×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 
KEITH RICHARDS, Vida
 

LIBRO (2010)

KEITH RICHARDS Vida

Global Rhythm

La historia la escriben los vencedores. Y en el rock’n’roll acostumbran a ser supervivientes veteranos de guerras psíquicas y químicas, que se sientan al lado del fuego, a dictarle al negro de turno historietas llenas de exceso, desesperación y, por encima de todo, redención.

“Vida”, la historia del superviviente más mitificado de todos, son unas memorias de rock’n’roll atípicas; en ningún caso Keith Richards muestra arrepentimiento por su carrerón yonqui ni entona un mea culpa por una vida de disipación. Al contrario: da a entender que se lo pasó bomba. Metanol, tuinal, heroína, nembutal, LSD, cocaína, speedball, ganja...

Nuestro hombre rememora su vida con las sustancias recreativas sin un ápice de confesionalidad, imprimiendo al libro un liviano aire de costumbrismo drogata que pondría los pelos de punta a un empleado del Proyecto Hombre. El desayuno de Keith: “Tomaba un barbitúrico nada más despertarme (...) Un tuinal pinchado (metiéndole una aguja para que saliera más rápido). Y luego una taza de té bien caliente y a decidir si me levantaba o no (...). Cuando se te pasa el efecto, al cabo de dos horas más o menos, estás suave como la seda, has desayunado un poco y te puedes poner a currar”. La socarronería de sus advertencias deja entrever que él sí puede porque sabe las dosis y tiene aguante; el lector, no.

La gran virtud de “Vida” es su carácter de narrativa oral. James Fox, el escritor del tomo, explica que “hay algo excepcional en la manera en que Keith habla y recuerda. Es un gran narrador de historias, y quise conservar esto en el libro”.

El resultado es adictivo y seductor, pese a que abunde por enésima vez en hechos que Robert Greenfield y Victor Bockris congelaron magistralmente. No es extraño, pues, que los párrafos en los que habla de música sean lo mejor del libro: las progresiones de acordes, las afinaciones, el modo en que blues y rock’n’roll iluminaron una infancia gris y dickensiana, sus ídolos... Aquí es donde el relato de Richards cobra una vida vibrante y despega. Y baja a ras de suelo cada dos por tres para pegarle un capón a Mick Jagger. Pese a que el riff humano insista en la necesidad de ver los hechos en su contexto, los reproches a su media naranja musical exudan bilis. Casi ciento cincuenta páginas de ajuste de cuentas de un total de quinientas.

Etiquetas: 2010
RICARDO MOYANO GARCÍA Y CARLOS RODRÍGUEZ DUQUE, Burning. Veneno del rock
Por JuanP Holguera
MARK GREIF, ¿Qué fue 'lo hipster'?
Por Ruben Pujol
NANDO CRUZ, Una semana en el motor de un autobús. La historia del disco que casi acaba con Los Planetas
Por Xavier Cervantes
HÉCTOR CASTELLS, Sideral. Estrella fugada
Por Santi Carrillo
PATTI SMITH, Éramos unos niños
Por Abel González
BORIS VIAN, Escritos de jazz
Por Quim Casas
IGNACIO JULIÀ, La nostalgia ya no es lo que era
Por Quim Casas
BILL CALLAHAN, Cartas a Emma Bowlcut
Por David Morán
Varios, The Smiths. Música, política y deseo
Por Jaime Casas
VENIERO RIZZARDI, Bitches Brew. Génesis de la obra maestra de Miles Davis
Por Ruben Pujol
ART PEPPER, Una vida ejemplar. Memorias de Art Pepper
Por Salvador Catalán
JOE BOYD, Blancas bicicletas. Creando música en los 60
Por Jordi Bianciotto
TED GIOIA, Blues. La música del Delta del Mississippi
Por Salvador Catalán
CHARLES L. GRANATA, Wouldn't It Be Nice. Brian Wilson y la creación de Pet Sounds
Por Oriol Rodríguez
JOHNNY ROGAN, Morrissey & Marr. La alianza rota. La historia definitiva de The Smiths
Por Ferran Llauradó
Arriba