USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 
GEORGE PLIMPTON, El hombre que estuvo allí
 

LIBRO (2015)

GEORGE PLIMPTON El hombre que estuvo allí

Contra

No es tan conocido, al menos en España, como los venerados Tom Wolfe, Hunter S. Thompson, Norman Mailer y Gay Talese, pero George Plimpton (Nueva York, 1927-2003) bien podría haber sido la variable siempre cambiante de lo que un día conocimos como Nuevo Periodismo. Una manera más o menos genérica de hablar de ese reporterismo narrativo fuertemente anclado en la literatura al que Plimpton añadió una jugosa derivada: el periodismo “participativo”. Una suerte de gonzo en versión light a la que el también editor de ‘The Paris Review’ dio forma mientras cultivaba todo tipo de excentricidades –de las fastuosas fiestas a su obsesión por los fuegos artificiales– y se convertía en un “profesional aficionado”.

Porque Plimpton, seductor y aventurero a partes iguales, cruzó todas las barreras imaginables para jugar partidos profesionales de béisbol o sumarse a la Filarmónica de Nueva York para tocar (mal, fatal) el triángulo. Y no solo eso: vivió para contarlo. De ahí que la gracia, claro, no esté en verle sudar la gota gorda mientras recibe una proverbial bronca de Leonard Bernstein, sino en cómo contaba después en publicaciones como ‘Sports Illustrated’, ‘Esquire’ y ‘Harper’s’ unas hazañas que se recuperan ahora con el título de “El hombre que estuvo allí” (“The Best Of Plimpton”, 1990; Contra, 2015).

He aquí, pues, una espléndida colección de crónicas repletas de humor, elegancia y entusiasmo que barnizan de sensibilidad el periodismo deportivo y se mueven con idéntica soltura entre retratos de Norman Mailer y Hunter S. Thompson, cenas “trofeo” en el restaurante Elaine’s o partidas de herradura con George Bush.

JUAN PABLO VILLALOBOS, No voy a pedirle a nadie que me crea
Por David Morán
VICENÇ PAGÈS JORDÀ, Los jugadores de whist
Por Ruben Pujol
DON WINSLOW, El poder del perro
Por Juan Cervera
JONATHAN COE, El número 11
Por David Morán
WELLS TOWER, Todo arrasado, todo quemado
Por Juan Manuel Freire
JAVIER VALDEZ CÁRDENAS, Malayerba. La vida bajo el narco
Por Juan Cervera
CARLOS ZANÓN, Yo fui Johnny Thunders
Por Kiko Amat
OSAMU DAZAI, Indigno de ser humano
Por Juan Cervera
JAMES ELLROY, Perfidia

LIBRO (2015)

JAMES ELLROY

Perfidia

Por David Morán
BRET EASTON ELLIS, Suites imperiales
Por Juan Cervera
DAVE EGGERS, Zeitoun

LIBRO (2010)

DAVE EGGERS

Zeitoun

Por David Morán
EDITH PEARLMAN, Visión binocular
Por David Morán
SHALOM AUSLANDER, Lamentaciones de un prepucio
Por JuanP Holguera
DOMINICK DUNNE, Una temporada en el purgatorio
Por Juan Cervera
JONATHAN SHAW, Narcisa

LIBRO (2016)

JONATHAN SHAW

Narcisa

Por Juan Cervera
RICHARD YATES, Vía revolucionaria
Por Sílvia Pons
EDWARD BUNKER, La fábrica de animales
Por Eduardo Guillot
TED LEWIS, La ley de Carter
Por Marcos Gendre
NACHO VEGAS, Reanudación de las hostilidades
Por Juan Cervera
EMMETT GROGAN, Ringolevio

LIBRO (2017)

EMMETT GROGAN

Ringolevio

Por Aïda Camprubí
CRISTINA MORALES, Lectura fácil
Por David Morán
Arriba