USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
MIKE LEIGH, Imitación a la vida

MIke Leigh: carga poética, perspectiva social.

 
 

ARTÍCULO (1996)

MIKE LEIGH Imitación a la vida

Por Joan Pons

El cine de Mike Leigh brilló como nunca lo había hecho con la espléndida “Secretos y mentiras”, una obra que mereció todos los aplausos. Por ejemplo, fue escogida mejor película de 1996 en el Rockdelux 137 (ex aequo con “Rompiendo las olas” de Lars von Trier). El mapa del sentimiento humano en un doloroso melodrama impregnado de realismo social. Joan Pons escribió esta semblanza de Leigh a propósito del filme.

El cine británico de estos últimos años se estaba mal acostumbrando. Entre el hiperrealismo de denuncia a lo Ken Loach y el amanerado melodrama victoriano a lo James Ivory, empezaban a agotarse las ideas. Cada vez parecía más difícil encontrar una vía de escape válida o un freno al desgaste de estas dos tendencias imperantes.

“Secretos y mentiras” (1995), arrancada de cuajo de la realidad y melodramática de pies a cabeza, es poco más que una bendición. Mike Leigh alcanza su obra magna con un filme que poco tiene que ver con el cine británico actual y que, en realidad, no podría ser otra cosa que británico. Removiendo entre la clase obrera-media de Londres, el realizador inglés encuentra a una familia dominada por el miedo al qué dirán.

Cuando Hortense, una joven optometrista de color, decide buscar a su madre natural y topa con Cynthia, una maruja superlativa de raza blanca que ya ni se acuerda de ella –imponente interpretación de Brenda Blethyn–, ya nada vuelve a ser lo mismo. El trastorno vital que desencadena este reencuentro madre-hija desemboca en una macrosecuencia desazonante y estremecedora: la fiesta de cumpleaños que ocupa la media hora final de “Secretos y mentiras” es el tapete donde cada personaje pone todas las cartas boca arriba. Los traumas, rencores, secretos, engaños, mentiras y rencillas que carcomen a toda familia salen a la luz. Ni las grietas de esperanza –Leigh aprieta a sus personajes, pero no los ahoga– que se abren al final pueden reducir el impacto de semejante lección a la hora de apuntalar un drama.

Leigh, que hasta ahora había demostrado ser un director de punzante ironía y un fantástico creador de personajes, trasciende en esta última película los defectos que siempre se le han achacado a su cine. El estilo televisivo que caracteriza sus películas –herencia directa de su larga y recomendable etapa (1976-88) como realizador de filmes para la BBC, algunos tan notables como “Grown-Ups” (1980), con otra eterna discusión familiar, claro precedente de “Secretos y mentiras”– se olvida ante lo absorbente de la historia.

La mayor preocupación por el estudio de caracteres y la dirección de actores que, por ejemplo, lastraba mínimamente la interesante “Naked (Indefenso)” (1993) o el sarcasmo y compromiso social que gobernaban con tiranía “Grandes ambiciones”, su retorno a las grandes pantallas en 1988, y “Life Is Sweet” (1991) apenas aparecen subrayados, aunque estén presentes, en su última película. “Secretos y mentiras” es un monumento al equilibrio.

Etiquetas: 1990s, 1996, drama, Inglaterra
IVÁN ZULUETA, Play. Flash-Forward. Pausa. Stop.
Por Eulàlia Iglesias, Ricardo Aldarondo y Quim Casas
PAWEŁ PAWLIKOWSKI, Amores y exilios
Por Quim Casas
JACQUES TATI, El arquitecto de la sonrisa
Por Joan Pons
ALAIN RESNAIS, Los territorios de la memoria
Por Eulàlia Iglesias y Quim Casas
QUENTIN TARANTINO, Espectáculo y pedagogía
Por Quim Casas
ANDRZEJ ZULAWSKI, Querer, matar y morir
Por Desirée de Fez y Quim Casas
TODD HAYNES, La fama y la exclusión
Por Quim Casas
LEOS CARAX, La belleza del gesto

ARTÍCULO (2012)

LEOS CARAX

La belleza del gesto

Por Eulàlia Iglesias
Arriba