×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 
PHILIP GLASS, Palabras sin música. Memorias
 

LIBRO (2017)

PHILIP GLASS Palabras sin música. Memorias

Malpaso

Las autobiografías, como la historia, las escriben los vencedores, y eso hace que muchas veces los recuerdos de una vida acaben convirtiéndose en un sutil ajuste de cuentas. Philip Glass no es el tipo de persona en la que presumiríamos un afán vengativo: parece un hombre afable, de esos que nunca dirías que ocultan un puñal bajo la manga. Pero leyendo estas quinientas páginas de anécdotas entretenidas y observaciones sobre los motivos que lo han llevado a hacer su música, tan alambicada y repetitiva, es fácil tener la sensación de que Glass ha buscado decir la última palabra y reclamar su relevancia ante quienes le ningunearon al comienzo de su carrera.

En cierto modo, “Palabras sin música” (“Words Without Music. A Memoir”, 2015; Malpaso, 2017) explica una historia genuinamente norteamericana: la del hombre de orígenes humildes, hecho a sí mismo, que acaba superando las adversidades. Glass nació en una familia musical, aunque no erudita –su padre tuvo una tienda de discos, escuchaba rhythm’n’blues por la radio, aprendió a tocar la flauta muy pronto–, pero su ingreso en el círculo académico fue sin pedigrí. Su paso por el conservatorio y por las clases de composición se resolvieron a base de esfuerzo y tesón; antes de poder aspirar a vivir de la música –es la historia ya conocida–, se ganó la vida manejando grúas y conduciendo taxis. Tuvo a casi todo el establishment de la música clásica en su contra, pero finalmente se salió con la suya.

Todo el libro suena a una versión ampliada de la anécdota que refiere muy al principio, cuando Aaron Copland 
–en un curso de verano del año 1960– cuestionaba la corrección de una de sus primeras composiciones. “Por una vez”, dice, “yo llevaba razón”. Lo que vino después ya se conoce: Glass lideró la escena minimalista de Nueva York en los setenta, renovó la ópera del siglo XX y estrechó los vínculos entre el cine y la música de vanguardia. Se siente orgulloso y así lo manifiesta. Invirtiendo el aforismo de Jardiel Poncela, no ha esperado a morirse para recibir los mayores elogios: ha preferido escribirlos él mismo.

(Se puede leer un extracto del libro aquí)

DAVID BYRNE, Diarios de bicicleta
Por David Morán
RYUICHI SAKAMOTO, La música os hará libres. Apuntes de una vida
Por Jordi Bianciotto
TED GIOIA, Blues. La música del Delta del Mississippi
Por Salvador Catalán
SAM SHEPARD, Rolling Thunder: con Bob Dylan en la carretera
Por Juan Manuel Freire
BILL CALLAHAN, Cartas a Emma Bowlcut
Por David Morán
KIM GORDON, La chica del grupo
Por Quim Casas
DANIEL JOHNSTON, Visiones simbólicas
Por Quim Casas
MEZZ MEZZROW, Really The Blues
Por Ferran Llauradó
MARK GREIF, ¿Qué fue 'lo hipster'?
Por Ruben Pujol
CARLOS PRIETO, Cajas de música difíciles de parar o el desencanto de Nacho Vegas
Por Santi Carrillo
MANUEL VÁZQUEZ MONTALBÁN, Joan Manuel Serrat
Por Esteve Farrés
DEAN WAREHAM, Postales negras
Por Nando Cruz
PABLO PÉREZ-MÍNGUEZ, Miradas
Por Gerardo Sanz
BOB DYLAN, Tarántula

LIBRO (2007)

BOB DYLAN

Tarántula

Por David Morán
IGNACIO JULIÀ, Estragos de una juventud sónica
Por David Morán
IGNACIO JULIÀ, Lou Reed. Catálogo irracional
Por David Morán
Arriba