USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 
DENNIS LEHANE, Ese mundo desaparecido
 

LIBRO (2017)

DENNIS LEHANE Ese mundo desaparecido

Salamandra

Los volúmenes de la trilogía Coughlin pueden leerse de forma independiente y en el orden que uno desee. “Ese mundo desaparecido” ("World Gone By", 2015; Salamandra, 2017) es una forma segura de engancharse a ella, así como de entrar en el turbio universo Lehane, en el que no suele haber verdaderos héroes ni verdaderos villanos. En el gris está el equilibrio.

Situada diez años después de la acción de “Vivir de noche” (2012), “Ese mundo desaparecido” presenta a Joe Coughlin, hombre de negocios del que se rumorea, con buen ojo, que no ha abandonado sus viejas actividades de gánster; y es que busca a dos enemigos: al asesino que quiere acabar con su vida y, de paso, a quien sea que lo ha contratado.

La trama puramente criminal, en la que Coughlin no muestra demasiada compasión, se combina con escenas de ternura, como en las muestras de afecto del antihéroe hacia su hijo Thomas. Mientras le acaricia la cabeza, Joe piensa: “Tendrás muchas dudas sobre mí cuando te hagas mayor, pero nunca sentirás que te faltó amor, cariño o compañía”.

Los personajes de Dennis Lehane no son bloques pétreos ni figuras de una pieza, sino entidades ricas y complejas, igual que una escritura siempre vívida con un inigualable oído para el diálogo. No es de extrañar que cine y televisión se hayan rendido a él: mientras uno lee conversaciones y pasa páginas, puede acabar montándose una película perfecta en su cabeza.

Pequeño spoiler: la película acaba de la forma más triste, que en este caso es decir de la mejor manera y de la más sobrenatural. Stephen King, como ya viene siendo habitual desde hace siglos, tenía razón; calificó el desenlace de “demoledor”.

TED LEWIS, La ley de Carter
Por Marcos Gendre
NAMI MUN, Lejos de ninguna parte
Por Juan Cervera
JUNOT DÍAZ, Así es como la pierdes
Por David Morán
VIRGINIE DESPENTES, Vernon Subutex 2
Por David Morán
PATRICK MODIANO, La hierba de las noches
Por Juan Cervera
DAVE EGGERS, Zeitoun

LIBRO (2010)

DAVE EGGERS

Zeitoun

Por David Morán
ALEKSANDR CHUDAKOV, El abuelo
Por Juan Cervera
DON DeLILLO, Punto omega

LIBRO (2010)

DON DeLILLO

Punto omega

Por Juan Manuel Freire
CLARENCE COOPER JR., La Escena
Por David Morán
KATE TEMPEST, Cuando la vida te da un martillo
Por David Morán
JAVIER VALDEZ CÁRDENAS, Malayerba. La vida bajo el narco
Por Juan Cervera
BRET EASTON ELLIS, Suites imperiales
Por Juan Cervera
ALI ESKANDARIAN, Sexo, exilio y rock and roll
Por Juan Cervera
CORMAC McCARTHY, La carretera
Por Miguel Martínez
BERNARD QUIRINY, Cuentos carnívoros
Por Juan Cervera
ZADIE SMITH, Tiempos de swing
Por David Morán
SHALOM AUSLANDER, Lamentaciones de un prepucio
Por JuanP Holguera
NICKOLAS BUTLER, El corazón de los hombres
Por Juan Manuel Freire
HARUKI MURAKAMI, Tokio Blues
Por Sílvia Pons
JONATHAN COE, El número 11
Por David Morán
EDITH PEARLMAN, Visión binocular
Por David Morán
Arriba