USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 
MICHEL HOUELLEBECQ, El mapa y el territorio
 

LIBRO (2011)

MICHEL HOUELLEBECQ El mapa y el territorio

Anagrama

Ha vuelto. Y con la fuerza de antaño. La que desarboló el panorama literario europeo con “Ampliación del campo de batalla” (1994) y “Las partículas elementales” (1998). En “El mapa y el territorio” (“La carte et le territoire”, 2010), galardonada con el Premio Goncourt, Michel Houellebecq (Réunion, 1956) recupera la mirada de sus primeras novelas y retrata con la precisión de un cirujano la nueva era del vacío en que se encuentra sumida la sociedad del tercer milenio.

Lo hace de la mano de Jed Martin, un artista de éxito casual en torno al que se articula una novela que es, al mismo tiempo, una aguda reflexión sobre el mundo del arte (la aleatoriedad de la fama, la dicotomía precio/valor) y un diagnóstico en tiempo presente del malestar provocado por la decadencia del capitalismo (las magistrales intervenciones del padre de Martin). Pero, además, también da una compleja vuelta de tuerca a la novela posmoderna. Así, Houellebecq lleva a cabo un soberbio tour de force (que incluye una nada complaciente representación de sí mismo) que parece dar la razón a Oscar Wilde en “La decadencia de la mentira” cuando dice que “lo que justifica a un personaje de novela no es que otras personas sean como son, sino que el autor sea como es”.

El misántropo francés despliega un frondoso relato en el que proclama que la forma se ha impuesto al contenido (el mapa y el territorio), pero que al mismo tiempo se rebela contra la situación de manera ejemplar: poniendo al mismo nivel realidad y ficción (las apariciones de Beigbeder o Pernaut), intertextualizando la Wikipedia (absurdas las acusaciones de plagio: la fría información enciclopédica no es creación artística) o dando un giro inesperado para convertir la novela en una intriga policíaca que se mira abiertamente en Thierry Jonquet.

Revolucionario, iconoclasta, necesario. Houllebecq mantiene intacta la lucidez. Por eso sus páginas siguen provocando desazón. Y un inmenso placer literario.

Etiquetas: 2011
BERNARD QUIRINY, Cuentos carnívoros
Por Juan Cervera
ALICE MUNRO, Mi vida querida
Por David Morán
AMÉLIE NOTHOMB, Ordeno y mando
Por Juan Cervera
ROBERTO BOLAÑO, 2666

LIBRO (2004)

ROBERTO BOLAÑO

2666

Por Sílvia Pons
PATRICK MODIANO, La hierba de las noches
Por Juan Cervera
EDWARD BUNKER, La fábrica de animales
Por Eduardo Guillot
VICENÇ PAGÈS JORDÀ, Los jugadores de whist
Por Ruben Pujol
WILLIAM FINNEGAN, Años salvajes
Por David Morán
DON DeLILLO, Punto omega

LIBRO (2010)

DON DeLILLO

Punto omega

Por Juan Manuel Freire
THOMAS PYNCHON, Vicio propio
Por Gerardo Sanz
NACHO CARRETERO, Fariña

LIBRO (2015)

NACHO CARRETERO

Fariña

Por Oriol Rodríguez
MARLON JAMES, Breve historia de siete asesinatos
Por David Morán
JIM DODGE, No se desvanece

LIBRO (2017)

JIM DODGE

No se desvanece

Por Luis Costa
KENT ANDERSON, El sol verde
Por David Morán
DONALD RAY POLLOCK, El banquete celestial
Por David Morán
DOMINICK DUNNE, Una temporada en el purgatorio
Por Juan Cervera
STEWART HOME, Memphis Underground
Por Laura Sangrà
JULIO BUSTAMANTE, Dos novelas
Por David Morán
NIKOLÁI LILIN, Educación siberiana
Por David Morán
SIMON ROY, Mi vida en rojo Kubrick
Por Álvaro García Montoliu
JOE PERNICE, Esta canción me recuerda a mí
Por David Morán
Arriba