×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 
PATTI SMITH, Éramos unos niños
 

LIBRO (2010)

PATTI SMITH Éramos unos niños

Lumen

Son este tipo de relaciones las que verdaderamente merecen un libro: las que no pueden expresarse profundamente con menos. Y no lo digo en absoluto por lo exclusivas y VIP que sean las personalidades de Robert Mapplethorpe (1946-1989) y Patti Smith al actual ojo público, sino por la intrincada, productiva y maravillosa biografía à deux que fueron tejiendo durante dos décadas en un Nueva York bullicioso, pero en un hiato algo anómico, en el que Warhol ya no aparecía tanto por el Max’s y aún no habían estallado el downtown ni el CBGB. Y que la encargada de explicarlo sea Patti Smith es un lujo. No solo por lo de la primera persona, su implicación emocional y el hambre de contarlo que transpira; también porque es una storyteller exquisita, con un ritmo excelente y una narrativa poderosa.

Autobiografía con la pegada de una novela de iniciación, Patti Smith tenía un ascendente en Rimbaud y otro en Genet, llegó a Nueva York casi como si fuera un niño de Dickens buscándose la vida por Montmartre y conoció a un joven con una determinación artística tan difusa e innegociable como la suya. Juntos vivieron en el Chelsea Hotel e intimaron con Harry Smith, y conocieron a toda la fauna diurna y nocturna de Saint Mark’s hasta acabar en la zona VIP del Max’s. Sin triunfalismos ni paja sentimental, Smith recuerda la época en que Allen Ginsberg le compró un bocadillo porque creyó que era un chico, sus relaciones con Sam Shepard y Allen Lanier (Blue Öyster Cult) y su admiración por Bob Dylan y Brian Jones. Un itinerario que culmina con la célebre portada de “Horses” (1975)

Mientras, va rociando al lector con otra historia más intransferible: la de una relación cuasi incestuosa de dos personas que se necesitaban y complementaban como “Los niños terribles” (1929) de Cocteau. Mapplethorpe no podía considerar terminada una obra hasta que no la veía Patti. Patti acaba el libro reconociendo que ha necesitado toda una vida para contar el silencio de Robert.

Después de leer “Éramos unos niños” (“Just Kids”, publicado en 2010, fuera y aquí), ¿hasta qué punto podré afrontar la obra de uno sin recordar al otro? Seguramente, ese era uno de sus objetivos.

PETE TOWNSHEND, Who I Am. Memorias
Por Ricard Martín
ENNIO MORRICONE, En busca de aquel sonido. Mi música, mi vida
Por Barracuda
BARNEY HOSKYNS, Tom Waits. La coz cantante. Biografía en dos actos
Por JuanP Holguera
SAM SHEPARD, Rolling Thunder: con Bob Dylan en la carretera
Por Juan Manuel Freire
NANDO CRUZ, Una semana en el motor de un autobús. La historia del disco que casi acaba con Los Planetas
Por Xavier Cervantes
ALAN LICHT, Bonnie Prince Billy por Will Oldham
Por Víctor Lenore
MARK KOZELEK, Noches de tránsito
Por Joan Pons
MICHKA ASSAYAS, Conversaciones con Bono
Por Nando Cruz
DEAN WAREHAM, Postales negras
Por Nando Cruz
KIM GORDON, La chica del grupo
Por Quim Casas
IGNACIO JULIÀ, La nostalgia ya no es lo que era
Por Quim Casas
LEGS McNEIL, Por favor, mátame. La historia oral del punk
Por Santi Carrillo
BILL CALLAHAN, Cartas a Emma Bowlcut
Por David Morán
PABLO PÉREZ-MÍNGUEZ, Miradas
Por Gerardo Sanz
Varios, Viaje alrededor de Carlos Berlanga
Por Eduardo Guillot
ROBBIE ROBERTSON, Testimony
Por Quim Casas
Arriba