USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
QUENTIN TARANTINO, Espectáculo y pedagogía

Tarantino se maneja con las convenciones del espectáculo en su sentido más lúdico y directo.

 
 

ARTÍCULO (2010)

QUENTIN TARANTINO Espectáculo y pedagogía

Artículo de opinión escrito a partir del éxito de “Malditos bastardos” en el que Quim Casas loa las facultades de Tarantino para lograr que sus filias cinematográficas sean consumidas por el gran público. Y es que su cine es una caja de resonancia que ha posibilitado que subgéneros que de otra manera permanecerían escondidos en el culto de unos pocos se consuman masivamente. Con “Malditos bastardos”, película más destacada de 2009 en el Rockdelux 208, el de las listas con lo mejor del año, lo volvió a conseguir.

Quentin Tarantino realiza, a su manera, una labor altamente pedagógica por lo que a los géneros, subgéneros o variantes genéricas populares se refiere. Ya pueden aparecer diez, quince, cincuenta críticos empeñados en demostrar las virtudes del cine exploit puro y duro, las películas de artes marciales, el spaghetti western, el eurobélico, el peplum, la serie B más casposa y todos los filmes juntos de Pam Grier en su tremenda época blaxploitation, pero lo que lograrán con sus textos reivindicativos nunca podrá tener el alcance de lo que consigue Tarantino cada vez que coge uno de estos géneros, le saca brillo posmoderno y realiza una película que es su particular homenaje-revisión-collage a una de estas especialidades durante tantos años apartada de la “alta cultura” en materia cinematográfica. Alguien debería hacer lo mismo en el cine más radical, el de los Straub, Pedro Costa o Raya Martin; quizá estos, ante el déficit pedagógico del que adolecemos los críticos de cine, necesitarían también que apareciera alguien que los filtrara y estimulara así el interés del público que les da la espalda. Tarea difícil, porque Tarantino se maneja con las convenciones del espectáculo en su sentido más lúdico y directo, y su gancho es entonces mayor. De todos modos, otros cineastas han intentado la misma aventura (Tim Burton con “Ed Wood”) y han tenido menos éxito.

Lo hizo con el blaxploitation en “Jackie Brown” (1997), aunque su óptica fue mesurada: más que un filme devoto, era una reflexión sobre esta variante genérica del thriller. Lo que resulta evidente es que la aparición de aquel filme generó nuevas oleadas de simpatía para un tipo de cine que vivía en el gueto de los ya convencidos, saliendo a la luz numerosos aspectos (sociales, políticos, musicales) que han cristalizado en los últimos tiempos en la publicación de libros, reivindicaciones de cineastas (Melvin Van Peebles) y recopilaciones de bandas sonoras. La apuesta por el cine de artes marciales fue más voraz en “Kill Bill” (2003-2004), donde, además del kung-fu y el golpe del mono borracho, se dieron cita también el manga, el anime y los yakuzas. “Death Proof” (2007) mostró también su vertiente más manierista: los saltos de imagen, raspaduras en el fotograma y desenfoques eran intervenciones directas para situarnos en la fabulación de un tiempo pretérito (los exploit setenteros) en el que el cine se consumía de otra forma.

Desde que se estrenaron estas películas, los no convencidos, los arqueólogos de nuevo cuño y los curiosos han buceado en los orígenes que inspiraron a Tarantino, saliendo así a la luz películas olvidadas, denostadas y martirizadas por el paso del tiempo y los gustos imperantes. El caso de “Malditos bastardos” (2009) es el más evidente, actuando como una caja de resonancia que ha permitido un revival del filme italiano en el que más se inspira, “Aquel maldito tren blindado” (Enzo G. Castellari, 1978), hasta el punto de que ha vuelto a exhibirse con honores de estreno.

TODD HAYNES, La fama y la exclusión
Por Quim Casas
JACQUES TATI, El arquitecto de la sonrisa
Por Joan Pons
MIKE LEIGH, Imitación a la vida

ARTÍCULO (1996)

MIKE LEIGH

Imitación a la vida

Por Joan Pons
IVÁN ZULUETA, Play. Flash-Forward. Pausa. Stop.
Por Eulàlia Iglesias, Ricardo Aldarondo y Quim Casas
PAWEŁ PAWLIKOWSKI, Amores y exilios
Por Quim Casas
ALAIN RESNAIS, Los territorios de la memoria
Por Eulàlia Iglesias y Quim Casas
LEOS CARAX, La belleza del gesto

ARTÍCULO (2012)

LEOS CARAX

La belleza del gesto

Por Eulàlia Iglesias
ANDRZEJ ZULAWSKI, Querer, matar y morir
Por Desirée de Fez y Quim Casas
Arriba