×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
JOAQUÍN REYES, Chanante

“Durante catorce años he estado oyendo hip hop y me he saturado. Ahora tiro más al country”, aseguraba en 2006 Joaquín Reyes, entonces director y protagonista de ‘La Hora Chanante’.

 
 

ENTREVISTA (2006)

JOAQUÍN REYES Chanante

En mayo de 2011, el polifacético Joaquín Reyes estrenó en Rockdelux sus ‘Obituarios de Chichinabo’, una página mensual donde da rienda suelta a sus fantasías sobre músicos falsos en una combinación peculiar de dibujo y texto. Si eres fan suyo, o sientes curiosidad por él, aquí puedes leer este cara a cara vintage con Víctor Lenore para la antigua sección de Rockdelux Truco o Trato: Reyes triunfaba con ‘La Hora Chanante’, programa mensual de humor que se emitió entre febrero de 2002 y noviembre de 2006 en Paramount Comedy (en total, cincuenta episodios repartidos en cinco temporadas). En este encuentro, Reyes nos habló de sus grupos y de sus cómicos favoritos.

“Me llamo Joaquín Reyes. Nací en Albacete en 1974. En todo lo que he hecho he usado siempre el humor. En Cuenca, en la universidad, tenía el Grupo Ácaro con Enrique Borrajeros (fue teclista de Mercromina e hizo la sintonía y muchas músicas de ‘La Hora Chanante’, el programa de televisión que dirigió Joaquín Reyes en Paramount Comedy). Había profesores de Bellas Artes que nos veían como unos payasos. No creo que pudiera hacer algo totalmente en serio, pero en ‘La Hora Chanante’ tenemos más pretensiones que en otros programas, digamos del tipo ‘Agitación + Iva’. Nos gusta incluir influencias cinematográficas, musicales, artísticas... Este año tengo el proyecto de una novela gráfica sobre cómo se hace el programa. Me apetece muchísimo. Podría renunciar a salir en la tele, en serio, pero no a dibujar. Sinceramente, dibujar es lo que más me gusta”.

“No soy muy crítico cuando voy a entretenerme. Muchas veces mi listón depende del precio. Ejemplo: la película ‘Como Dios’ (Tom Shadyac, 2003). La vi en el cine y me horripiló. La vi en casa y me gustó bastante. Luego la vi en un autobús y

flipé. Dije: ‘Qué peliculón’. Iba camino a Benidorm y estuve muerto de risa. La vehemencia que tenía cuando era más joven ya la he perdido. Hay muy pocas cosas que me decepcionen”.

“A los 12 o 13 años era rocker. Me hacía el tupé a lo Crazy Cavan. También empecé pronto con el hip hop. El primer disco de De La Soul lo quemé dos veranos seguidos. Uno de los proyectos que tengo ahora es hacer un disco de rap de El Payaso (personaje de ‘La Hora Chanante’). La canción ‘Vivo con tu madre’ está inspirada en una de Dr. Dooom (Kool Keith) que me dejó loco: ‘You Live At Home With Your Mom’. El ‘Nigga Please’ de Ol’ Dirty Bastard también me parece un discazo: es muy raro pero muy cómico. En el hip hop prefiero el rollo lúdico al rollo ‘soy verdadero’, que es lo que manda en España. ¿Que qué estoy escuchando ahora? Las reediciones de Surfin’ Bichos, el ‘Grey Album’ de Danger Mouse y ‘Balls’ de The Broken Family Band. Durante catorce años he estado oyendo hip hop y me he saturado. Ahora tiro más al country”.

 
 
JOAQUÍN REYES, Chanante

“Nunca haría un chiste de Michael Jackson y los niños. En parte porque soy fan, en parte porque es muy facilón y en parte –lo digo sin ironía– porque creo que es inocente”, apuntaba en 2006.

 

Háblame de grupos de música que te hagan gracia. Tachenko es mi grupo favorito. Su lenguaje es personal y tiene mucho humor. Me encanta cómo utilizan las metáforas deportivas para contar cosas cotidianas. Sus letras me producen extrañeza. Me gusta no entenderlas del todo. Se lo comenté a ellos y me dijeron: “Déjate llevar”. Estaban de broma, como casi siempre. La Excepción tienen un humor más evidente, pero también son muy graciosos; hay intros en el último disco con las que me muero de risa. Hablar de tus problemas con humor como hace El Langui produce una empatía instantánea. El humor en la música está muy mal visto, parece que desprestigia. Un personaje atormentado va a estar siempre mejor considerado. A mí Jonathan Richman me encanta, pero la gente lo ve como un “friki”. Se valora más la solemnidad.

¿Cómo afecta tu opinión de un personaje a la hora de enfocar una parodia? No sé... Nunca haría un chiste de Michael Jackson y los niños. En parte porque soy fan, en parte porque es muy facilón y en parte –lo digo sin ironía– porque creo que es inocente. Cuando hago una parodia influye mucho la imagen que tengo del personaje. Siempre intento acercarme con cariño. No soy frío. Creo que nunca he hecho un retrato despiadado. Por ejemplo, Margaret Thatcher me parece una política nefasta, pero me atrae mucho su personaje. Si odio a alguien, no puedo parodiarle. Necesito sentirme como él y aceptarlo con las cosas que no me gustan. De Thatcher me atraía esa imagen de dura. Realmente lo era: en una crisis, con su secretaria se bebieron una botella de whisky. Mandaba a su marido a acostarse y ella seguía trabajando. Luego la enfermera le metía una inyección de B12 y se iba como una rosa a la Cámara de los Lores. No podría hacer una parodia de Pinochet; no le encuentro nada simpático. Ronald Reagan me atrae. Hay personajes con los que me siento muy cómodo. Por ejemplo, Michael Jackson. Otro es Axl Rose. Cuando me disfracé de Mike Tyson, me sentía un negrata. No sé si es mejor conocer bien al personaje o no. De Karpov no sabía nada. Hay muchas anécdotas, pero nadie te dice cómo era. En general, hace gracia pillar a un mito y ponerlo en situaciones domésticas. Yo qué sé: Salman Rushdie diciendo “no soy muy de comer, soy más de picotear”. De los estadistas me hace gracia la toma de decisiones. En la primera guerra de los Balcanes, creo que redibujaron el mapa en una servilleta. O cuando Bush le escribió a Condolezza la nota de “¿puedo ir a mear?”. De la política en general tengo una buena imagen, pero muchos son patanes rodeados de asesores.

Yo he visto al menos dos parodias que me parecieron despiadadas: las de Hugo Chávez y Gorbachov. Este último se pasaba medio “testimonio” borracho, admitiendo que había tomado al tuntún decisiones sobre los misiles. Tienes que ponerlo en un prisma donde todo sea un poco disparatado. Eso es el humor. Estoy seguro de que Gorbachov desconectaría muchas veces en reuniones importantes. Nos pasa a todos. La imagen que di de él creo que fue amable, aunque lo emborrachase.

Creo que la parodia de Hugo Chávez le podría haber hecho gracia a un oyente de la COPE. ¿Tú crees? Entonces erré el tiro. A mí ese rollo folclórico de la izquierda americana me chifla. Además, ellos lo explotan. Chávez se viste de paracaidista. Evo Morales es más austero, pero luego se pone un poncho. No sé si escuchaste su discurso en la toma de posesión: “Reina me dio unas tabletas que me sanaron el resfriado. Saludos a Reina”. Se refería a la reina de España. Chávez supera con creces su parodia. Va diez pasos por delante. No quise hacer una crítica, simplemente intenté explotar los aspectos cómicos del personaje, que los tiene a raudales. Supongo que a un chavista no le gustaría. Frases tipo “yo te doy petróleo si tú quieres petróleo”. O de repente parar un camión de Coca-Cola y regalarla a la gente. Creí que me había quedado corto.

¿Por qué en ‘La Hora Chanante’ no se parodia a superventas de aquí? Un Manu Chao, unos Amaral, un Joaquín Sabina... Es mejor meterte con gente que está lejos. Si me meto con Coti, a lo mejor termino conociéndolo. Para eso soy muy cobarde. No quiero molestar a nadie. Tampoco me interesa meterme con gente que está de actualidad. Nuestros personajes son más atemporales. Prefiero parodiar a Björk que a un grupo de ‘Los 40’. En general, ‘La Hora Chanante’ es un programa más conectado con los ochenta, con el pasado, con la memoria. De Manu Chao sí que estaría bien un testimonio: “Hola, soy Manu Chao, lo mismo me voy a Colombia y grabo cuatro canciones que me voy a Brasil de buen rollo. Nadie me cierra las puertas”. Eso sí.

¿Tus humoristas favoritos? Voy cambiando. Me gusta Jim Carrey. Estoy viendo muchos “sketches” que hacía en ‘Saturday Night Live’. Flipo con su expresión corporal. Faemino y Cansado son un referente porque ese humor no se había hecho en España. Siempre me ha gustado Peter Sellers. Ves la primera película de “La Pantera Rosa” (Blake Edwards, 1963) y te enamoras. Tenía la comedia en la cabeza. Remata muy bien los gestos. Hay una escena colectiva de un baile y todo el mundo lo mira a él. También pasa con Monty Python: siempre miras a John Cleese. Todos molan, pero él es magnético. Flipo con la biografía de Peter Sellers: estaba loco; abandonaba de pronto el rodaje y dejaba al equipo colgado. Luego llamaba a las cuatro de la mañana diciendo que se le había aparecido Dios y que ya sabía cómo tenía que hacer la escena. En “Casino Royale” (1967) no quiso coincidir con Orson Welles. Temía que le robara plano. Sufría mucho, se obsesionaba. Era todo lo contrario de lo que veías en la pantalla.

¿Algún cómico consagrado que no te haga gracia? ¿Alfonso Arús está consagrado? No puedo con él. En Barcelona, en Canal 8, tiene un programa que se llama ‘Arucitys’. Lo estuve viendo unos días... Televisivamente engancha, pero a mí me da vergüenza ajena. Arús me cae mal. Además, tiene un moreno que es como un pantone: por aquí marrón, por aquí blanco, por aquí gris...

Algunos lectores acusan a Rockdelux de falta de sentido del humor. ¿Estás de acuerdo? Sí. Cuando alguien la está leyendo pone cara seria. Lo que no sabría es dar una solución. El humor no hay que forzarlo. A mí, la verdad, me gusta ese toque pedante y erudito.

CHARLIE BROOKER, “Black Mirror”: abismos tecnológicos
Por Begoña Donat
JOOLS HOLLAND, La televisión musical aún es nutritiva
Por David Saavedra
PALOMA CHAMORRO, Disculpen esta interrupción
Por José Luis Fdez. Abel
Arriba