×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 
JONATHAN SHAW, Narcisa
 

LIBRO (2017)

JONATHAN SHAW Narcisa

Sexto Piso

El tan manoseado término de “obra de culto” está plenamente justificado si hablamos de “Narcisa” (“Narcisa: Our Lady Of Ashes”, 2008; Sexto Piso, 2016), la primera novela del norteamericano Jonathan Shaw (Nueva York, 1953), más conocido en los círculos underground como uno de los genios del diseño de tatuajes. Hijo del jazzman Artie Shaw y de la actriz Doris Dowling, vivió su adolescencia entre los oropeles de Hollywood, enganchado a la heroína. Con 19 años decide hacer borrón y cuenta nueva e inicia un período de nomadismo que lo lleva a recorrer varios países de Sudamérica, con una larga estancia en Río de Janeiro.

Aunque sus primeros pasos como escritor estuvieron bendecidos por el mismísimo Charles Bukowski, Shaw se olvidó de la literatura hasta que en 2008 una pequeña editorial publicó “Narcisa”, un volumen que fue alabado por, entre otros, Jim Jarmusch, Johnny Depp, Joe Coleman e Iggy Pop. La leyenda estaba en marcha: el libro, a insistencia de Depp, sería recuperado en 2015 por Harper Collins en una nueva edición, retocada, y con una introducción de Lydia Lunch fechada en Barcelona en 2010.

Monumental reflexión sobre la adicción y la dependencia, la novela relata la relación entre Cigano, exadicto que regresa a Río tras varios años de ausencia, y Narcisa, una prostituta casi adolescente enganchada al crack. Los intentos de Cigano por alejarla de su dependencia chocarán una y otra vez con el infierno del submundo de los estupefacientes: Narcisa no quiere escapar del Monstruo del Crack; y Cigano no puede prescindir de su cuelgue sexual por Narcisa.

Narrada en primera persona en capítulos que siempre se abren con citas –de Thomas Wolfe a Plutarco, de Cesare Pavese a Kurt Vonnegut–, “Narcisa” es la titánica lucha por redimir a una persona que no quiere ser redimida, un viaje al submundo de Río que huele a semen, humo, sangre y desesperación. Se vende como una explosiva mezcla entre Henry Miller, William S. Burroughs, Céline y Hunter S. Thompson: por una vez, compren sin dudar. Un viaje alucinante, desgarrador, a lo más profundo del corazón (herido) humano. Culto justificado.

STEWART HOME, Memphis Underground
Por Laura Sangrà
JIM DODGE, No se desvanece

LIBRO (2017)

JIM DODGE

No se desvanece

Por Luis Costa
PHILIP ROTH, La humillación
Por Juan Cervera
CORMAC McCARTHY, La carretera
Por Miguel Martínez
ALEKSANDR CHUDAKOV, El abuelo
Por Juan Cervera
ALI ESKANDARIAN, Sexo, exilio y rock and roll
Por Juan Cervera
PATRICK MODIANO, La hierba de las noches
Por Juan Cervera
DENNIS LEHANE, Ese mundo desaparecido
Por Juan Manuel Freire
DON DeLILLO, Punto omega

LIBRO (2010)

DON DeLILLO

Punto omega

Por Juan Manuel Freire
BERNARD QUIRINY, Cuentos carnívoros
Por Juan Cervera
JEFFREY EUGENIDES, La trama nupcial
Por Ruben Pujol
W.G. SEBALD, Austerlitz

LIBRO (2002)

W.G. SEBALD

Austerlitz

Por Ferran Llauradó
ALICE MUNRO, Mi vida querida
Por David Morán
JUAN PABLO VILLALOBOS, No voy a pedirle a nadie que me crea
Por David Morán
JUNOT DÍAZ, Así es como la pierdes
Por David Morán
NAM LE, El barco

LIBRO (2010)

NAM LE

El barco

Por David Morán
ANNE WIAZEMSKY, La joven

LIBRO (2008)

ANNE WIAZEMSKY

La joven

Por Juan Cervera
WILLIAM FINNEGAN, Años salvajes
Por David Morán
BRET EASTON ELLIS, Suites imperiales
Por Juan Cervera
MICHEL HOUELLEBECQ, El mapa y el territorio
Por Eduardo Guillot
FÉLIX ROMEO, Amarillo

LIBRO (2008)

FÉLIX ROMEO

Amarillo

Por Jesús Llorente
THOMAS PYNCHON, Vicio propio
Por Gerardo Sanz
Arriba