USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 
JAMES SALTER, Todo lo que hay
 

LIBRO (2014)

JAMES SALTER Todo lo que hay

Salamandra

En la última recta de su vida –cumplió 89 años el pasado 10 de junio–, James Salter (Nueva York, 1925) está saboreando las mieles de un éxito más o menos masivo que hasta ahora se le resistía. Encasillado en ese difuso margen que lo señala como “escritor de escritores”, el autor de obras como “Años luz” (1975) y “La última noche” (2005) entrega su primera novela en más de treinta años (sus volúmenes posteriores a 1979 fueron colecciones de relatos y memorias) en lo que se presupone que es su testamento narrativo.

Como en la mayor parte de su obra, en la escritura de Salter se une la experiencia personal con la ficción más elaborada; en este caso, no es fácil desprenderse de la idea de que Philip Bowman, el protagonista de “Todo lo que hay” (“All That Is”, 2013; Salamandra, 2014), es un álter ego del escritor: aquí se refleja su paso por la Segunda Guerra Mundial, su devenir universitario, su intensa vida social alrededor del mundo... Convertido, por accidente, en editor de éxito, el recorrido vital de Bowman y la intensa relación con las mujeres que van dejando huella en su vida es también un termómetro que sirve para medir los cambios sociales durante el siglo XX y un magnífico tratado sobre las relaciones familiares, el azar de encuentros determinantes, el deseo sexual, la traición sentimental y el sedimento de los recuerdos.

En menos de cuatrocientas páginas, “Todo lo que hay” encapsula, con su prosa de elegancia infinita, las enfrentadas palpitaciones de un hombre mientras recorre, con voracidad y sorpresa, el río de la vida, una vida de la que Salter ha querido dejar constancia para que no se desvanezca en el agujero negro de los sueños. Objetivo cumplido: este libro, sabio y sereno, atrapa al lector sin esfuerzo, con una naturalidad que es patrimonio exclusivo de los grandes clásicos. Salter lo es.

MARIANA ENRIQUEZ, Los peligros de fumar en la cama
Por Juan Cervera
ALI ESKANDARIAN, Sexo, exilio y rock and roll
Por Juan Cervera
ROBERTO BOLAÑO, 2666

LIBRO (2004)

ROBERTO BOLAÑO

2666

Por Sílvia Pons
VIRGINIE DESPENTES, Vernon Subutex 2
Por David Morán
EDITH PEARLMAN, Visión binocular
Por David Morán
WELLS TOWER, Todo arrasado, todo quemado
Por Juan Manuel Freire
RICHARD FORD, Acción de Gracias
Por Sílvia Pons
DOMINICK DUNNE, Una temporada en el purgatorio
Por Juan Cervera
NIKOLÁI LILIN, Educación siberiana
Por David Morán
MICHEL HOUELLEBECQ, El mapa y el territorio
Por Eduardo Guillot
JEFFREY EUGENIDES, La trama nupcial
Por Ruben Pujol
JOE PERNICE, Esta canción me recuerda a mí
Por David Morán
NACHO CARRETERO, Fariña

LIBRO (2015)

NACHO CARRETERO

Fariña

Por Oriol Rodríguez
KENT ANDERSON, El sol verde
Por David Morán
JULIO BUSTAMANTE, Dos novelas
Por David Morán
JONATHAN FRANZEN, Las correcciones
Por Sílvia Pons
RICHARD YATES, Vía revolucionaria
Por Sílvia Pons
SIMON ROY, Mi vida en rojo Kubrick
Por Álvaro García Montoliu
NAM LE, El barco

LIBRO (2010)

NAM LE

El barco

Por David Morán
CLARENCE COOPER JR., La Escena
Por David Morán
EMMETT GROGAN, Ringolevio

LIBRO (2017)

EMMETT GROGAN

Ringolevio

Por Aïda Camprubí
RICHARD BRAUTIGAN, Un general confederado de Big Sur
Por David Morán
THOMAS PYNCHON, Vicio propio
Por Gerardo Sanz
Arriba