Cargando...
 
MARC SPITZ, Tenemos la bomba de neutrones. La historia nunca contada del punk de Los Ángeles
 

LIBRO (2010)

MARC SPITZ Tenemos la bomba de neutrones. La historia nunca contada del punk de Los Ángeles

Munster Books

Por Kiko Amat

Lo resume el difunto Greg Shaw (de Bomp! Records) en una frase del libro: “El punk de Nueva York era ‘arty’, el punk de Londres político, y el punk de L.A. pop”. No es del todo cierto, pero se le acerca. “Tenemos la bomba de neutrones” (publicado originalmente en 2001 y escrito por Marc Spitz y Brendan Mullen, fallecido en 2009) es la historia completa del punk en Los Ángeles, y encima contada en estilo oral. Los rasgos diferenciales del punk angelino respecto a su rival directo al otro lado del país, Nueva York, son numerosos: varían los iconos pre-punk (Jim Morrison, el glam, las Runaways, incluso –en el caso de los Germs– ¡Queen!; aunque todos coincidían en el “Raw Power”), las drogas (quaaludes) y, muy especialmente, las pretensiones artísticas (de haber nacido en Los Ángeles, Television hubiesen sido corridos a boinazos).

Además, el punk angelino era mucho más anglófilo que el neoyorquino, y una de las fechas cohesivas del culto sería el concierto de The Damned en el Whisky A Go Go de 1977 (otra teoría: la burricie de algunos miembros de los Damned, así como su propensión al aporreo atolondrado, propiciaría la primera ola de hardcore). Dicho esto, los picos Richter son los mismos que en el resto de levantamientos punk rock: papel vital de radios, fanzines y clubes (en Los Ángeles fueron KROQ, Slash y The Masque), próceres filopunk de mayor edad moviendo el cotarro en sus inicios (Rodney Bingenheimer y Kim Fowley) y, claro, ese pedazo de tsunami grupal que acontecería igual en Inglaterra o Nueva York –en Los Ángeles fueron Weirdos, Germs, Zeros, Screamers, Controllers, Dils, X, Alleycats, etc– así como el deshinche de esa ola y la aparición de múltiples subcultos.

Uno de los momentos más interesantes de “Tenemos la bomba de neutrones” es, de hecho, la explicación de los cismas seminales: el art-punk de Wall Of Voodoo, el power-pop de The Plimsouls, la nueva ola 60s-bubblegum de las maravillosas Go-Go’s y el violento cabreo de primeros hardcoretas como Middle Class y Black Flag. Un libro imprescindible, tan abrumador en nomenclatura y detalle como reclamaba el tema.

Etiquetas: 2010
CHARLES L. GRANATA, Wouldn't It Be Nice. Brian Wilson y la creación de Pet Sounds
Por Oriol Rodríguez
JOHN CAVANAGH / AMANDA PETRUSICH / ANDY MILLER, The Piper At The Gates Of Dawn / Pink Moon / The Kinks Are The Village Green Preservation Society
Por Jaime Gonzalo
RUY CASTRO, Bossa Nova. La historia y las historias
Por Jordi Bianciotto
GREIL MARCUS, Escuchando a The Doors
Por César Luquero
MARK KOZELEK, Noches de tránsito
Por Joan Pons
DANIEL JOHNSTON, Visiones simbólicas
Por Quim Casas
JABIER MUGURUZA, Encuentros con alma
Por Ferran Llauradó
BARNEY HOSKYNS, Tom Waits. La coz cantante. Biografía en dos actos
Por JuanP Holguera
CARLOS PRIETO, Cajas de música difíciles de parar o el desencanto de Nacho Vegas
Por Santi Carrillo
LEGS McNEIL, Por favor, mátame. La historia oral del punk
Por Santi Carrillo
MANUEL VÁZQUEZ MONTALBÁN, Joan Manuel Serrat
Por Esteve Farrés
MICHKA ASSAYAS, Conversaciones con Bono
Por Nando Cruz
BORIS VIAN, Escritos de jazz
Por Quim Casas
PABLO PÉREZ-MÍNGUEZ, Miradas
Por Gerardo Sanz
SAM SHEPARD, Rolling Thunder: con Bob Dylan en la carretera
Por Juan Manuel Freire
Arriba