×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 
MARC SPITZ, Tenemos la bomba de neutrones. La historia nunca contada del punk de Los Ángeles
 

LIBRO (2010)

MARC SPITZ Tenemos la bomba de neutrones. La historia nunca contada del punk de Los Ángeles

Munster Books

Por Kiko Amat

Lo resume el difunto Greg Shaw (de Bomp! Records) en una frase del libro: “El punk de Nueva York era ‘arty’, el punk de Londres político, y el punk de L.A. pop”. No es del todo cierto, pero se le acerca. “Tenemos la bomba de neutrones” (publicado originalmente en 2001 y escrito por Marc Spitz y Brendan Mullen, fallecido en 2009) es la historia completa del punk en Los Ángeles, y encima contada en estilo oral. Los rasgos diferenciales del punk angelino respecto a su rival directo al otro lado del país, Nueva York, son numerosos: varían los iconos pre-punk (Jim Morrison, el glam, las Runaways, incluso –en el caso de los Germs– ¡Queen!; aunque todos coincidían en el “Raw Power”), las drogas (quaaludes) y, muy especialmente, las pretensiones artísticas (de haber nacido en Los Ángeles, Television hubiesen sido corridos a boinazos).

Además, el punk angelino era mucho más anglófilo que el neoyorquino, y una de las fechas cohesivas del culto sería el concierto de The Damned en el Whisky A Go Go de 1977 (otra teoría: la burricie de algunos miembros de los Damned, así como su propensión al aporreo atolondrado, propiciaría la primera ola de hardcore). Dicho esto, los picos Richter son los mismos que en el resto de levantamientos punk rock: papel vital de radios, fanzines y clubes (en Los Ángeles fueron KROQ, Slash y The Masque), próceres filopunk de mayor edad moviendo el cotarro en sus inicios (Rodney Bingenheimer y Kim Fowley) y, claro, ese pedazo de tsunami grupal que acontecería igual en Inglaterra o Nueva York –en Los Ángeles fueron Weirdos, Germs, Zeros, Screamers, Controllers, Dils, X, Alleycats, etc– así como el deshinche de esa ola y la aparición de múltiples subcultos.

Uno de los momentos más interesantes de “Tenemos la bomba de neutrones” es, de hecho, la explicación de los cismas seminales: el art-punk de Wall Of Voodoo, el power-pop de The Plimsouls, la nueva ola 60s-bubblegum de las maravillosas Go-Go’s y el violento cabreo de primeros hardcoretas como Middle Class y Black Flag. Un libro imprescindible, tan abrumador en nomenclatura y detalle como reclamaba el tema.

Etiquetas: 2010
Varios, Viaje alrededor de Carlos Berlanga
Por Eduardo Guillot
DAVID BYRNE, Diarios de bicicleta
Por David Morán
LEGS McNEIL, Por favor, mátame. La historia oral del punk
Por Santi Carrillo
ART PEPPER, Una vida ejemplar. Memorias de Art Pepper
Por Salvador Catalán
ALFREDO GRIMALDOS, Historia social del flamenco
Por JuanP Holguera
RICARDO MOYANO GARCÍA Y CARLOS RODRÍGUEZ DUQUE, Burning. Veneno del rock
Por JuanP Holguera
VENIERO RIZZARDI, Bitches Brew. Génesis de la obra maestra de Miles Davis
Por Ruben Pujol
JABIER MUGURUZA, Encuentros con alma
Por Ferran Llauradó
JESÚS ORDOVÁS, El futuro ya está aquí
Por Santi Carrillo
CARLOS REGO, Nuevo Rock Americano, años 80
Por Quim Casas
PABLO PÉREZ-MÍNGUEZ, Miradas
Por Gerardo Sanz
MARK GREIF, ¿Qué fue 'lo hipster'?
Por Ruben Pujol
VÍCTOR LENORE, Indies, hipsters y gafapastas. Crónica de una dominación cultural
Por David Morán
CHARLES L. GRANATA, Wouldn't It Be Nice. Brian Wilson y la creación de Pet Sounds
Por Oriol Rodríguez
Varios, Jacksonismo. Michael Jackson como síntoma
Por Jaime Casas
Arriba