USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 
DON DeLILLO, Punto omega
 

LIBRO (2010)

DON DeLILLO Punto omega

Seix Barral

¿Le gustaría “Perdidos” a Don DeLillo (Nueva York, 1936)? Si tenemos en cuenta su última novela, no parece descabellado, no solo porque la idea que le da título y, en parte, forma –ese punto alto de la evolución de la consciencia creado por Pierre Teilhard de Chardin– también fuese capital en la historia y la estructura de la discutida serie, en ella vía Flannery O’Connor. También está el caso de que “Punto omega” (“Point Omega”, 2010) es una novela que lanza preguntas al aire sin devolver la respuesta –a veces, la resolución fácil es sinónimo de mediocridad– y juega la carta de la ambigüedad, la fascinación emotiva y la incertidumbre.

Lo que separa a ambas obras es que, mientras “Perdidos” acabó siendo una serie de personajes, la novela de Don DeLillo es ante todo de ideas. Ideas enormes, resonantes, a montones; tantas como en el tomo de “Submundo” (1997), pese a ser una obra breve. La relación primero complicada y después incluso paterno-filial que se desarrolla entre un “intelectual de defensa” y el documentalista en busca de su retrato es solo una excusa del autor para elucubrar, con prosa fluida e hipnótica, en torno a la imposibilidad de agarrar la verdad, conocer el mundo o conocernos a nosotros mismos, tratar de describir la vida verdadera, aquella que se esconde en momentos de pánico meditativo solo comprensibles para sus protagonistas.

Como principio y final, llamando a la necesidad de trascender superficies (“ver lo que hay, finalmente mirar y saber que está uno mirando, sentir el paso del tiempo, estar vivo a lo que ocurre en los más pequeños registros del movimiento”), está esa descripción magnética del “24 Hour Psycho” de Douglas Gordon, obra videográfica que pasó por el MOMA neoyorquino en 2006. Las palabras de DeLillo en “Punto omega” pueden resonar tan largamente en la cabeza del lector como las imágenes, veloces o detenidas, milimétricas, del filme de Hitchcock. Así de grande es el alcance de este libro: un monumento al lenguaje y el pensamiento.

Etiquetas: 2010
TED LEWIS, La ley de Carter
Por Marcos Gendre
OSAMU DAZAI, Indigno de ser humano
Por Juan Cervera
NIKOLÁI LILIN, Educación siberiana
Por David Morán
VIRGINIE DESPENTES, Vernon Subutex 2
Por David Morán
NACHO VEGAS, Reanudación de las hostilidades
Por Juan Cervera
SHALOM AUSLANDER, Lamentaciones de un prepucio
Por JuanP Holguera
JONATHAN FRANZEN, Las correcciones
Por Sílvia Pons
KATE TEMPEST, Cuando la vida te da un martillo
Por David Morán
PHILIP ROTH, La humillación
Por Juan Cervera
DON WINSLOW, El poder del perro
Por Juan Cervera
DONALD RAY POLLOCK, El banquete celestial
Por David Morán
ALICE MUNRO, Mi vida querida
Por David Morán
JULIO BUSTAMANTE, Dos novelas
Por David Morán
JUAN PABLO VILLALOBOS, No voy a pedirle a nadie que me crea
Por David Morán
FÉLIX ROMEO, Amarillo

LIBRO (2008)

FÉLIX ROMEO

Amarillo

Por Jesús Llorente
STEWART HOME, Memphis Underground
Por Laura Sangrà
KENT ANDERSON, El sol verde
Por David Morán
BERNARD QUIRINY, Cuentos carnívoros
Por Juan Cervera
PATRICK MODIANO, La hierba de las noches
Por Juan Cervera
ANNE WIAZEMSKY, La joven

LIBRO (2008)

ANNE WIAZEMSKY

La joven

Por Juan Cervera
JUNOT DÍAZ, Así es como la pierdes
Por David Morán
Arriba