×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 
JOE PERNICE, Esta canción me recuerda a mí
 

LIBRO (2017)

JOE PERNICE Esta canción me recuerda a mí

Blackie Books

Si hay un estribillo que le sienta como un guante a “Esta canción me recuerda a mí” (“It Feels So Good When I Stop”, 2009; Blackie Books, 2017), uno que ni siquiera aparece en el libro, pero que lo explica por completo, es el de “It’s The Same Old Song” de los Four Tops. Porque, en efecto, lo que suena aquí es lo mismo que suena en “Alta fidelidad” de Nick Hornby o, por poner un ejemplo más reciente, en “En busca de los discos perdidos” (2016) de Eric Spitznagel (ya saben: señores maduros aireando sus miserias entre un cantidad aplastante de referencias pop), pero con un sentido completamente diferente. Será que, por más que sienta devoción por autores como Richard Ford, Raymond Carver o Jonathan Coe, la auténtica fuente de inspiración de Joe Pernice no se encuentra en la ficción, sino en la poesía, factor diferencial que transforma lo que podría ser un lamento pitopáusico (otro más) en un hermoso relato de supervivencia contra todo pronóstico y en una inteligente novela sobre lo que significa crecer cuando lo que uno querría de verdad es abrir otra cerveza.

Es el uso del lenguaje, la concisión con la que modula pena y comedia y la habilidad con la que despoja al protagonista de cualquier virtud heroica lo que convierte este libro en algo único y diferente. Luego están, claro, las escenas delirantes, los flashbacks perpetuos y las conversaciones con ese cuñado bravucón que ejerce de pésimo consejero. Pero si algo queda después de leer “Esta canción me recuerda a mí” es la incómoda y molesta sensación de que amargura e infelicidad no son más que complementos necesarios e inevitables a la redención y la alegría. Vivir para ver y, en fin, crecer para aprender a ser adulto.

SHALOM AUSLANDER, Lamentaciones de un prepucio
Por JuanP Holguera
JONATHAN FRANZEN, Libertad

LIBRO (2011)

JONATHAN FRANZEN

Libertad

Por Ruben Pujol
CARLOS ZANÓN, Yo fui Johnny Thunders
Por Kiko Amat
JAVIER VALDEZ CÁRDENAS, Malayerba. La vida bajo el narco
Por Juan Cervera
JUNOT DÍAZ, Así es como la pierdes
Por David Morán
JONATHAN FRANZEN, Las correcciones
Por Sílvia Pons
CLARENCE COOPER JR., La Escena
Por David Morán
OWEN JONES, Chavs: La demonización de la clase obrera
Por Víctor Lenore
ROBERTO BOLAÑO, 2666

LIBRO (2004)

ROBERTO BOLAÑO

2666

Por Sílvia Pons
STEPHANIE VAUGHN, Alfa, Bravo, Charlie, Delta
Por Marcos Gendre
DON WINSLOW, El poder del perro
Por Juan Cervera
MICHEL HOUELLEBECQ, El mapa y el territorio
Por Eduardo Guillot
DONALD RAY POLLOCK, El banquete celestial
Por David Morán
TED LEWIS, Carter

LIBRO (2017)

TED LEWIS

Carter

Por Marcos Gendre
DAVID VANN, Acuario

LIBRO (2016)

DAVID VANN

Acuario

Por Oriol Rodríguez
BEN LERNER, 10:04

LIBRO (2015)

BEN LERNER

10:04

Por Juan Manuel Freire
JUAN PABLO VILLALOBOS, No voy a pedirle a nadie que me crea
Por David Morán
PHILIP ROTH, La humillación
Por Juan Cervera
VICENÇ PAGÈS JORDÀ, Los jugadores de whist
Por Ruben Pujol
HARUKI MURAKAMI, Tokio Blues
Por Sílvia Pons
J. R. MOEHRINGER, El bar de las grandes esperanzas
Por Gerardo Sanz
AMÉLIE NOTHOMB, Ordeno y mando
Por Juan Cervera
Arriba