USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 
MEZZ MEZZROW, Really The Blues
 

LIBRO (2010)

MEZZ MEZZROW Really The Blues

Acuarela & A. Machado

Los mejores libros “musicales” no suelen tratar solo de música sino de los entresijos humanos que la moldean, como sucedió en el caso de “Crónicas. Volumen 1” de Bob Dylan o “El ruido eterno” de Alex Ross, y como resulta evidente también en “Really The Blues”, una de las obras esenciales de la literatura pop del siglo XX, ya publicada en 1992 por Anaya con el título de “La rabia de vivir”. Que Mezz Mezzrow (1899-1972) no fuese más que un clarinetista con un rol secundario en el hot jazz de los años veinte y treinta en Chicago y Nueva York no quita para que su crónica de aquellos años, original de 1946, no resulte reveladora y excitante para cualquier melómano más allá de sus preferencias musicales.

Mezzrow, además de uno de los traficantes de marihuana más solicitados de su época, fue un blanco judío que, con su inefable labia y carisma, y en su afán por defender la negritud como fuente primigenia de la música norteamericana y por ende la pureza del jazz de Nueva Orleans por encima de cualquier desviación, prácticamente se metamorfoseó en negro. Su relato en personalísima primera persona –firmado con el escritor Bernard Wolfe (1915-1985)– estimula como las grandes novelas americanas, con la diferencia de que son figuras como Louis Armstrong, Bessie Smith, Bix Beiderbecke, Al Capone o Maurice Ravel quienes hacen correr una de las historias más grandes jamás contadas, hasta dejarnos sin aliento.

Etiquetas: 2010
ENNIO MORRICONE, En busca de aquel sonido. Mi música, mi vida
Por Barracuda
MARK OLIVER EVERETT, Cosas que los nietos deberían saber
Por Nuria Berlanga
PATTI SMITH, Éramos unos niños
Por Abel González
LAMONT “U-GOD” HAWKINS, En carne viva. Mi viaje con el Wu-Tang Clan
Por Oriol Rodríguez
SAM SHEPARD, Rolling Thunder: con Bob Dylan en la carretera
Por Juan Manuel Freire
Varios, Jacksonismo. Michael Jackson como síntoma
Por Jaime Casas
MARK KOZELEK, Noches de tránsito
Por Joan Pons
DIZZY GILLESPIE, To Be Or Not To Bop. Memorias de Dizzy Gillespie
Por JuanP Holguera
PHILIP GLASS, Palabras sin música. Memorias
Por Javier Blánquez
Varios, Litoral. Rock español. Poesía & imagen
Por Jaume Ribell
BORIS VIAN, Escritos de jazz
Por Quim Casas
DANIEL JOHNSTON, Visiones simbólicas
Por Quim Casas
JOHNNY ROGAN, Morrissey & Marr. La alianza rota. La historia definitiva de The Smiths
Por Ferran Llauradó
EUNICE K. WAYMON, Víctima de mi hechizo. Memorias de Nina Simone
Por Marc Muñoz
LEGS McNEIL, Por favor, mátame. La historia oral del punk
Por Santi Carrillo
RYUICHI SAKAMOTO, La música os hará libres. Apuntes de una vida
Por Jordi Bianciotto
TOM WAITS / ANTON CORBIJN, Waits/Corbijn.’77-’11
Por Oriol Rodríguez
MARK GREIF, ¿Qué fue 'lo hipster'?
Por Ruben Pujol
BILL CALLAHAN, Cartas a Emma Bowlcut
Por David Morán
Arriba