×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
PALOMA CHAMORRO, Disculpen esta interrupción

Paloma Chamorro. No hacen falta presentaciones: vilipendiaba, querida, insultada o enaltecida.

 
 

ENTREVISTA (1987)

PALOMA CHAMORRO Disculpen esta interrupción

La periodista cultural Paloma Chamorro (1949-2017) murió a los 68 años de edad. Recuperamos esta entrevista, datada en 1987. Paloma Chamorro agitó las noches televisivas de la movida madrileña con su programa ‘La Edad de Oro’ (1983-1985); antes ya había trabajado en reputados espacios de contenido artístico como ‘Galería’ (1971-1974), ‘Trazos’ (1977-1978) e ‘Imágenes’ (1978-1981). Con motivo de su vuelta a la parrilla de programación de TVE con ‘La Estación de Perpignan’ (1987), José Luis Fdez. Abel la entrevistó entre quejas y lamentos.

A partir del próximo mes de abril –si los hados consienten en no mostrar su lado feo–, vuelve a la pequeña pantalla Paloma Chamorro. No hacen falta presentaciones: vilipendiaba, querida, insultada o enaltecida, el hecho incontestable es que, tras el precipitado final de ‘La Edad de Oro’, algo se echa en falta en nuestra querida caja tonta.

Ya antes de su emisión, ‘La Estación de Perpignan’, su nuevo espacio, está generando las primeras polémicas. ¿Desinformación? ¿Envidias? ¿Cretinez? Al menos, es seguro que nadie va a quedar indiferente. Y, pese a quien pese, eso ya es cuestión de agradecerse, sin más tapujos.

Se alza la veda.

“Nada más hacer el especial de los Smiths se me comunicó que se había acabado ‘La Edad de Oro’ incluso en ese formato de especiales que acababa de poner en marcha. En ese mismo momento me dijeron que había llegado la hora de hacer un programa de encargo, un programa de entrevistas extensas, en profundidad”

¿Cuándo y cómo nació la idea de ‘La Estación de Perpignan’? Nada más hacer el especial de los Smiths se me comunicó que se había acabado ‘La Edad de Oro’ incluso en ese formato de especiales que acababa de poner en marcha. En ese mismo momento me dijeron que había llegado la hora de hacer un programa de encargo, un programa de entrevistas extensas, en profundidad, con artistas que, según mi criterio, dieran juego para ocupar, cuando menos, un espacio entero por sí solos y un nivel digno.

¿Y hasta qué punto han ido modificándose esos primeros presupuestos básicos a lo largo del proceso de gestación? En lo esencial, en nada. Bueno, ha evolucionado en la medida que las circunstancias lo han exigido. Porque lo que yo vi desde el primer momento es que carecía de productores y realizadores para llevar adelante el programa como yo quería. Y se me dijo que no me preocupara de eso, que se me proveería de ellos, y que yo, a mis artistas… Lo hice…, pero nadie se acordó de los productores y realizadores (risas resignadas). Y, en esa medida, el sistema de producción ha tenido que amoldarse a lo que había, haciendo lo posible e imposible con el equipo mínimo disponible.

Hubo un momento en que el programa, de hecho, estuvo al borde del abismo, justo cuando parecía inminente su puesta en marcha. ¿Qué pasó? Lo que ocurrió fue que, a raíz del cambio de directiva en RTVE, yo quería tener un cambio de impresiones con los nuevos responsables que me correspondían, ya que, al fin y al cabo, el programa era un encargo de la anterior dirección. Y antes de poder mostrarles siquiera algo del mismo, o de hablar, simplemente, se me hizo saber que dejaba de producirse; que montara lo ya grabado y ya se vería qué se hacía con ello, pero que, por de pronto, me ponían a todos mis colaboradores en la calle. Al final logré explicarles, mal que bien, qué iba a ser ‘La Estación de Perpignan’ y… bueno, parece que los convencí y dieron luz verde a seguir produciendo. Eso sí, sigo a la espera del equipo de producción y realización que me prometieron. En fin, lo cierto es que por allí van pasando equipos para… No sé muy bien para qué, porque, si digo para qué creo yo que están sirviendo, va a sonar un tanto fuerte.

 
PALOMA CHAMORRO, Disculpen esta interrupción

“En ‘La Edad de Oro’ hubo un índice tan alto de producción nacional porque coincidió en el tiempo con un boom del nivel creativo español, en casi todos los ámbitos artísticos. Dime tú ahora nombres que hayan descollado a esa altura en los últimos dos años… Y es que…”.

 

¿Cuántos programas hay ya hechos? Se emitirán, a partir de abril, trece. Luego pararemos otras trece semanas y regresaremos para otras tantas. Así mientras pueda.

¿El contenido?... En esta primera tanda, la proporción entre programas dedicados a música, por una parte, y artes plásticas, por otra, irá muy a la par. De cualquier forma, la dinámica viene dada en gran medida por las circunstancias, en el sentido de que estoy un tanto a expensas de las oportunidades que, en todos los terrenos, vayan surgiendo, confirmándose… Lo que sí es bastante probable es que exista una cierta preponderancia del aspecto pictórico; sobre todo porque, al menos en los márgenes en que me estoy moviendo ahora mismo, es mucho más caro y complejo hacer musicales. Y quiero remarcar que, pese a todos los que creen en ello, ‘La Estación de Perpignan’ no es en absoluto ‘La Edad de Oro 2ª parte’. Que quede claro: es un programa cultural donde aparecen artistas de primer orden de todo el mundo.

“No sé qué ocurrirá ahora, aunque sí creo, en cualquier caso, que ‘La Estación de Perpignan’ es un programa mucho más minoritario que ‘La Edad de Oro’, más enlazado con ‘Imágenes’ o ‘Trazos’”

¿Te preocupa la recepción que el público le dispense? Eso no; me preocupa la calidad de lo que voy a emitir. Pero la respuesta del público se me escapa por completo. Solo pienso que la valoración de mis programas siempre ha sido injusta: unas veces por negativa (caso de ‘La Edad de Oro’) y otras también por excesivamente positiva y acrítica (como ocurrió con ‘Imágenes’, por ejemplo). No sé qué ocurrirá ahora, aunque sí creo, en cualquier caso, que ‘La Estación de Perpignan’ es un programa mucho más minoritario que ‘La Edad de Oro’, más enlazado con ‘Imágenes’ o ‘Trazos’.

¿Va a ser un programa eminentemente internacionalista? Desde luego. Date cuenta que son mis artistas predilectos, y obviamente hay, en el mundo entero, muchos más personajes de categoría que en España. De hecho, me parece que el único artista nacional que irá en la primera serie de programas es Miquel Barceló.

¿Y no será también un cierto desencanto ante el actual panorama creativo nacional? Sí y no. Quiero decir: aparte de los condicionamientos que acarreaban las características específicas de ‘La Edad de Oro’ (en directo, expuesto a todo tipo de contingencias, a veces con la necesidad de improvisar casi de un día para otro), existe el hecho, claro a mis ojos, de que allí hubo un índice tan alto de producción nacional porque coincidió en el tiempo con un boom del nivel creativo español, en casi todos los ámbitos artísticos. Dime tú ahora nombres que hayan descollado a esa altura en los últimos dos años… Y es que…

CHARLIE BROOKER, “Black Mirror”: abismos tecnológicos
Por Begoña Donat
JOAQUÍN REYES, Chanante

ENTREVISTA (2006)

JOAQUÍN REYES

Chanante

Por Víctor Lenore
JOOLS HOLLAND, La televisión musical aún es nutritiva
Por David Saavedra
Arriba