USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 
JONATHAN FRANZEN, Libertad
 

LIBRO (2011)

JONATHAN FRANZEN Libertad

Salamandra

Aquí, la gran y descomunal novela americana que es “Libertad” (“Freedom”, 2010), mejor libro de 2011 según la lista publicada en el Rockdelux 302, el especial del resumen del año. Tras “Las correcciones”, Jonathan Franzen volvió a dar nuevas muestras de su talento para erigirse en, probablemente, el autor literario mas importante de este nuevo siglo. Ruben Pujol alabó el poder de las grandes palabras de “Libertad”.

Los conceptos se vacían y las palabras se vician, y sucede entonces que aquellas utopías por las que nuestros padres y abuelos lucharon se convierten hoy en una losa cargada de tedio existencialista y asfixiante responsabilidad. “Podías sentirlo: algo terrible estaba a punto de ocurrir” era la segunda frase de “Las correcciones” (2001; Seix Barral, 2002), sin duda una de las cimas de la literatura de lo que llevamos de siglo y la novela –su tercera– que convirtió a Jonathan Franzen (Illinois, 1959) en poco menos que el Tolstói de nuestros días. El terrible acontecimiento no es otro que nuestra incapacidad para hacer buen uso de la tan reclamada libertad, una tesis sobre las paradojas de la modernidad que Franzen retoma y lleva aún más allá con la gracia artesana de un narrador decimonónico.

Tal vez “Las correcciones” –en proceso de convertirse en una serie de la HBO guionizada por el propio Franzen–  cargara con un humor negro y una fuerza lírica que “Libertad” (“Freedom”, 2010) solo en ocasiones iguala, pero la profundidad moral de este ladrillo/saga/folletín/novela-río de 667 páginas le proporciona a la prosa del autor una trascendencia social más amplia. Con compasión, pero sin concesiones, con una fluidez que esconde lúcidas y ácidas reflexiones, de nuevo Franzen organiza alrededor de la construcción y el derrumbe de una familia media norteamericana un retrato panorámico de las cuestiones que acechan al individuo contemporáneo –la ecología, el negocio de la guerra, el peaje de las formas de vida alternativas–, ensamblado en un emotivo armazón narrativo, con epifanías escatológicas incluidas y una pequeña pero vigorizante dosis de música pop.

Convertida en un fenómeno editorial y mediático antes incluso de su publicación en Estados Unidos, esta “Libertad” de Franzen debería servir para renovar la fe en las grandes empresas, en el poder de las grandes palabras.

STEWART HOME, Memphis Underground
Por Laura Sangrà
W.G. SEBALD, Austerlitz

LIBRO (2002)

W.G. SEBALD

Austerlitz

Por Ferran Llauradó
EDITH PEARLMAN, Visión binocular
Por David Morán
NICK HORNBY, Juliet, desnuda
Por David Morán
HARRY CREWS, El cantante de gospel
Por David Morán
TED LEWIS, La ley de Carter
Por Marcos Gendre
RICHARD FORD, Acción de Gracias
Por Sílvia Pons
JIM HARRISON, Dalva

LIBRO (2018)

JIM HARRISON

Dalva

Por David Morán
DON DeLILLO, Punto omega

LIBRO (2010)

DON DeLILLO

Punto omega

Por Juan Manuel Freire
AMÉLIE NOTHOMB, Ordeno y mando
Por Juan Cervera
JULIO BUSTAMANTE, Dos novelas
Por David Morán
VIRGINIE DESPENTES, Vernon Subutex 3
Por David Morán
OWEN JONES, Chavs: La demonización de la clase obrera
Por Víctor Lenore
JONATHAN COE, El número 11
Por David Morán
MATTHEW WEINER, Absolutamente Heather
Por Quim Casas
EMMETT GROGAN, Ringolevio

LIBRO (2017)

EMMETT GROGAN

Ringolevio

Por Aïda Camprubí
JUNOT DÍAZ, Así es como la pierdes
Por David Morán
NAM LE, El barco

LIBRO (2010)

NAM LE

El barco

Por David Morán
JAVIER VALDEZ CÁRDENAS, Malayerba. La vida bajo el narco
Por Juan Cervera
EDWARD BUNKER, La fábrica de animales
Por Eduardo Guillot
KENT ANDERSON, El sol verde
Por David Morán
Arriba