×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 
KAZUO ISHIGURO, Nocturnos. Cinco historias de música y crepúsculo
 

LIBRO (2010)

KAZUO ISHIGURO Nocturnos. Cinco historias de música y crepúsculo

Anagrama

Asegura Kazuo Ishiguro (Nagasaki, 1954) que tiene escritas, escondidas en algún cajón, más de un centenar de canciones. Canciones que quizá nunca vean la luz, pero que se han filtrado, nota a nota y acorde a acorde, en los cinco maravillosos e hipnóticos relatos de “Nocturnos” (“Nocturnes. Five Stories Of Music And Nightfall”, 2009; Anagrama, 2010) que el más británico de los japoneses resuelve, faltaría más, con la maestría y elegancia esperadas. Puede que al autor de “Nunca me abandones” (2005) se le reconozca más y mejor por otro tipo de teclas no precisamente musicales, pero la unión es aquí tan fuerte que cuesta distinguir dónde empieza la música y acaba el crepúsculo. O viceversa. Porque en “Nocturnos”, Ishiguro funde ambos conceptos para retratar una nueva galería de perdedores a los que la vida –o el propio Ishiguro, que para el caso es lo mismo– ha colocado en el brete de resignarse o caer aún más bajo. Y, al final, la gran coda de esta sinfonía, el sonido que anuncia el principio del fin, no es otro que un sonoro plaf: el rotundo tortazo de la realidad.

Especialista en arrojar luz sobre personajes invisibles, Ishiguro enfoca en “Nocturnos” a músicos callejeros que deambulan por la plaza San Marcos de Venecia; crooners ajados; antiguos amigos con alianzas basadas en canciones de Cole Porter e Irving Berlin; músicos “profesionales” entregados al noble arte de recrear a ABBA en hoteles suizos; exquisitos saxofonistas de jazz... Gente que avanza a ciegas en pos del éxito y acaba tropezando con el crepúsculo, ese espacio en el que el adiós muy buenas de la juventud y el hola qué tal de la vida normal y corriente se pasan el testigo y dejan a los personajes –y también al lector: así de abiertos le gustan los finales a Kazuo Ishiguro– sumidos en un mar de dudas y alterando el sudor frío de la incertidumbre con la carcajada que despierta la exquisita y tragicómica manipulacion de las vidas ajenas. Suena la música, sí, pero como ocurre en “Los violonchelistas”, el último de los relatos, es la misma canción repitiéndose una y otra vez. Una y otra vez.

NICK HORNBY, Juliet, desnuda
Por David Morán
HARRY CREWS, El cantante de gospel
Por David Morán
MARIANA ENRIQUEZ, Los peligros de fumar en la cama
Por Juan Cervera
RICHARD YATES, Vía revolucionaria
Por Sílvia Pons
PHILIP ROTH, La humillación
Por Juan Cervera
STEPHANIE VAUGHN, Alfa, Bravo, Charlie, Delta
Por Marcos Gendre
NAM LE, El barco

LIBRO (2010)

NAM LE

El barco

Por David Morán
COLSON WHITEHEAD, El ferrocarril subterráneo
Por David Morán
JONATHAN COE, El número 11
Por David Morán
NACHO VEGAS, Reanudación de las hostilidades
Por Juan Cervera
VICENÇ PAGÈS JORDÀ, Los jugadores de whist
Por Ruben Pujol
PATRICK MODIANO, La hierba de las noches
Por Juan Cervera
THOMAS PYNCHON, Vicio propio
Por Gerardo Sanz
WILLIAM FINNEGAN, Años salvajes
Por David Morán
ALI ESKANDARIAN, Sexo, exilio y rock and roll
Por Juan Cervera
KATE TEMPEST, Cuando la vida te da un martillo
Por David Morán
NAMI MUN, Lejos de ninguna parte
Por Juan Cervera
JAMES SALTER, Todo lo que hay
Por Juan Cervera
CARLOS ZANÓN, Yo fui Johnny Thunders
Por Kiko Amat
ROBERTO BOLAÑO, 2666

LIBRO (2004)

ROBERTO BOLAÑO

2666

Por Sílvia Pons
MARLON JAMES, Breve historia de siete asesinatos
Por David Morán
OWEN JONES, Chavs: La demonización de la clase obrera
Por Víctor Lenore
Arriba