN COE, El número 11
Por David Morán
CRISTINA MORALES, Lectura fácil
Por David Morán
Arriba