USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

PELÍCULA (2011)

PEDRO ALMODÓVAR La piel que habito


 

Insólita desde el principio, “La piel que habito” se inicia con una indicación que nos sitúa en Toledo en el año 2012. Una anticipación en el tiempo demasiado cercana para calificar el filme de futurista, pero que señala la delimitada aproximación al cine de género de la nueva película de Pedro Almodóvar. “La piel que habito” coquetea con el fantástico, el terror, la comedia típicamente almodovariana, el drama noir e incluso la ciencia ficción. Todo en la justa medida que permite al cineasta manchego cumplir con el objetivo que persigue desde los últimos años: dirigir un grandioso melodrama bigger than life, en este caso una historia de amor y venganza cuya concepción extrema desborda los límites habituales del género para precisamente acabar inundando los otros.

En “La piel que habito” conviven dos intenciones no necesariamente excluyentes. Por un lado, el cineasta trabaja con ese perfeccionismo estético que caracteriza cada vez más sus películas. Almodóvar consigue crear una atmósfera fría y al mismo tiempo siniestra y enfermiza, expresión de la personalidad del protagonista que encarna Antonio Banderas, donde la belleza y el erotismo deben sobrevivir encapsulados. Por el otro, la película transmite la sensación de que el director ha encarado la obra con una ambiciosa libertad: “La piel que habito” lleva más allá las constantes reconocidas y aceptadas del cineasta (por ejemplo, su visión de la transexualidad un paso por delante de lo políticamente correcto), aceptando el riesgo de dejar fuera a parte de sus espectadores habituales.

Apasionante e imperfecta, la grandeza de “La piel que habito” se resume muy bien en esa escena final simple y hermosa, llena de emoción y extrañamiento. Pedro Almodóvar ha tenido claro que hace falta bordear el abismo del ridículo para alcanzar lo sublime.

Etiquetas: 2011
NOAH BAUMBACH, Historia de un matrimonio
Por Gerard Casau
APICHATPONG WEERASETHAKUL, Uncle Boonmee recuerda sus vidas pasadas
Por Gerard Casau
ISAKI LACUESTA, Los pasos dobles

PELÍCULA (2011)

ISAKI LACUESTA

Los pasos dobles

Por Eulàlia Iglesias
PEDRO ALMODÓVAR, Los amantes pasajeros
Por Beatriz Martínez
JEAN-LUC GODARD, Film Socialisme

PELÍCULA (2010)

JEAN-LUC GODARD

Film Socialisme

Por Ramón Ayala
ALAN ELLIOTT Y SYDNEY POLLACK, Amazing Grace
Por Xavi Serra
DAVID ROBERT MITCHELL, Lo que esconde Silver Lake
Por Quim Casas
PABLO LARRAÍN, No

PELÍCULA (2012)

PABLO LARRAÍN

No

Por Gerard Casau
CHLOÉ ZHAO, The Rider

PELÍCULA (2018)

CHLOÉ ZHAO

The Rider

Por Joan Pons
ALESSIO CREMONINI, En mi propia piel
Por Juan Cervera
MARCO BELLOCCHIO, Vincere

PELÍCULA (2009)

MARCO BELLOCCHIO

Vincere

Por Hilario J. Rodríguez
FRANÇOIS OZON, El amante doble

PELÍCULA (2017)

FRANÇOIS OZON

El amante doble

Por Ricardo Aldarondo
J. A. BAYONA, Lo imposible

PELÍCULA (2012)

J. A. BAYONA

Lo imposible

Por Julián García
MATT REEVES, Déjame entrar (Let Me In)
Por Julián García
RAÚL RUIZ, Misterios de Lisboa

PELÍCULA (2010)

RAÚL RUIZ

Misterios de Lisboa

Por Alejandro G. Calvo
MARTIN SCORSESE, El irlandés

PELÍCULA (2019)

MARTIN SCORSESE

El irlandés

Por Vicenç Batalla
BEN AFFLECK, The Town (Ciudad  de ladrones)
Por Juan Manuel Freire
ANG LEE, Brokeback Mountain (En terreno vedado)
Por Desirée de Fez
MEL GIBSON, Hasta el último hombre
Por Àlex D'Averc
JACQUES AUDIARD, De óxido y hueso
Por Alejandro G. Calvo
JOSÉ MARÍA DE ORBE, Aita

PELÍCULA (2010)

JOSÉ MARÍA DE ORBE

Aita

Por Lope Serrano
DAVID FINCHER, La red social

PELÍCULA (2010)

DAVID FINCHER

La red social

Por Quim Casas
RICHARD LINKLATER, Todos queremos algo
Por Joan Pons
Arriba