Cargando...
 

PELÍCULA (2009)

JASON REITMAN Up In The Air

Por Joan Pons

 

George Clooney es el hombre que nos roba las mujeres, que cantaba Albert Pla. Incluso diría más: es el hombre al que dejamos que nos robe las mujeres. Porque nos cae simpático, porque su porte es incontestable, porque no puede parar de seducir. El rotundo atractivo de este actor es parte fundamental en el dibujo del personaje que encarna en “Up In The Air” (2009; en España, 2010). Ryan Bingham es un profesional como la copa de un pino de un oficio detestable: despedir a gente por encargo. Con la balanza de su carácter totalmente descompensada a favor del individualismo y en detrimento de la empatía, Bingham se pasa su vida de “club elite” entre aeropuertos, asientos de clase Business y suites de hotel.

Gracias a la magnética elegancia de Clooney, durante buena parte de la película el modelo de vida de este personaje parece también un modelo de triunfo. Una opción solitaria y alienadora, sí, pero muy preferible a las responsabilidades, dependencias y dolores de cabeza de la institución familiar. Luego, el argumento de “Up In The Air” avanza cual fábula capriana y resulta que quizás este planteamiento vital no es tan envidiable. Entonces, al final, ¿qué? ¿Es mejor el modelo tradicional? ¿Es esa la lección de la película?

Jason Reitman, a tenor de las tres películas que ha dirigido hasta la fecha –“Gracias por fumar” (2005), “Juno” (2007) y esta–, es un moralista. Le salva (quien lo quiera salvar, claro) que es un moralista con gama de grises. O al menos eso parece mientras se contemplan sus películas (una vez acaban y les das cuatro vueltas, ya es otra historia). El sermón queda amortiguado, acaso confuso, acaso disfrazado, tras el llamativo aspecto formal de sus dramedys de tercera vía, entre lo indie domado y lo mainstream enrarecido. Por eso, le reconocemos valentía para diagnosticar nuevas enfermedades del mundo civilizado... pero cobardía a la hora de tratarlas.

 

“Up In The Air” o el llamativo aspecto formal de un “dramedy” de tercera vía, entre lo indie domado y lo “mainstream” enrarecido.

 
QUENTIN TARANTINO, Django desencadenado
Por Alejandro G. Calvo
JOEL COEN & ETHAN COEN, A propósito de Llewyn Davis
Por Desirée de Fez
BEN AFFLECK, The Town (Ciudad  de ladrones)
Por Juan Manuel Freire
MATT REEVES, Déjame entrar (Let Me In)
Por Julián García
ENRIQUE URBIZU, No habrá paz para los malvados
Por Eduardo Guillot
CHRISTOPHER NOLAN, El caballero oscuro
Por Quim Casas
PAUL GREENGRASS, Green Zone (Distrito protegido)

PELÍCULA (2010)

PAUL GREENGRASS

Green Zone...

Por Alejandro G. Calvo
CASEY AFFLECK, I'm Still Here

PELÍCULA (2010)

CASEY AFFLECK

I'm Still Here

Por Ricardo Aldarondo
JOANN SFAR, Gainsbourg (Vida de un héroe)
Por Quim Casas
WIM WENDERS, Pina

PELÍCULA (2011)

WIM WENDERS

Pina

Por Ramón Ayala
DAVID CRONENBERG, Un método peligroso
Por Alejandro G. Calvo
MARTIN SCORSESE, Infiltrados

PELÍCULA (2006)

MARTIN SCORSESE

Infiltrados

Por Hilario J. Rodríguez
PEDRO ALMODÓVAR, Los amantes pasajeros
Por Beatriz Martínez
JACQUES AUDIARD, De óxido y hueso
Por Alejandro G. Calvo
DAVID FINCHER, La red social

PELÍCULA (2010)

DAVID FINCHER

La red social

Por Quim Casas
GUILLAUME CANET, Pequeñas mentiras sin importancia
Por Desirée de Fez
KATHRYN BIGELOW, En tierra hostil
Por Juan Manuel Freire
MALIK BENDJELLOUL, Searching For Sugar Man
Por Ricardo Aldarondo
PEDRO ALMODÓVAR, La piel que habito
Por Eulàlia Iglesias
APICHATPONG WEERASETHAKUL, Uncle Boonmee recuerda sus vidas pasadas
Por Gerard Casau
TERRENCE MALICK, El árbol de la vida
Por Alejandro G. Calvo
TOM DiCILLO, When You're Strange

PELÍCULA (2009)

TOM DiCILLO

When You're Strange

Por Ricardo Aldarondo
JAIME CHÁVARRI, El desencanto

PELÍCULA (1976)

JAIME CHÁVARRI

El desencanto

Por Lope Serrano
Arriba