×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
Masters Of Sex, Ciencia entre sábanas

La inaccesibilidad de Bill y la búsqueda incesante de Virginia funcionan como motor de la trama de la historia de los sexólogos Masters & Johnson.

 
 

SERIE TV (2014)

Masters Of Sex Ciencia entre sábanas

Con un último capítulo pleno del erotismo –y desnudos– que tanto se había dilatado en su segunda tanda de episodios, “Masters Of Sex” (Showtime; 2013, 2014) se despidió, momentáneamente, este domingo en Estados Unidos (en España, el martes 30 de septiembre, en Canal+ Series). Aunque el ritmo y trato de algunos personajes le dieron tintes de telenovela, el atractivo se mantuvo en las actuaciones de Lizzy Caplan y Michael Sheen, y en la propia historia de Masters & Johnson, los científicos del sexo que a finales de la década de los cincuenta diseccionaron los tabúes y prejuicios de la sociedad. Susana Funes repasa aquí las dos primeras temporadas de la serie, que ya ha sido renovada para una tercera entrega.

Sexo. “Todos los museos del mundo están llenos de arte creado a partir de este instinto básico… la gran literatura, la música más hermosa... El estudio de las relaciones sexuales es el estudio del principio de toda vida”, aseguraba William Masters (Michael Sheen) a Virginia Johnson (Lizzy Caplan), en el primer capítulo, quizá aludiendo aquella básica pulsión freudiana.

“Masters Of Sex” se presentaba así como la serie de Masters & Johnson, esos nombres imprescindibles al hablar de sexualidad. Buscando estudiar cómo responden los cuerpos a los estímulos sexuales terminaron auscultando en los tabúes y prejuicios de toda una sociedad.  

El tema resultaba sugerente. Basada en la biografía homónima de Thomas Maier de 2009 y adaptada para la televisión por la productora y guionista Michelle Ashford, la serie se ambientaba –muy al estilo “Mad Men”– en los Estados Unidos de finales de los cincuenta y principios de los sesenta, durante la época de la liberación sexual, de la invención de la píldora anticonceptiva y de la lucha por los derechos civiles, en un país dominado por el conservadurismo y la hipocresía.

“Sin embargo, nos sentamos acurrucados en la oscuridad como hombres de las cavernas, mojigatos, llenos de vergüenza y culpa”, continuaba Masters. Y uno de los elementos de interés desde la primera temporada fue ese: tirar del hilo de la anatomía del sexo y los secretos en la cama para alcanzar otras problemáticas, como racismo, liberación femenina y homosexualidad –entre los puntos más altos, en la historia del preboste Barton Scully (Beau Bridges) y su esposa Margaret (con la magnífica Allison Janney)–.

El centro de la historia es la relación de Masters, reconocido médico obstetra e investigador, famoso por sus logros profesionales y retraído carácter; y Virginia, una mujer “terrenal”, adelantada a su época, de formación incompleta, dos divorcios y madre de dos hijos. Su relación es la lucha constante entre dos formas diferentes y excluyentes de ver la ciencia, el sexo y el amor.

Así, la primera temporada se centró en los tropiezos del comienzo de la investigación, el enfrentamiento a los prejuicios imperantes y el inicio de su relación profesional, sexual y amorosa. La segunda se enfocó en la superación de sus divergencias, ante la imposibilidad de avanzar en la investigación desde una visión excluyente –masculina o femenina, psicológica o biológica–.

 

Todo se desarrolla en los Estados Unidos de finales de los cincuenta y principios de los sesenta, durante la época de la liberación sexual, de la invención de la píldora anticonceptiva y de la lucha por los derechos civiles, en un país dominado por el conservadurismo y la hipocresía.

 

La tensión entre ellos impregnó los episodios de una fuerte carga erótica, bien explotada en la figura de Caplan en la primera temporada. Pero su magnetismo no alcanzó para sostener la serie. A pesar de su aparente densidad dramática y su pretensión transgresora, se decantó por un relato previsible, y no por su apego a la biografía, sino por acercarse demasiado al culebrón.

El ritmo aletargado y monótono, que postergaba la tensión del drama y el clímax hasta el final de los episodios, más la proliferación de subhistorias torpemente desarrolladas –el Dr. Langham (Teddy Sears), inicialmente un toque de distensión, convertido en caricatura para el test de Bechdel–  transformó algunos capítulos en verdaderas telenovelas.

Ciertamente, la historia de Bill y Virginia –la inaccesibilidad de él, la búsqueda incesante de ella– funcionaron como motor de la trama. También ayudó a mostrar cómo en la realidad Masters & Johnson llegaron a su método de tratamiento de las disfunciones, al integrar las visiones fisiológica y psicológica.

No obstante, el pobre desarrollo de los personajes –Libby Masters (Caitlin Fitzgerald), un sketch de rubia insatisfecha que solo despierta de su estupor con la infidelidad– y una visión estereotipada del pasado, demasiado anclada en los valores actuales, le restan verosimilitud e impacto –Virginia se desvanece en la idealización, impecable en su triple rol de investigadora, madre y amante, hasta el último minuto–.

Destacable resultó, sin embargo, la evolución de otros personajes femeninos de manera independiente a los masculinos, con un enfoque más seguro y de una racionalidad matizada. Muy interesantes fueron las conversaciones de Virginia con la Dra. DePaul (Julianne Nicholson) y, especialmente, todo el desarrollo de Betty DiMello (Annaleigh Ashford), la prostituta lesbiana que, tras su fallido intento de “felicidad tradicional”, se transformó en la más eficiente gerente.

Narrativamente mucho se ha relacionado a “Masters Of Sex” con “Mad Men” (Draper/Masters, Betty/Libby). Ambas series evocan por momentos personajes como salidos de Cheever o Carver, en ambientes oscuros, resaltados por las tomas en interiores o exteriores nocturnas. Comparten una aparente objetividad por la focalización externa de los personajes, de quienes siempre adivinamos sus intenciones o pensamientos a través del diálogo.

Lamentablemente, la ambición de retrato de época no cuaja del todo. Si bien gana en el laboratorio y en las relaciones personales, “Masters Of Sex” se diluye cuando intenta abarcar los “grandes temas” –como en los ingenuos y forzados paralelismos entre los obstáculos de Masters y la lucha por las reivindicaciones civiles–. Más efectiva fue al llevarlos al plano íntimo, como en el caso de la Dra. DePaul y el cáncer.

Publicado en la web de Rockdelux el 1/10/2014
The Night Of, En el sitio equivocado
Por Álvaro García Montoliu
The Leftovers, Lo que queda de la vida
Por Juan Manuel Freire
True Detective, Un modelo a seguir
Por Juan Manuel Freire
Utopía, Violencia Plastidecor

SERIE TV (2013)

Utopía

Violencia Plastidecor

Por Montse Virgili
The Knick, La ciencia intensa de Steven Soderbergh
Por Juan Manuel Freire
House Of Cards, Juegos para mayores
Por Juan Manuel Freire
Luck, Réquiem por una gran serie (y tres caballos muertos)
Por Juan Manuel Freire
Boardwalk Empire, La sangre llama a la sangre
Por Quim Casas
The Americans, Paranoia soviética entre latas de Coca-Cola
Por Montse Virgili
Mildred Pierce, Toda una mujer

SERIE TV (2011)

Mildred Pierce

Toda una mujer

Por Joan Pons
Treme, Let The Good Times Roll

SERIE TV (2012)

Treme

Let The Good Times Roll

Por Miquel Botella
Olive Kitteridge, Crosby, Maine
Por Juan Manuel Freire
Boss, El principio del fin

SERIE TV (2012)

Boss

El principio del fin

Por Juan Manuel Freire
Fargo, Violencia y absurdo en tierra nevada
Por Quim Casas
Boardwalk Empire, Deseos humanos
Por Juan Manuel Freire
Girls, Algunas chicas de hoy en día
Por Juan Manuel Freire
Breaking Bad, Del blanco al negro, con matices
Por Quim Casas
Orange Is The New Black, La revolución naranja
Por Montse Virgili
The Wire, Tribulaciones de una ciudad posindustrial
Por Joan Pons
House Of Cards, Crueldad intolerable, poder absoluto
Por Daniel P. García
Breaking Bad, The one who knocks
Por Daniel P. García
Atlanta, Comedia dramática desacomplejada (T1)
Por Marc Muñoz
Arriba