USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

PELÍCULA (2010)

MIKE LEIGH Another Year

 

En “Happy. Un cuento sobre la felicidad” (2008), Mike Leigh trató de hacer comedia a partir de un personaje femenino supuestamente entrañable y le salió un vodevil con una protagonista más bien cargante. En “Another Year” (2010), en cambio, el director inglés parte de un matrimonio razonablemente feliz, que afronta la madurez con serenidad y equilibrio, y logra mantener vivo un amor que se adapta a las canas y las arrugas. La pareja y su sólido nido son el escenario donde Leigh puede retornar a un clima que le es más propicio, el de “Secretos y mentiras” (1996), aunque aquí las relaciones personales no alcancen ese dramatismo.

A lo largo de un año, en puntos concretos de las cuatro estaciones, en esos domingos en que el tiempo se detiene y hay ocasión de mirarse a uno mismo y a los demás, Gerri y Tom se convierten en imprevistos terapeutas, principalmente para una amiga y compañera de trabajo de ella, que tiene cierto parecido con la protagonista del anterior filme, también en peligro de resultar excesiva, pero que, sin embargo, representa muy bien ese tipo de mujer empeñada en buscar la felicidad, el equilibrio y la seguridad, pero siempre voluble, frágil y en busca de alguien que escuche su permanente tormenta interior.

Otros personajes intervienen en este estudio de caracteres rodado en largas escenas en las que la naturalidad de los actores, la alta calidad de los diálogos, la cotidianidad de las situaciones, la sutileza en el vaivén de emociones y la fluidez de la cámara reafirman la sagacidad de Mike Leigh para extraer las esencias del comportamiento humano en la sencillez de unas tardes entre tazas de té y unas visitas al jardín.

 
 
Publicado en la web de Rockdelux el 22/10/2011
Etiquetas: 2010
MEL GIBSON, Hasta el último hombre
Por Àlex D'Averc
RODRIGO CORTÉS, Buried (Enterrado)
Por Xavi Serra
AKI KAURISMÄKI, El otro lado de la esperanza
Por Alejandro G. Calvo
TERRENCE MALICK, El nuevo mundo

PELÍCULA (2005)

TERRENCE MALICK

El nuevo mundo

Por Joan Pons
BANKSY, Exit Through The Gift Shop
Por Alejandro G. Calvo
PEDRO ALMODÓVAR, Dolor y gloria

PELÍCULA (2019)

PEDRO ALMODÓVAR

Dolor y gloria

Por Quim Casas
LEE UNKRICH, Toy Story 3

PELÍCULA (2010)

LEE UNKRICH

Toy Story 3

Por Quim Casas
JOEL COEN & ETHAN COEN, La balada de Buster Scruggs
Por Quim Casas
PEDRO ALMODÓVAR, Julieta

PELÍCULA (2016)

PEDRO ALMODÓVAR

Julieta

Por Eulàlia Iglesias
ENRIQUE URBIZU, No habrá paz para los malvados
Por Eduardo Guillot
ANG LEE, Brokeback Mountain (En terreno vedado)
Por Desirée de Fez
SUSANNA NICCHIARELLI, Nico, 1988

PELÍCULA (2017)

SUSANNA NICCHIARELLI

Nico, 1988

Por Manu Yáñez Murillo
BEN AFFLECK, The Town (Ciudad  de ladrones)
Por Juan Manuel Freire
CHRISTOPHER NOLAN, Dunkerque

PELÍCULA (2017)

CHRISTOPHER NOLAN

Dunkerque

Por Eduardo Guillot
PABLO BERGER, Blancanieves

PELÍCULA (2012)

PABLO BERGER

Blancanieves

Por Gerard Casau
AKI KAURISMÄKI, El Havre

PELÍCULA (2011)

AKI KAURISMÄKI

El Havre

Por Miguel Calero
DARREN ARONOFSKY, Cisne negro

PELÍCULA (2010)

DARREN ARONOFSKY

Cisne negro

Por Beatriz Martínez
ALICE ROHRWACHER, Lazzaro feliz

PELÍCULA (2018)

ALICE ROHRWACHER

Lazzaro feliz

Por Joan Pons
NA HONG-JIN, The Yellow Sea

PELÍCULA (2010)

NA HONG-JIN

The Yellow Sea

Por Quim Casas
WIM WENDERS, Pina

PELÍCULA (2011)

WIM WENDERS

Pina

Por Ramón Ayala
CLINT EASTWOOD, Más allá de la vida
Por Beatriz Martínez
PAUL GREENGRASS, Green Zone (Distrito protegido)

PELÍCULA (2010)

PAUL GREENGRASS

Green Zone...

Por Alejandro G. Calvo
ROBIN CAMPILLO, 120 pulsaciones por minuto
Por Ricardo Aldarondo
Arriba