USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 
HARRY CREWS, El cantante de gospel
 

LIBRO (2012)

HARRY CREWS El cantante de gospel

Acuarela & A. Machado

Nadie como Harry Crews (1935-2012), el auténtico working class hero de la literatura estadounidense de culto, para convertir la lectura en una turbulenta experiencia, en un agitado viaje del que uno sale un poco más magullado de lo que ha entrado. Y si “Cuerpo” (1990; Acuarela & A. Machado, 2011), primera novela de Crews que se tradujo al castellano, ya le removía a uno las tripas con su grotesco y voraz retrato de la sociedad estadounidense, “El cantante de gospel” (“The Gospel Singer”, 1968; en España, 2012), implacable estreno literario, viene a confirmar la valía del de Bacon County como cronista de las miserias y espeleólogo de la inmundicia humana. En su primera novela, creada después de alistarse en los Marines, perder un hijo ahogado, divorciarse y obsesionarse cada vez más con la escritura, Harry Crews ya dejó grabado a fuego y machetazos el mapamundi de lo que sería su obra literaria. A saber: freaks y basura blanca. Humor delirante y gente abollada suspirando por la redención. Rabia, desesperación y mentira. Miseria sureña y la huida como único movimiento posible.

De todo esto anda sobrada una novela que uno lee con los dientes apretados y un nudo en el estómago y en la que Crews pone su primera piedra, un pedrusco del tamaño del Everest, a partir de la historia de un cantante de gospel convertido en ídolo semidivino que regresa a Enigma, pueblucho dejado de la mano de Dios que espera su llegada como la del mismísimo ídem. Y así, con esta suerte de parábola desenfocada del regreso del hijo pródigo, Crews construye un relato tenso y vibrante, mordaz y al mismo tiempo compasivo, salpicado de fanatismo religioso, falsas apariencias, familias disfuncionales, sexo desalmado y brutalidad. Personas (aparentemente) normales transformadas en seres desalmados y freaks como epítome de la normalidad. O, como aseguraba el propio Crews, “gente haciéndolo lo mejor que pueden con los materiales que tienen a la mano; a veces actuando con honor, a veces sin él”. Un salvaje y demoledor puñetazo en el centro mismo de la existencia humana rematado por uno de los finales más salvajes que leerán en mucho tiempo. Imprescindible.

(Se puede leer un extracto del libro aquí)

DOMINICK DUNNE, Una temporada en el purgatorio
Por Juan Cervera
JULIO BUSTAMANTE, Dos novelas
Por David Morán
CORMAC McCARTHY, La carretera
Por Miguel Martínez
JAMES ELLROY, Perfidia

LIBRO (2015)

JAMES ELLROY

Perfidia

Por David Morán
WELLS TOWER, Todo arrasado, todo quemado
Por Juan Manuel Freire
ANNE WIAZEMSKY, La joven

LIBRO (2008)

ANNE WIAZEMSKY

La joven

Por Juan Cervera
CARLOS ZANÓN, Yo fui Johnny Thunders
Por Kiko Amat
DON DeLILLO, Punto omega

LIBRO (2010)

DON DeLILLO

Punto omega

Por Juan Manuel Freire
JAMES SALTER, Todo lo que hay
Por Juan Cervera
ALI ESKANDARIAN, Sexo, exilio y rock and roll
Por Juan Cervera
EMMETT GROGAN, Ringolevio

LIBRO (2017)

EMMETT GROGAN

Ringolevio

Por Aïda Camprubí
JONATHAN FRANZEN, Libertad

LIBRO (2011)

JONATHAN FRANZEN

Libertad

Por Ruben Pujol
GEORGE PLIMPTON, El hombre que estuvo allí
Por David Morán
ALICE MUNRO, Mi vida querida
Por David Morán
AMY HEMPEL, Cuentos completos
Por JuanP Holguera
ROBERTSON DAVIES, El quinto  en discordia
Por Gerardo Sanz
MARLON JAMES, Breve historia de siete asesinatos
Por David Morán
HARUKI MURAKAMI, Tokio Blues
Por Sílvia Pons
J. R. MOEHRINGER, El bar de las grandes esperanzas
Por Gerardo Sanz
DONALD RAY POLLOCK, El banquete celestial
Por David Morán
DON WINSLOW, El poder del perro
Por Juan Cervera
Arriba