USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 
OSAMU DAZAI, Indigno de ser humano
 

LIBRO (2010)

OSAMU DAZAI Indigno de ser humano

Sajalín

Le faltaba poco para cumplir los 40 años y al cuarto intento lo logró arrojándose con su amante a un canal del río Tama: el japonés Osamu Dazai (1909-1948) se quitó la vida poco después de la publicación de este “Indigno de ser humano” (1948) y finiquitó con un acto coherente y repetidamente buscado su permanente asco por el mundo y las relaciones con sus semejantes. Jamás –desde una infancia no precisamente idílica– entendió la vida –o esta no lo comprendió a él–, y su mirada hacia eso que llamamos humanidad siempre estuvo teñida de repugnancia y horror. Dazai no podía soportar la hipocresía y los “contratos sociales” sobre los que se sustenta la civilización y para paliar el dolor por la obligación de vivir se sumió en una pócima de drogas, alcohol, manicomios y complicadas relaciones amorosas para hacer más llevadera su “perpetua huida de la sociedad humana”. Morfinómano y comunista (cuando ser “rojo” era un verdadero acto de desacato a la sociedad), deambuló por los tugurios de Tokio consumiéndose en su hoguera existencialista y firmó con este libro –ya aparecido en castellano en los primeros años sesenta en una edición inencontrable de Seix Barral– una arrebatadora bofetada nihilista que todavía resuena por su brutal sinceridad y su palpitante dolor. Un ejemplo al azar: “Existe la palabra ‘marginados’, que denota a los infelices, a los fracasados y a los descarriados en la sociedad humana; pero yo creo que lo soy desde el momento en que nací. Por eso, cuando me cruzo con alguien calificado de ‘marginado’, de inmediato siento afecto por él”. Estructurado como una autobiografía en forma de anotaciones de dietario, “Indigno de ser humano” escuece y araña, habla claro, alto y fuerte, escupe amargura y aprieta los dientes con resignación. Recurre a la transgresión como anestesia que enmascara los grandes interrogantes nunca resueltos de la vida. Un clásico moderno que elude como pocos el polvo de los años y la artrosis academicista. Y si se quedan con ganas de más, recurran a “El ocaso” (1947), su otra gran obra, disponible en castellano vía la editorial vasca Txalaparta.

W.G. SEBALD, Austerlitz

LIBRO (2002)

W.G. SEBALD

Austerlitz

Por Ferran Llauradó
ALEKSANDR CHUDAKOV, El abuelo
Por Juan Cervera
NAM LE, El barco

LIBRO (2010)

NAM LE

El barco

Por David Morán
ANNE WIAZEMSKY, La joven

LIBRO (2008)

ANNE WIAZEMSKY

La joven

Por Juan Cervera
WILLIAM FINNEGAN, Años salvajes
Por David Morán
MARLON JAMES, Breve historia de siete asesinatos
Por David Morán
STEWART HOME, Memphis Underground
Por Laura Sangrà
HARRY CREWS, Cuerpo

LIBRO (2011)

HARRY CREWS

Cuerpo

Por Juan Cervera
TIM O'BRIEN, Persiguiendo a Cacciato
Por Marcos Gendre
EMMETT GROGAN, Ringolevio

LIBRO (2017)

EMMETT GROGAN

Ringolevio

Por Aïda Camprubí
RICHARD YATES, Vía revolucionaria
Por Sílvia Pons
NIKOLÁI LILIN, Educación siberiana
Por David Morán
PAUL AUSTER, 4 3 2 1

LIBRO (2017)

PAUL AUSTER

4 3 2 1

Por David Morán
MARIANA ENRIQUEZ, Los peligros de fumar en la cama
Por Juan Cervera
VICENÇ PAGÈS JORDÀ, Los jugadores de whist
Por Ruben Pujol
JORDI NOPCA, Vente a casa

LIBRO (2015)

JORDI NOPCA

Vente a casa

Por David Morán
COLSON WHITEHEAD, El ferrocarril subterráneo
Por David Morán
PHILIP ROTH, Indignación

LIBRO (2009)

PHILIP ROTH

Indignación

Por Gerardo Sanz
JIM DODGE, No se desvanece

LIBRO (2017)

JIM DODGE

No se desvanece

Por Luis Costa
VIRGINIE DESPENTES, Vernon Subutex 2
Por David Morán
HARRY CREWS, El cantante de gospel
Por David Morán
Arriba