×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
Mildred Pierce, Toda una mujer

La Mildred de la Winslet encaja los reveses de la vida con cara de pundonor y sufrimiento matizados.

 
 

SERIE TV (2011)

Mildred Pierce Toda una mujer

Por Joan Pons

“Mildred Pierce” (HBO; 2011), dirigida por Todd Haynes, está ambientada en la época de la Gran Depresión y basada en la novela homónima de James M. Cain, publicada en 1941. Joan Crawford protagonizó una adaptación cinematográfica en 1945 (“Alma en suplicio”, dirigida por Michael Curtiz) y con ella ganó el Óscar a la mejor actriz. Con su interpretación en esta “Mildred Pierce” televisiva, Kate Winslet se llevó el premio a la mejor actriz protagonista de miniserie en los Emmy 2011. Y Guy Pearce, el galardón al mejor secundario. Joan Pons recomendó aquí esta trama dramática de cinco episodios.

Aunque el mito se lo llevó “Casablanca” (1942), es probable que la mejor película que hizo nunca Michael Curtiz, si queremos considerarlo autor, claro, fuera “Alma en suplicio” (“Mildred Pierce”, 1945). Un melodrama arrebatado, turbio e intensísimo que ensanchaba la novela original de James M. Cain con elementos de cine criminal en una certera estrategia de la Warner Bros. para que los espectadores masculinos post-IIGM también fueran a ver una women’s picture y los femeninos, un film noir. Hibridaciones orientadas a la taquilla aparte, el caso es que “Alma en suplicio” queda para la Historia como un melodramón del subgénero “madre sufridora con hija desagradecida-envilecida” –junto a otros ilustres ejemplos como “Stella Dallas” (King Vidor, 1937) o “Imitación a la vida” (Douglas Sirk, 1959)–, como uno de los highlights de la carrera de la gran Joan Crawford y, sí, como una obra maestra del Hollywood clásico.

¿A qué viene todo este flashback? Pues a que Todd Haynes no lo tenía precisamente fácil a la hora de hacer un remake de “Mildred Pierce”. El referente era mucho referente. A no ser que… se considerase el filme de Curtiz precedente y no referente. Por eso, esta miniserie de cinco episodios auspiciada por la HBO que estrena entre nosotros Canal+ es, en realidad, una nueva adaptación de la misma novela de James M. Cain más que un remake de “Alma en suplicio”. Así que, de saque, ya desaparece del relato el elemento del crimen, que diría Von Trier. Haynes ha dedicado cinco horas largas al melodrama puro; al retrato penetrante y pormenorizado de una mujer que pierde la gracia y gana la lucha. Sacrificada y emprendedora. Víctima y heroína.

Contextualizada en la Gran Depresión estadounidense de los años treinta, “Mildred Pierce” habla de la dignidad, de la supervivencia en tiempos de crisis. Porque, como ya hizo Todd Haynes en la también maravillosa “Lejos del cielo” (2002), sus ejercicios de estilo retro no son precisamente caprichos vintage. Son obras que hablan de hoy desde el ayer. Hay algo así como una moraleja actual (alentadora, incluso diría que esperanzadora) en la historia de esta ama de casa separada que nunca baja los brazos y hasta consigue salir adelante en una época de terrible recesión.

No sería justo pasar por alto el trabajo de Kate Winslet, a la que tan bien le sientan estos personajes de otra época, en esta “Mildred Pierce”. Vale, no será Joan Crawford, pero su composición tiene la hondura psicológica que reclama esta protagonista de vidrio: dura y frágil a la vez. Rebosante de carácter, pero acuciada por tormentos varios, la Mildred de la Winslet encaja los reveses de la vida con cara de pundonor y sufrimiento matizados. El calvario de disgustos que le sirven su indomable hija (excelente también Evan Rachel Wood, que en 2003 ya interpretó a otra hija de bofetón en “Thirteen” de Catherine Hardwicke) y su voluble amante (Guy Pearce como un bon vivant decadentista, que se diría escapado de las páginas de Scott Fitzgerald) podría haber sido un bufet libre para cualquier otra drama queen. Pero Kate Winslet retiene y suelta su acting a placer. O quizás a las órdenes del siempre talentoso y siempre a contracorriente Todd Haynes. Él es el tipo que con “Mildred Pierce” ha devuelto el prestigio y la nobleza al melodrama, un género abaratado en la pequeña pantalla demasiadas veces como para ser enumeradas.

Publicado en la web de Rockdelux el 9/9/2011
Big Little Lies, Elogio de la feminidad
Por Álvaro García Montoliu
Treme, Ciudad herida (T1, T2)

SERIE TV (2011)

Treme

Ciudad herida (T1, T2)

Por Joan Pons
O.J.: Made In America, Juicio mediático
Por Eulàlia Iglesias
Olive Kitteridge, Crosby, Maine
Por Juan Manuel Freire
Muerte en León, Donde nunca pasa nada
Por Álvaro García Montoliu
Atlanta, Comedia dramática desacomplejada (T1)
Por Marc Muñoz
Cuatro estaciones en La Habana, Policíaco tórrido
Por Marc Muñoz
The Night Of, En el sitio equivocado
Por Álvaro García Montoliu
Veep, La política como numerito (T1)
Por Juan Manuel Freire
Breaking Bad, Del blanco al negro, con matices
Por Quim Casas
Louie, Humor de supervivencia (T1, T2)
Por Juan Manuel Freire
Bron/Broen (El puente), Intersecciones
Por Juan Manuel Freire
Taboo, Aventura enlodada (T1)

SERIE TV (2017)

Taboo

Aventura enlodada (T1)

Por Quim Casas
True Detective, Un modelo a seguir
Por Juan Manuel Freire
The Wire, Tribulaciones de una ciudad posindustrial
Por Joan Pons
Homeland, Brody, Mathison y el post 11-S
Por Juan Manuel Freire
Atrapados, Avalancha criminal (T1)
Por Joan Pons
Treme, Let The Good Times Roll

SERIE TV (2012)

Treme

Let The Good Times Roll

Por Miquel Botella
Boardwalk Empire, Gánster, gánster
Por Montse Virgili
Girls, Algunas chicas de hoy en día (T1)
Por Juan Manuel Freire
The Leftovers, Lo que queda de la vida (T1)
Por Juan Manuel Freire
Arriba