USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 
LEONARD COHEN, La llama
 

LIBRO (2018)

LEONARD COHEN La llama

Salamandra

En el prólogo de “La llama” (“The Flame”, 2018), escrito por Adam Cohen, encontramos una esclarecedora declaración de intenciones de su padre, poeta alojado en el cuerpo de un cantante cuya primera colección de versos, Comparemos mitologías” (1956), precedió en once años a la publicación de su primer LP: “Religión, maestros, mujeres, fama, dinero, drogas, el viaje [...], nada me coloca tanto, ni me alivia el sufrimiento, como emborronar páginas”.

Letristas “nobelizables” como Leonard Cohen (ya no) gozan de dos ventajas netas respecto a los simples escritores: el dulce ingenio de la melodía y el inalienable sonido de la voz humana. Refundando su individualidad hebrea en una bohemia fascinante, el bardo canadiense supo colmar con autenticidad vivida un triple cáliz de poesía, música y voz. Aquí solo podemos sorber del primero gracias a la traducción de Alberto Manzano (también en inglés al final del libro) y al añadido de una faceta poco conocida del paisano de Glenn Gould: el autorretrato. Dibujos pergeñados por Cohen (1934-2016) a lo largo de los años en un ejercicio de solipsismo gráfico no exento de autoparodia ilustran una profusa colección de textos breves dividida en tres secciones.

La primera, compilada y estructurada por el propio Cohen, recoge poemas de larga maceración por cuyas ranuras penetran el misticismo crítico, un inevitable erotismo, el humor más corrosivo (“Watching The Nature Channel”), el homenaje (Morente) o la despedida. Las letras de sus tres últimos discos, junto con las cedidas a su colaboradora Anjani para “Blue Alert” (2006), dan paso a una generosa selección de escritos menos estructurados procedentes de los cuadernos personales de un autor parsimonioso que, entre otras cosas, se consideraba a sí mismo un mal ejemplo. La inclusión del humilde discurso pronunciado por Leonard Cohen en el premio Príncipe de Asturias, merecidamente concedido en 2011, muestra lo contrario.

PABLO PÉREZ-MÍNGUEZ, Miradas
Por Gerardo Sanz
TOM WAITS / ANTON CORBIJN, Waits/Corbijn.’77-’11
Por Oriol Rodríguez
MARK OLIVER EVERETT, Cosas que los nietos deberían saber
Por Nuria Berlanga
ALAN LICHT, Bonnie Prince Billy por Will Oldham
Por Víctor Lenore
JOHN LYDON, La ira es energía. Memorias sin censura
Por Marcos Gendre
GEOFF EMERICK Y HOWARD MASSEY, El sonido de los Beatles. Memorias de su ingeniero de grabación
Por Salvador Catalán
Varios, Viaje alrededor de Carlos Berlanga
Por Eduardo Guillot
MEZZ MEZZROW, Really The Blues
Por Ferran Llauradó
KIM GORDON, La chica del grupo
Por Quim Casas
RUY CASTRO, Bossa Nova. La historia y las historias
Por Jordi Bianciotto
CARLOS PÉREZ DE ZIRIZA, No olvides las canciones que te salvaron la vida
Por Oriol Rodríguez
PETE TOWNSHEND, Who I Am. Memorias
Por Ricard Martín
JESÚS ORDOVÁS, El futuro ya está aquí
Por Santi Carrillo
IGNACIO JULIÀ, Lou Reed. Catálogo irracional
Por David Morán
IAN CURTIS, En cuerpo y alma. Cancionero de Joy Division
Por Juan Manuel Freire
Arriba